Edición Impresa, El Hincha

Presencia en duda para el lunes

Se confirmó que Maximiliano Rodríguez sufrió un esguince del ligamento lateral interno de la rodilla izquierda.


Maximiliano Rodríguez sufrió “un esguince de primer grado del ligamento lateral interno de la rodilla izquierda” que lo pone en duda para el cotejo del lunes ante San Martín de San Juan. Así lo confirmó ayer Juan Ignacio Bottoli, médico del plantel leproso, tras la resonancia que le realizaron a la Fiera. El facultativo adelantó que Maxi entrenará de forma diferenciada durante toda la semana y que recién se tomará una decisión más cerca del encuentro.

El temor del cuerpo técnico respecto a una lesión más grave obedecía a que Maxi fue intervenido hace un tiempo en la rodilla izquierda en la que el viernes sufrió el esguince. “Siempre hay dificultades cuando uno tiene que revisar una rodilla operada. No es lo mismo que una rodilla virgen de tratamiento. En general, uno valora distinto lo que puede aparecer en el examen físico apenas se sufre una lesión. En las rodillas operadas uno debe ser más cauteloso respecto del diagnóstico inicial”, contó el médico leproso.

Por eso fue necesario un estudio complementario para descartar alguna lesión ligamentaria. “La resonancia que le realizamos al jugador, por suerte, arrojó indemnidad de la cirugía plástica que el jugador tenía en el ligamento cruzado. Tiene un esguince de primer grado del ligamento lateral interno de la rodilla izquierda. Se la ha inflamado un poco la rodilla, pero de todas maneras no deja de ser una buena noticia porque son lesiones que no requieren ningún tipo de tratamiento quirúrgico”, dijo Bottoli.

Y agregó: “Decidimos sacarlo por precaución en el partido. Y no quería aventurar nada a la salida del vestuario. También el discurso de Maxi nos dejó algo de tranquilidad porque no se sentía tan mal. Al otro día, cuando se presentó en Ezeiza ya tenía la rodilla inflamada. Ahora veremos cómo evoluciona”.

Respecto a los pasos a seguir y a si llegará en forma para el partido ante San Martín de San Juan, el médico rojinegro adelantó: “Maxi entrenará diferenciado prácticamente toda la semana. Veremos cómo está el viernes, si puede estar en la práctica de fútbol. Tenemos que charlar con el entrenador y con el jugador. De llegar al partido, tendría que jugar infiltrado. Tomaremos la decisión más cerca del partido”.

Y aclaró: “Si nosotros estamos pensando en que llegue al lunes es porque no debería haber mayores complicaciones. No es una lesión de segundo grado que son las que necesitan inmovilización. De cualquier manera, vamos a decidir sobre el final de la semana”.

Comentarios