Gremiales

Son cinco en el país

Preocupa el cierre de escuelas de Vialidad Nacional

La única escuela de Santa Fe que forma profesionales en obras viales no pudo inscribir alumnos para el ciclo 2018 y por decisión de Vialidad Nacional se disolvió su planta docente. Unos 150 alumnos y medio centenar de profesores en la incertidumbre.


Incertidumbre. La técnica Luis María Barletta tiene 50 profesores y 150 alumnos.

“Están buscando un pretexto para no pagar el costo político del cierre de las escuelas”, se molestó el titular del Sindicato del Personal de Vialidad del distrito 7° (Santa Fe), Marcelo Bertolotti. El dirigente se refirió así a la grave situación por la que atraviesa la Escuela Técnica de Vialidad Nacional Nº4 “Luis María Barletta”, al borde de dejar de existir: por decisión nacional en diciembre del año pasado se suspendió la inscripción al ciclo lectivo 2018, al medio centenar de profesores que enseña allí no les abonaron los sueldos de enero y febrero, y días atrás directamente disolvió la planta docente transitoria. Idéntica situación atraviesan los otros cuatro terciarios –son sólo cinco en todo el país– de los que surgen técnicos especializados en Vialidad y que tienen trabajo asegurado prácticamente en un ciento por ciento de los casos. Ahora no: la diputada nacional del PRO de Santa Fe Gisella Scaglia justificó las medidas acusando a “la corrupción del gobierno anterior” y sorprendió con una definición al portal Rosario3: “Emitieron títulos educativos sin ningún tipo de validez”. Así abrió las puertas a una polémica a punto de estallar, ya que la institución de la capital provincial funciona desde 2007 –hoy con 150 alumnos– y su enunciación implica que los egresados en más de una década como técnicos, no son técnicos.

“La situación hoy es que la planta docente está disuelta y nos encontramos en lucha para visualizar esta situación”, apuntó el gremialista Bertolotti. El sindicato de Vialidad, junto a docentes, alumnos, padres de alumnos de la Técnica N°4 vienen concretando acciones de difusión y protesta. Este miércoles, la planta docente, ahora despedida, y el gremio denunciaron en una conferencia de prensa el “proceso de cierre y desaparición” de las cinco instituciones educativas de Vialidad Nacional. Y ayer fueron recibidos por diputados de diferentes bloques en la Legislatura provincial, que les dieron “apoyo y acompañamiento” para llevar reclamos y gestiones ante el Ministerio de Educación de la provincia y la Defensoría del Pueblo de Santa Fe.

La primera de las escuelas técnicas del sector fue creada en 1945 para formar especialistas en construcciones viales y con el mismo fin se fueron instalando en distintas regiones del país. Sus docentes –300 en el país– son ingenieros y técnicos que trabajan en cada jurisdicción y el plan educativo está avalado por un convenio con la Universidad Tecnológica Nacional, que otorga los títulos oficiales.

En Santa Fe, el 7° distrito de Vialidad, el terciario fue inaugurado en 2007. Los otros funcionan –o lo hacían hasta ahora– en el distrito 1° (Buenos Aires), el 3° (Tucumán), el 13° (Chubut) y el 23°, en Santa Cruz.

Los cursantes –cerca de 1.200 en total– se forman como técnicos superiores en obras viales, “una carrera con gran demanda laboral”, destacaron profesores de la Luis María Barletta. También como técnicos viales y –en la de Buenos Aires– como bachilleres técnicos con orientación en construcciones viales.

Pero ahora todo es incertidumbre: el gremialista Bertolotti contó que a fines de 2017 comenzó la ofensiva con “acusaciones infundadas” de hechos de corrupción que salpicaban a las escuelas. El 31 de enero se dejaron de pagar los sueldos a los docentes y ya no se abrió la inscripción de alumnos. Finalmente, llegó el martes 13: ese día de la semana pasada Vialidad Nacional emitió una resolución que disuelve la planta de personal transitorio que nuclea a los maestros y explica que por “irregularidades” encontradas en la gestión de la carrera, “podría cerrarse la escuela”, según denunciaron.

“Las escuelas no se cierran, ese es el núcleo del argumento que debemos sostener”, se plantó la diputada provincial Silvia Simoncini, una de las legisladoras que recibieron a la comunidad educativa de la Técnica N°4. “Cualquier irregularidad o error, si los hubiese, debe corregirse. Pero no se puede aceptar que una carrera con especificidad técnica que incluye a adolescentes y jóvenes que ya vienen cursándola se debilite y termine cerrándose. Hoy los alumnos y docentes no saben qué ocurrirá en el presente ciclo lectivo”, advirtió la legisladora del Frente Justicialista para la Victoria-PJ.

Y caracterizó como “un verdadero ataque a la educación pública” la ofensiva sobre las escuelas de Vialidad.

Para el gremialista Bertolotti el cierre es “una decisión política” tomada: “Esta administración –por el gobierno de Cambiemos– lleva dos años de gestión y ya hubieran podido solucionar”, cualquier irregularidad, sostuvo.

Sin embargo, la diputada nacional Scaglia desmintió un cierre al asegurar que la Universidad Tecnológica Nacional se hará cargo de las instituciones, aunque sobre la continuidad de la planta docente pareció bajar el pulgar: “Se detectó la omisión de llamado a concursos públicos y abiertos para la designación”, sostuvo.

También aseveró que “se creó una planta transitoria docente, algo incompatible con la función de Vialidad Nacional” y que las técnicas de Vialidad “se utilizaron para el desvío de fondos”.

“La Dirección Nacional de Vialidad presentó una denuncia sobre la presunta creación de un andamiaje y estructura al interior del organismo para el desembolso de erogaciones irregulares, con dudoso destino y sin una rendición de cuentas adecuada, mediante el funcionamiento de cinco Escuelas Técnicas y de la Coordinación General de Distritos dirigida por funcionarios de la gestión kirchnerista”, concluyó Scaglia.

Si te gustó esta nota, compartila