Edición Impresa, Mundo, Últimas

Prenden fuego un derrame de petróleo

El gobierno de Luisiana inició la acción para contener el desastre ambiental.

Equipos de emergencia lanzaron ayer una operación para realizar “incendio controlado” para detener la expansión de un gigantesco derrame de petróleo en el golfo de México, tras el hundimiento de una plataforma petrolera cerca de la costa ecológicamente frágil de Louisiana, en el sur de Estados Unidos.

Una flota de lanchas desplegadas por el servicio de Guardacostas y la firma británica de energía BP comenzaron a barrer las concentraciones más densas de crudo hacia una barrera flotante de 150 metros de largo resistente al fuego. “Este petróleo será luego desplazado hacia una zona más alejada, donde se encenderá y se quemará de manera controlada”, según un comunicado conjunto. “El plan consiste en fuegos restringidos y controlados de varios miles de galones de petróleo que deberían durar cerca de una hora cada uno”, se indicó.

La drástica decisión de encender un fuego en el mar es vista como una intervención necesaria debido a que la gigantesca mancha de petróleo ha avanzado a una distancia de casi 40 kilómetros de los pantanos de Louisiana, un importante santuario para aves acuáticas y otras especies salvajes.

En tanto, los Estados sureños de Florida, Alabama y Mississippi se preparan ante la posibilidad de que las playas y áreas pesqueras, cruciales para la economía de la región, se vean afectadas desde este fin de semana por el lodo aceitoso derivado del gigantesco derrame de 965 kilómetros de circunferencia.

El incendio de la mancha de petróleo para proteger la costa podría tener sus propios problemas ambientales, despidiendo enormes nubes de humo negro tóxico hacia el cielo y dejando residuos aceitosos en el mar.

Anteayer fallaron los intentos de sellar dos filtraciones en un oleoducto que conectaba la plataforma petrolera a la fuente de origen, a pesar de una operación de cuatro submarinos robotizados a 1.500 metros de profundidad.

La plataforma Deepwater Horizon, que usufructúa BP, se hundió el jueves pasado a 240 kilómetros al sudeste de Nueva Orleans, dos días después de una explosión que causó la muerte de 11 trabajadores.

Además, se está construyendo una cúpula gigante que podría ser ubicada sobre las grietas para capturar el petróleo, el cual sería luego bombeado a contenedores en la superficie.

La portavoz de los Guardacostas dijo que las unidades de respuesta evaluarán cómo funcionan los primeros incendios antes de intentar una operación más amplia para quemar el derrame.

Comentarios