Edición Impresa, Policiales

Barrio Las Flores

Por vengar crimen mataron a un niño: 12 años de prisión

Cámara ratificó pena contra joven que acompañó a chico que quería matar a quien creía el asesino de su padre, en 2000.


La Cámara Penal confirmó una condena a 12 años de prisión para un joven de 27 que baleó el frente de una vivienda junto con un adolescente y mataron a Leonel Tiziano Gamarra, en barrio Las Flores. Era un niño de 4 años que jugaba junto a su primo en la vereda de su vivienda. Los acusados, que según la causa intentaron vengar la muerte del padre de uno de ellos contra la vivienda de un integrante de la banda de los Monos, fueron reconocidos por testigos presenciales, pero como uno de ellos era menor se iniciaron dos procesos. Uno en la Justicia penal juvenil donde el adolescente es aún enjuiciado y el otro en un Juzgado de Instrucción. El mayor de ellos fue procesado y condenado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego y la participación de un menor por el Juzgado de Sentencia 5ª. Esta decisión fue apelada por la defensa, mientras que la fiscal Cristina Herrera solicitó su confirmación. El martes pasado, tras una deliberación, los vocales Adolfo Ivaldi Artacho, José Luis Mascali y Daniel Acosta resolvieron confirmar el fallo.

El 10 de marzo de 2010 la cuadra de Heliotropo al 1700 estaba concurrida de pibes que jugaban en las veredas. Según un testigo, pasadas las 21, una moto con tres ocupantes llegó al lugar. Dos de ellos se bajaron y abrieron fuego contra la casa de un tal Papucho, familiar directo de Celestina Contreras, la madre de Claudio y Ariel “Guille” Cantero. Este hombre, identificado como Daniel R., estuvo sindicado por el crimen de Juan Carlos Cantero –sin relación de parentesco con los líderes de los Monos–, ocurrido en el año 2000 aunque luego fue sobreseído. También fue procesado por portación de arma de fuego en el caso del asesinato de Gustavo Serra, a la salida de un after céntrico en noviembre de 2012.

El frente de la vivienda que Papucho compartía con su mujer terminó con varios impactos. Uno de esos proyectiles impactó en Leonel Tiziano Gamarra causándole la muerte. Tras ello los agresores huyeron y se cruzaron en un pasillo con el padre del pequeño, quien declaró que ambos llevaban armas en las manos y Alexis le dijo: “Andá a fijarte el desastre que le hice a Papucho; le tiroteé toda la casa”. Cuando llegó su pequeño estaba muerto. Ambos atacantes fueron individualizados: Alexis es hijo de Juan Carlos “Rengo” Cantero y su causa fue derivada al Juzgado de Menores, donde está a la espera de una sentencia. Por su parte, Martín González era amigo de Alexis y fue sindicado por dos testigos como uno de los tiradores. Incluso, en su declaración Papucho refirió que el ataque podía tener eje en aquel crimen de Cantero, diez años antes, donde estuvo sospechado.

El Juzgado de Sentencia 5ª, a cargo de Gustavo Salvador, condenó a González a 12 años de cárcel. El fallo, que se conoció en abril pasado, fue apelado por el defensor Ignacio Carbone, mientras que la fiscal Cristina Herrera solicitó la confirmación de la condena, planteo que fue admitido por la Cámara Penal. Los vocales sostuvieron que los elementos de prueba son “hábiles” para brindar certeza del hecho en cabeza de González. Añadieron que los informes determinan que las balas tuvieron una sola dirección, desechando la teoría defensista de un enfrentamiento y un homicidio en riña. Afirmaron que la reconstrucción del hecho evidenció un plan común entre González y Alexis cuando bajaron de la moto y abrieron fuego contra la vivienda, sin importarles la presencia de chicos en la vereda, por lo que le dieron entidad a la existencia de un dolo eventual en el crimen y confirmaron el decisorio.

Comentarios