Ciudad, Gremiales

"no sirve para nada"

Por qué gremios docentes rechazan el Operativo Aprender; la respuesta del oficialismo

Junto a estudiantes, Amsafé Rosario realizó una movilización contra la evaluación del gobierno nacional. Martín Lucero, de Sadop local, consideró que “no sirve para nada”. Desde Cambiemos, Barletta señaló que “no tiene sentido oponerse”.


El operativo Aprender 2017 comenzó en más de 31 mil escuelas primarias y secundarias de todo el país, y generó críticas y protestas de gran parte de la comunidad educativa. Rosario no fue ajena. La delegación local de Amsafé realizó una movilización desde la plaza San Martín hasta la plaza 25 de Mayo, donde confluyó con distintos centros de estudiantes. Tanto el gremio de los docentes públicos –en todos sus niveles– como el de los colegios privados, Sadop, rechazan el programa del gobierno nacional.

El secretario general de Amsafé Rosario, Gustavo Teres, y el secretario gremial de Amsafé provincial, Javier Almirón, coincidieron en que la prueba tiene el objetivo de justificar reformas educativas estructurales que afectarán a escuelas, alumnos y docentes.

Para el gremio, la evaluación generará un ranking de colegios que será utilizado por el gobierno para distribuir fondos de manera diferenciada. “Esto va en desmedro del financiamiento integral del sistema educativo”, consideró Almirón en diálogo con El Ciudadano.

Otro de los cuestionamientos a Aprender pasa por el rol docente. Teres indicó que el operativo del gobierno nacional tiende a “culpabilizar a los maestros y establecer una lógica de competencia, meritocracia y mercantilización”.

Teres encabezó la protesta realizada por las calles del centro rosarino, donde el tráfico estuvo congestionado por la presencia de cientos de docentes, alumnos y padres. El sindicalista local indicó que Aprender tuvo un rechazo muy grande de la comunidad educativa y la cantidad de alumnos que respondieron las preguntas fue “muy baja”.

Este año, la evaluación –que es un cuestionario estandarizado, tipo multiple choice– abarca a 1.210.620 alumnos de 31.300 escuelas, 6.150 de cuarto año del primario, 746.756 de sexto del mismo nivel y 457.714 de quinto y sexto año del secundario.

De la prueba participan 92.730 docentes encargados de tomar los exámenes.

“No sirve para nada”

“Va a dar malos resultados porque está mal hecho. Como está diseñado, no sirve para nada”, analizó Martín Lucero, titular de Sadop Rosario.

El gremialista aclaró que Aprender debería “ser un diagnóstico para generar políticas públicas, pero termina siendo sólo una encuesta” por “no tener declarados los objetivos de la educación”.

Lucero explicó que la prueba fue implementada por el gobierno nacional sin un consenso previo y recordó que luego de los resultados de Aprender 2016 “no se hizo nada para mejorar la educación”.

“Desterramos mitos”

El ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro, defendió la evaluación ante la crítica de los gremios docentes.

Finocchiaro confirmó que en el operativo del año pasado hubo “una tasa de respuestas superior del 90 por ciento” y que los resultados fueron relevantes: “Desterramos mitos que se habían instalado que decían que luego de la evaluación íbamos a cerrar escuelas, bajar salarios o echar docentes y nada de eso sucedió”.

Por su parte, el diputado nacional de Cambiemos Mario Barletta cuestionó a los gremios y federaciones de estudiantes que cuestionan al programa Aprender. “No tiene ningún sentido oponerse a esto”, indicó el ex rector de la Universidad Nacional del Litoral (UNL). Barletta valoró el programa: “Todos los intentos que se hagan para tener un diagnóstico del estado de la educación bienvenidos sean. Pero a partir de los resultados hay que corregir en las áreas que no arrojaron buenas calificaciones”.