Ciudad, Edición Impresa

Ensayo

Ponen primera con el control de drogas a los conductores

El municipio abre la licitación hasta fin de mes para adquirir un equipo de prueba que detecta cocaína y marihuana.


Hasta el 28 de septiembre las empresas que fabrican y distribuyen equipos para controlar alcohol y drogas en conductores de automóviles tendrán tiempo para presentar sus propuestas a la Municipalidad, que desde principio de año intenta poner en marcha el control de sustancias de venta ilegal en operativos de tránsito.

Según la Secretaría de Control y Convivencia local, adelantaron que el presupuesto será de 1.007.500 pesos para hacerse de un equipo que detecta sustancias prohibidas a través de una toma de muestra de saliva, y más de mil unidades de test. A diferencia del alcohol, que tiene un nivel permitido de 0,5 gramo por litro de sangre en automovilistas y 0,3 en motociclistas, en el análisis de narcolemia se considerará positivo cualquier concentración de droga de venta ilegal en conductores.

Luego de la adquisición y el período de prueba –en principio se habló de tres meses–, ante la detección de consumo de cocaína o marihuana derivará en la remisión del vehículo. Más adelante, siempre según el proyecto del municipio a partir de la iniciativa presentada en su momento por el concejal Jorge Boasso se ampliará el relevamiento a otras drogas como anfetaminas, opiáceos, metanfetamina y metadona.

Sin embargo, y tal como publicó en su momento El Ciudadano, no se buscarán rastros de psicofármacos como las benzodiazepinas, que son conocidas por sus nombres comerciales Rivotril y Alplax.

En este sentido, la promesa del director de Tránsito, Gustavo Adda, había sido que no se perseguirá al consumidor de sustancias sino que se garantizaría la seguridad integral por posibles siniestros.

En la actualidad, los controles de calle sobre conductores apuntan al consumo de alcohol y señales de fatiga.

Prevención

Siempre según explicaron desde el municipio, una vez en marcha el sistema de prueba cualquier consumo de cannabis o cocaína llevará a un positivo. En los operativos de calle, donde también se verifican documentación y elementos de seguridad de los rodados, el control de narcolemia se acoplará al de alcoholemia –ver recuadro– pero con un equipo especial.

La nueva medición se detectará por saliva gracias a que posee un reactivo genérico utilizado en otros test, como el de embarazo pero aplicado a la detección de sustancias. En caso de que los conductores objeten el examen podrán pedir ser trasladados a un centro de salud para un test sanguíneo. Si el conductor “da positivo” el vehículo será remitido al corralón como primera medida preventiva y luego llegará la sanción.

La conducción bajo efectos de sustancias que alteren parámetros normales o fatigas, siempre según dijo el director de Tránsito Gustavo Adda, son punibles de sanción entre 150 y 500 unidades fijas. Cada unidad fija se define por el costo de un litro de nafta súper. Si se toma el precio actual, cercano a los 19 pesos, las sanciones serán de entre 2.800 y 9.400 pesos. Sin embargo, este rango, de 150 a 500, lo establecen los jueces de Faltas a partir de la concentración de alcohol detectado, atenuantes o reincidencias del infractor, entre otras variables. Se desconoce cómo serán los parámetros del control de sustancias de venta ilegal a cuenta de la concentración en cada caso.

“El positivo en el test desencadena una contraprueba en el momento y una oferta de contención o integración de lugares con información relacionada a adicciones o consumo y ayuda si el conductor lo solicita. Ya sean sustancias ilegales o legales, como el alcohol pero es una droga legalizada”, expresó Adda.

Remitieron 30 vehículos por alcoholemia

Un total de 54 autos y motos fueron remitidos en unos 400 controles nocturnos de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana.

Unos 30 vehículos fueron remitidos al corralón municipal por alcoholemia positiva el pasado fin de semana. Forman parte de un total de 54 unidades trasladadas al depósito durante los 400 controles nocturnos efectuados por la Municipalidad. Así, ya son 100 las remisiones y tres detenciones en los controles realizados en distintos puntos de la ciudad en el marco de las acciones preventivas.

Entre el jueves y el sábado a la noche se concretaron 400 intervenciones en horario nocturno en las zonas más concurridas de Rosario a fin de ordenar el tránsito y el uso del espacio público. “Nuestra presencia como Estado municipal es preventiva y promotora de condiciones seguras y democráticas de la circulación y la permanencia en las calles rosarinas”, explicó el secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Gustavo Zignago.

De acuerdo al funcionario, junto a personal de la Unidad Regional II de la Policía de Santa Fe, este sábado a la noche y domingo a la madrugada se remitieron 17 autos y una moto en los controles vehiculares, 15 de esas unidades fueron casos de alcoholemia positiva, siendo de 2,75 el nivel de alcohol en sangre más alto registrado en la jornada.

En tanto, el viernes a la noche, 17 autos y 2 motos fueron al corralón, 12 porque sus conductores mantenían niveles de alcohol en sangre prohibidos para la conducción (1,23 el porcentaje más alto). Y la noche del jueves y madrugada del viernes arrojó como resultado la remisión de 16 autos y una moto, 3 por alcoholemia positiva, con 1,88 gramo de alcohol en sangre como máximo registro.

Cabe señalar que el resto de las unidades que fueron llevadas al depósito municipal son casos en los que los conductores no cumplieron con la documentación y los elementos de seguridad reglamentarios para la circulación.

Controles de seguridad

Más allá de los controles de alcoholemia en los operativos preventivos de seguridad de parte del Ejecutivo municipal a fin de generar entornos más confiables y condiciones de convivencia urbana en la ciudad.

El pasado fin de semana continuaron las intervenciones en diversos puntos de la ciudad, donde se desarrollaron unos 350 controles de tránsito. Fuentes oficiales indicaron que se remitieron 68 motos y 32 autos. Además, se detuvo a tres personas.

De acuerdo a lo que trascendió, dos evadieron un control en Ayacucho y Regimiento 1 y el otro caso fue en San Martín y Arijón, por la agresión a un agente. Además el vehículo en el que se desplazaba el apresado contaba con pedido de captura.

TRAYECTORIA DEL CONTROL

En 2014 la ordenanza 9195 creó el llamado “control de narcolemia”, para dejar bien diferenciado al otro test a conductores, el denominado de alcoholemia. En febrero pasado, como un gesto de buena voluntad, la intendenta Mónica Fein recibió al concejal Jorge Boasso en el Palacio de los Leones para anunciar que iban a avanzar con este tipo de controles. “Rosario avanzará en materia de seguridad vial a partir de la detección del consumo de estupefacientes al volante”, dijo entonces el edil, autor de la iniciativa, al salir de la reunión. Desde entonces, la repartición comandada por Gustavo Zignago tomó la tarea de darle forma al test evaluando en la reglamentación detalles técnicos y jurídicos, entre otros.

Remitieron 63 vehículos al corralón durante el fin de semana

Comentarios