Edición Impresa, Policiales

Barrio Belgrano

Policías están en la mira por robo de 200 motos secuestradas

Sólo en un mes, seis rodados desaparecieron de la puerta de la seccional 14ª. Investigan al comisario y a su personal.


En un mes, seis motos secuestradas en operativos de control fueron robadas de la puerta de la comisaría 14a y la insólita faltante puso en la mira de la Justicia a todo el personal de esa seccional. Los rodados desaparecidos fueron estacionados en un paredón frente a la dependencia sin cadena ni ningún tipo de seguridad, lo que abrió una investigación por incumplimiento de los deberes de funcionario público a cargo de la fiscal Karina Bartocci, de la Unidad de Delitos de Corrupción y Violencia Institucional. Según la fiscal, los más comprometidos son el comisario, el sumariante y el oficial de guardia. Pero el dato más llamativo que reveló la Fiscalía fue que en un año se registraron alrededor de 200 robos de este tipo en dependencias judiciales y policiales, lo que implica necesariamente la connivencia de la fuerza de seguridad.

La investigación empezó en septiembre pasado, cuando la fiscal tomó una denuncia sobre la desaparición de dos motos que estaban en resguardo de la comisaría 14a, ubicada en Marcos Paz 6650. Este lunes, cuatro rodados más se sumaron, lo que agravó la investigación que tiene en la mira a todo el personal de esa dependencia. Según la fiscal, por refacciones de la comisaría los uniformados habían dejado las motos estacionadas enfrente de la seccional en un paredón de una fábrica: “Algunas estaban con cadena y otras no”, explicó.

“Cuando estábamos investigando las dos primeras desapariciones, exhortamos al personal policial a que tenga el debido cuidado, que las motos estén encadenadas o que las lleven al galpón judicial. Ante la nueva denuncia, me comuniqué con el inspector de zona, Ariel Bengochea, y me comentó que no estaba enterado de los nuevos robos”, dijo Bartocci.

La fiscal no descartó connivencia por parte de los uniformados de la dependencia en las desapariciones. “Tenemos varias hipótesis. La primera es que estaban sin ninguna seguridad. La segunda es que hayan sido desapoderadas con connivencia policial. En principio, por sus funciones los sospechosos son el comisario (Roberto) Niclis, el sumariante y el oficial de guardia, aunque está afectado todo el personal”, dijo Bartocci y agregó: “Por el momento no puedo dar nombres ni identificar al autor de los robos”. Los seis rodados habían sido secuestrados en operativos de tránsito.

Además del delito de incumplimiento de deber de funcionario público por no tener a resguardo material probatorio, la fiscal dijo que también hubo faltas en la elaboración de los inventarios.

Un dato revelador es que la Unidad de Bartocci registró al menos 200 casos de este tipo en un año: “La mayoría se dieron en galpones judiciales, tanto por robo total o de partes de motos”. Es importante recordar que las comisarías y los galpones judiciales que resguardan rodados secuestrados son custodiados en todos los casos por funcionarios policiales, por lo cual las faltantes implican la sospecha de connivencia. El caso más resonante fue el del depósito de zona norte, en donde fueron encontrados 12 hombres in fraganti desguazando autos y motos, con la complicidad del jefe del depósito.

La audiencia imputativa será en los próximos días y, según la fiscal, la principal prueba contra los uniformados es que dejaron las motos sin cadena, es decir, la falta de resguardo de material probatorio.

Comentarios