Edición Impresa, Mundo

Magnicidio

Policía vestido de civil mató al embajador ruso en Turquía

Al grito de “Alepo” y “Alá es grande”, el homicida atacó a tiros a Andrei Karlov mientras daba un discurso.


Un policía turco vestido de civil asesinó ayer a tiros al embajador ruso en Turquía Andrei Karlov, al grito de “Alepo” y “Allahu akbar” (Ala es grande), mientras daba un discurso, lo que Moscú calificó de “acto terrorista”.

Karlov sucumbió a sus heridas tras el ataque, que tuvo lugar durante una exposición fotográfica y la víspera de una reunión crucial entre los ministros de Relaciones Exteriores ruso, turco e iraní sobre el conflicto sirio.

Imágenes televisivas muestran al atacante, vestido con una traje negro, con camisa y corbata, empuñando un arma y gesticulando en un centro de exposiciones en Ankara, donde el veterano diplomático estaba inaugurando una muestra sobre fotografía rusa.

La agencia estatal turca Anadolu expresó que el agresor había sido “neutralizado” en una operación policial después de 15 minutos de enfrentamientos. Posteriormente se lo dio por “abatido”.

“Hoy (por ayer) en Ankara como consecuencia de un ataque, el embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, sucumbió a sus heridas”, afirmó desde Moscú la portavoz del ministerio ruso de Relaciones Exteriores, Maria Zakharova, en declaraciones a la televisión.

“Calificamos lo que pasó como un acto terrorista. Los asesinos serán castigados”, dijo la portavoz.

Desde la capital turca el alcalde de Ankara, Melih Gokcek, informó en su cuenta Twitter que el “atacante es un policía”. El diario progubernamental Yeni Safak, amplió que el asaltante es un miembro de las fuerzas antidisturbios, llamado M.M.A.

Gokcek, conocido por sus comentarios directos, sugirió que el policía podía estar vinculado con el grupo de Fethullah Gulen, acusado por las autoridades turcas de orquestar el fallido golpe de Estado el 15 de julio.

El ataque tuvo lugar en el Cagdas Sanatlar Merkezi, un destacado centro de exposiciones en el barrio de Cankaya, donde se encuentran la mayoría de embajadas, incluida la rusa. El embajador fue asesinado mientras daba un discurso en la inauguración de la exposición fotográfica “Rusia de Kaliningrado a Kamchatka”.

Tras recibir los disparos, Karlov cayó al suelo. Mientras su cuerpo yacía en el suelo, el atacante empuñó el arma y aterrorizó a los testigos.

El hombre gritó “Allahu akbar” y después juró lealtad a la yihad en árabe, según las imágenes.

Cambiando luego al turco, sigue diciendo: “No olviden a Siria, no olviden a Alepo. Todos los que participen en esta tiranía serán responsables”.

Condena internacional

El incidente se produjo días después de las protestas en Turquía contra el papel de Rusia en Siria, aunque ahora Moscú y Ankara están trabajando juntas en la evacuación en Alepo.

Estados Unidos condenó “este acto de violencia, cualquiera haya sido el origen”. Siria, de quien Rusia es aliado, también condenó inmediatamente el asesinato.

“La República Árabe Siria condena firmemente el cobarde ataque de terrorismo que llevó a la muerte del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov”, informó el ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado publicado en Damasco.

El presidente turco Recep Erdogan llamó por teléfono a su homólogo ruso Vladimir Putin para informarle del ataque, anunció el portavoz presidencial Ibrahim Kalin.

El ataque contra el embajador ruso se produjo un día antes de que el ministro turco de Relaciones Exteriores, Mevlut Cavusoglu, y sus homólogos ruso, Sergei Lavrov, e iraní, Mohamad Javad Zarif, se reúnan en Moscú en un encuentro sin precedentes para tratar el conflicto sirio.

“Lo sentirán en sus carnes”

El presidente ruso Vladimir Putin afirmó ayer que el asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, es una “provocación” para sabotear las relaciones entre Moscú y Ankara, así como los esfuerzos para resolver el conflicto en Siria. Además, afirmó que los responsables del ataque “lo sentirán en sus propias carnes”.

“El crimen cometido es sin duda una provocación que apunta a entorpecer la normalización de las relaciones ruso-turcas así como el proceso de paz en Siria”, expresó Putin en declaraciones por televisión. El presidente ruso recordó que ese proceso es apoyado “activamente por Rusia, Turquía, Irán y otros países”.

“La respuesta será el reforzamiento de la lucha contra el terrorismo. Y los bandidos lo sentirán en sus propias carnes”, destacó.

Camión aceleró sobre un mercado y causó 9 muertos en Berlín

Al menos 9 personas murieron ayer y otras 50 resultaron heridas tras ser atropelladas por un camión que se precipitó contra un mercado navideño de la capital alemana Berlín. Fuentes del cuerpo de seguridad aseguraron que se trata de un ataque terrorista, aunque al cierre de esta edición no había confirmación.

El camión, en el que se trasladaban dos personas, se subió a la acera y se precipitó contra el mercado navideño ubicado en la popular avenida Kurfuerstendamm, cerca de la Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm, arrollando a las decenas de personas que estaban visitándolo.

El suceso se produjo cuando el vehículo pesado se salió de la calzada y se adentró en el mercado navideño. Al parecer, el camión irrumpió en la zona peatonal, circuló por un camino entre los puestos del mercado y acabó estrellándose contra un gran pino de navidad en el centro del lugar.

La Policía pedió a los berlineses que se mantengan en sus casas y no se acerquen a la zona de los hechos.

Una de las personas que iba dentro del camión murió y la otra fue detenida, informaron fuentes policiales, que aseguraron que se trató de un ataque terrorista. Sin embargo, las autoridades no confirmaron esa versión.

El suceso se produce a pocos días de la detención de un niño de 12 años que trató de hacer explotar un artefacto en un mercado navideño en la ciudad alemana de Ludwigshafen.

Por su parte, la canciller alemana Angela Merkel dijo estar “en duelo” por los al menos nueve muertos, entre los que no se registraron argentinos.

“Estamos en duelo y esperamos que los heridos recibirán la ayuda necesaria”, dijo el portavoz de Merkel, Steffen Seibert, en su cuenta Twitter.

Comentarios