Política

Era investigado por otra causa

Policía federal acusado de distribuir pornografía infantil

Lucas Semec, de 40 años, apuntado de estar detrás de las amenazas a dirigentes de derechos humanos, fue imputado por publicar, divulgar y distribuir desde su celular videos con representaciones de menores de edad en situaciones sexuales explícitas


Lucas Semec, policía federal detenido en abril.

Tal como lo había adelantado el fiscal Gustavo Ponce Asahad, Lucas Semec, el policía federal acusado de estar detrás de las intimidaciones a dirigentes de derechos humanos a través de grupos de Whatsapp, sumó otra imputación a la de apología del delito y amenazas. Nueva evidencia que surgió de peritajes telefónicos lo encontró sospechoso de distribución de pornografía infantil, indicaron fuentes de la causa.

El fiscal Matías Edery –en suplencia de Ponce Asahad–, sobre la base de nueva evidencia, amplió la imputación original a Semec, de 40 años, apuntado como autor de publicar, divulgar y distribuir desde su celular “videos con representaciones de menores de edad en situaciones sexuales explícitas”, indicaron fuentes judiciales.

Ahora Semec pasará 40 días preso al extenderse la prórroga de prisión preventiva, de acuerdo a la resolución del juez de primera instancia Alejandro Negroni, quien aceptó la ampliación de la acusación presentada por Fiscalía.

Las imágenes y videos de pornografía infantil, cuya promoción y distribución constituyen un delito, surgen de los peritajes al teléfono celular del policía, dijeron voceros del caso.

En marzo la abogada Nadia Schujman presentó ante el fiscal Ponce Asahad una denuncia de un grupo querellantes y víctimas de la dictadura, concejales, diputados, funcionarios, gremialistas y referentes estudiantiles. A través de teléfonos celulares que iban cambiando de número alguien creaba grupos de Whatsapp (que superaban los 200 contactos) con los contactos de las víctimas para hostigarlas y amedrentarlas, especialmente después de la masiva marcha por el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, el 24 de ese mes. Los grupos tenían nombres como Muerte a Milagro Sala, El Tucu vive (por el represor Eduardo Costanzo que recientemente violó su prisión domiciliaria) y Zitelli vive por el sacerdote que falleció y que debía enfrentar un juicio por crímenes de lesa humanidad. En esa aplicación de mensajería se lanzaban amenazas como “están todos secuestrados”, “disfruten sus últimas horas libres” o “prepárense para ser raptados”.

La Policía de Investigaciones realizó un operativo en abril y detuvo a 5 cinco personas. Tres de ellas, que eran de Rosario, recuperaron la libertad ya que no tenían vínculos con la denuncia.  Los que quedaron presos fueron el policía federal Lucas Semec, detenido en la localidad bonaerense de Ensenada, en el partido de La Plata, y Teresa C., quien cayó en la ciudad de Pablo Podestá, en el partido de 3 de Febrero, también en el conurbano.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios