Ciudad, Edición Impresa

Tribunales

Polémico fallo por caso de violencia de género

Lo condenan a 3 años de prisión por hostigar a su ex mujer, pero podría quedar libre en dos meses.


“Es injusto. Llegó a juicio con menos de todo lo que viví. Ahora tengo que buscar un lugar para mis hijos. No sirven tantos años de lucha”, dijo entre lágrimas Jesica B. acerca de los tres años de prisión efectiva que el juez Carlos Leiva dictó ayer para su ex pareja Fabián Anchaval, condenado por delitos de violencia de género. La joven vivió un calvario en los últimos 6 años, cuando se separó de su pareja, período en el que radicó 36 denuncias por agresiones y amenazas entre el viejo y el nuevo sistema penal. De todas las presentaciones, sólo fueron tenidas en cuenta cuatro y se aplicaron condenas por dos.

El juicio resultó ejemplar por tratarse del primer caso que se dirime en los Tribunales sobre violencia de género. No obstante, Fabián A. podría recuperar su libertad en los próximos dos meses. Lejos de alcanzar el pedido de 4 años y medio de la fiscal Raquel Almada, la sentencia de tres años habilita al condenado a solicitar el beneficio de la libertad tras 8 meses de permanecer en prisión, plazo que Anchaval cumplirá en julio, según se estipula en el Código Penal. Por eso, la Fiscalía aguardará los fundamentos del juez para evaluar una posible apelación del fallo.

El calvario que Jesica B. vivió durante 6 años finalmente tuvo una condena. El juez Leiva resolvió ayer sentenciar con tres años de prisión efectiva a Néstor Fabián Anchaval, su ex pareja, de 38 años, acusado por los delitos de amenazas, desobediencia y violación domiciliaria con daños por dos hechos cometidos en 2015. Uno de ellos ocurrió en marzo, frente a la casa de la madre de Jesica, cuando Anchaval la amenazó desde una moto con matarla a ella y a los cuatro hijos (de entre 5 y 12 años) que tienen en común. El otro episodio por el que se lo condenó se remonta a agosto del año pasado, cuando el hombre ingresó por la fuerza a la casa donde su ex mujer vivía con los hijos de ambos. Fue en horas de la madrugada, cuando Jesica lo vio merodear por el patio de su casa y, asustada, se aferró a la puerta para evitar que Anchaval ingresara a la vivienda. Al amanecer, Jesica descubrió escrito en la puerta la leyenda “Te tengo”.

El juez desestimó las pruebas de las otras dos causas en juego por amenazas telefónicas y decidió absolver a Anchaval por los delitos de “desobediencia” y “amenazas coactivas” que la Fiscalía le había imputado.

“Pretendíamos que esto fuera ejemplificador por el tema de las desobediencias, porque no las cumple nadie. Nosotros aspirábamos a llegar a juicio y que, por lo menos, esto pudiera sentar un precedente para muchas chicas que están viviendo la violación reiterada de las órdenes de hostigamiento y restricción; sin embargo, fue absuelto en ese aspecto”, refirió con disconformidad Nora Giacometto desde la organización Ampliando Derechos Diversidad y Género, quien acompañó a Jesica en todo el proceso.

Las cuatro causas por las que Anchaval fue juzgado forman parte del nuevo sistema procesal penal, pero la sentencia desconoce las más de 30 denuncias restantes que Jesica realizó desde 2010 y que quedaron bajo la órbita del viejo sistema. “Pretendíamos que se reconocieran las causas que están en el sistema penal viejo, donde Jesica tiene 36 denuncias, muchas por amenaza de muerte, golpes o lesiones graves, pero sólo cuentan las de 2015”, agregó Giacometto.

En tanto, la fiscal de la Unidad de Violencia de Género, Raquel Almada, se mostró conforme por que el juez haya resuelto una condena en una causa a la que calificó de “compleja”, y advirtió que van a esperar a conocer los fundamentos del fallo (que van a estar disponibles a partir del viernes de la próxima semana) para evaluar una posible apelación.

Lo preocupante de la sentencia dictada por el juez Leiva es que al tratarse de una condena de tres años, el Código Penal habilita al acusado a pedir el beneficio de la libertad (bajo ciertas condiciones) una vez que haya cumplido los 8 meses de prisión. En el caso de Anchaval, ese período se alcanzará en julio próximo.

Comentarios