Economía

Cuatro provincias con los diputados

Santa Fe busca revertir intento de gravar biocombustibles

Industrializar la soja, el maíz y el azúcar es agregarle valor a la producción primaria. "Todo el mundo se llena a la boca al hablar, es una salida a la crisis porque lo necesitamos, pero para estas modificaciones nadie nos pidió opinión", dijo la secretaria de Energía de la provincia, Verónica Gess


Los gobernadores de Santa Fe, Córdoba, Tucumán y Salta, que integran la Liga Bioenergética, buscan frenar en la Cámara de Diputados el proyecto que busca modificar la ley 26.093 a través del proyecto de Presupuesto 2019. El Ejecutivo nacional introdujo en el texto dos artículos que gravan al bioetanol con el 74 por ciento del impuesto sobre los combustibles que abonan las naftas, y el 92 por ciento del mismo sobre el biodiésel. Las administraciones provinciales reclamaron una reunión urgente para la tarde de este martes con los legisladores que deben tomar el tema en comisión. Funcionarios santafesinos consultados por El Ciudadano alertaron que la iniciativa pone en riesgo un sector que hoy mantiene buena parte de su capacidad ociosa, que agrega valor a las exportaciones y que está acechado por un contexto internacional adverso.

“Queremos que los legisladores estén informados de la importancia que tienen los biocombustibles en las economías de las provincias, en especial la de Santa Fe, que produce el 80 por ciento de biodiesel y bioetanol de la Argentina”, explicó la secretaria de Energía de Santa Fe, Verónica Gesse.

“La introducción de los dos artículos al proyecto de ley no fue consensuada ni informada a la Liga Bioenergética. Es una modificación que el gobierno nacional intentaba cerrar este martes con un dictamen de comisión”, dijo la funcionaria.

Gesse hizo hincapié en el gran impacto de la producción en la economías regionales pero consideró que “no hay una proyección de producción a largo plazo” de agrocombustibles. “Hoy no se puede estar con estas idas y vueltas”, agregó la secretaria.

“Industrializar la soja, el maíz y el azúcar es agregarle valor a la producción primaria. Todo el mundo se llena a la boca al hablar, es una salida a la crisis porque lo necesitamos, es más desarrollo, más industria  y competitividad. Para esta medida (de introducir los dos artículos modificatorios al proyecto) no se nos pidió opinión. Si nos hubieran consultado, nos hubiéramos opuesto”, añadió Gesse.

Santa Fe está posicionada como la provincia que produce mayor cantidad de agrocombustibles del país. Pero la coyuntura no es buena: “Las grandes plantas están en crisis”, aclaró la funcionaria provincial.

“Hay que ver cómo utilizamos más biocombustibles y así no importar gasoil. Es necesario aumentar el mercado interno para poder aguantar estos embates cuando las plazas internacionales se cierran. Hay capacidad ociosa en todas las plantas, lo que repercute en la perspectiva laboral”, pintó el panorama la titular del área de Energía.

Gesse se mostró optimista respecto de la reunión con los diputados y reiteró que el objetivo principal es poder informarles sobre el impacto que tienen los agrocombustibles en el desarrollo de las economías internas y las consecuencias que podría tener una iniciativa como la que impulsa la gestión Cambiemos: “Es importante que se bloquee antes de llegar al tratamiento en los recintos del Congreso, que seamos capaces de ponernos de acuerdo con un fin en común para todos”, dijo sobre la unidad de las provincias afectadas en este tema.

 

El impacto de los artículos modificatorios

En caso de que se apruebe la medida que intenta introducir el Ejecutivo nacional en el proyecto, el gravamen sobre los agrocombustibles sería aleatorio–actualmente es obligatorio–. Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (Indec), el mercado absorbió de biodiésel más de 20 mil millones de litros, por lo que el Gobierno recaudaría cerca de 156 millones de dólares. En cuanto al etanol, rondaría los 172 millones de dólares si se toma el consumo de 1.100 millones de litros.

Según publicó Bae Negocios, la idea de la modificación fue del secretario de Energía de la Nación Javier Iguacel quien hace dos semanas dijo durante una jornada rural que para el biodiésel –cuyo mínimo obligatorio es del 10 por ciento–, “hablamos de llegar al 20 o 25 por ciento en los mismos surtidores que ya existen hoy y será una decisión de cada provincia por si le conviene o no”. El funcionario explicó que la idea es que “el precio del biodiésel cuya paridad de exportación es muy buena respecto del fósil. “Lo que queremos es que compitan con el fósil e incluso podría mejorar el precio en el surtidor”, señaló el mismo medio.

Al respecto, Gesse dijo a El Ciudadano que ante las declaraciones del secretario de Energía de la Nación, desde el gobierno de la provincia solicitaron una reunión con Iguacell. “Pero nunca nos respondió”, concluyó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios