País

Sigue Santa Fe

Pionera: Mendoza ordena rehacer DNI sin consignar el género

Funcionaria de la Corte Suprema mendocina acompañó a una persona endosex que originalmente acudió por un conflicto con la empresa de medicina privada. Dijo que no se identificaba con las opciones binarias hombre y mujer, y pidió que esa circunstancia no figure en sus documentos


Conflicto con una obra social desembocó en una resolución inédita en el país y en el mundo: el registro Civil de Mendoza ordenó rehacer una partida de nacimiento sin la especificación de género –en el casillero correspondiente se estampó un guión– a una persona que no se identifica con ninguna de las distinciones binarias de femenino o masculino. La decisión contó con el aval del Ejecutivo provincial y quedó oficializada el pasado jueves. Se replicará el criterio en el DNI y, luego, en otros como, por ejemplo, tarjetas de créditos, carné de conductor.

La provincia de Santa Fe no es ajena al nuevo reclamo. El que está más avanzado, sin embargo, no podrá ser tramitado en la jurisdicción: es una persona que vive en territorio santafesino pero nació en Entre Ríos.

Esteban Paulón, subsecretario de Políticas de Diversidad Sexual, explicó a El Ciudadano que los trámites se inician con la partida de nacimiento, por lo que nada pueden hacer. Cuando haya una presentación formal de quien, hasta ahora, presentó la primera inquietud en el área, derivarán el caso al Registro Civil o la Justicia entrerrianas. Hay más casos planteados en Santa Fe, adelantó el funcionario.

Cuando se formalicen, los acompañarán en un camino allanado por el antecedente mendocino y la trayectoria de reconocimiento de derechos del Estado santafesino.

El nuevo paso lo dio una persona de 32 años. Se acercó, a mediados de año, a las oficinas de la Dirección de Derechos Humanos de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza para que la asesoren. Una empresa de medicina prepaga, dijo, le pedía que cambiara su identidad en el documento para acceder a un tratamiento. La segunda del área, Eleonora Lamm, doctora en Derecho, tomó el caso y explicó a la prestadora de salud privada que no era necesario una modificación del DNI.

Fue el primer paso de otros trascendentes.

Lamm, doctora en Derecho, recepcionó una inquietud más profunda: la persona expresó que no se identificaba con ninguno de los géneros binarios, y quería que esa situación quedara reflejada en los documentos. A partir de esta afirmación, la funcionaria inició los trámites que desembocaron en la resolución pionera, que no reconoce antecedentes.

Un jueves que hizo historia

La resolución está fechada el 1o de noviembre y lleva la firma del director del Registro Civil de Mendoza, Enzo Javier Rizzo. El texto ordena confeccionar una nueva partida de nacimiento en la que el campo de sexo será completado con una línea: ni femenino ni masculino.

El escrito cita varios fundamentos. La opinión consultiva OC-24/17 de de la Corte Interamericana de Derechos Humanos emitida el año pasado a solicitud de la República de Costa Rica sobre Identidad de género e igualdad y no discriminación a parejas del mismo sexo es uno de los antecedentes volcados en la resolución. Allí señala que “la persona debe tener la posibilidad de ejercer el derecho a solicitar la corrección (o la adición) de datos personales sobre sí misma que sean incompletos, inexactos, innecesarios o excesivos”,

Tiene 32 años. Es profesional, militante y una persona maravillosa“, explicó la subdirectora de Derechos Humanos de la Corte sobre quien ahora tiene el nuevo DNI, el primero en el mundo que no consigna sexo o género, confeccionado por un Centro de Documentación Rápida. “Es el primer caso en Mendoza, el país y el mundo”, afirmó la funcionaria.

Recorrido difícil y exitoso

Resolución mendocina.

La resolución del Registro Civil agrega se apoya en tres ejes: el reconocimiento de su identidad de género y el libre desarrollo de la persona en sintonía con la misma, su derecho a ser tratada de acuerdo con su identidad de género y, lo más significativo en este caso, a ser identificada de ese modo en “los instrumentos que acreditan su identidad”.

“Primero fuimos al Registro Civil a llenar el formulario. El organismo pone los nombres que elle elige como nombres de pila y, en donde dice sexo, que no quiere consignar ninguno conforme le habilita la ley de Identidad de Género en el artículo 2”, relató Lamm.

La funcionaria de la Corte elaboró en paralelo un dictamen en el que explica cómo la ley de Identidad de Género 26.743 –sancionada en 2012–, no sostiene una concepción binaria de la identidad. Eso, porque permite pasar de una a otra cuando una persona lo solicita. Hasta ahora, los casos estuvieron cntenidos en el cambio de femenino a masculino o viceversa. Lamm interpretó que va más allá y, en el fondo, no se circunscribe a esa opción binaria: habilita tantos géneros como identidades y tantas identidades como personas.

Paulón coincidió. Consultado por este medio, explicó que hasta ahora los pedidos de cambio de nombre y género fueron de personas trans que no manifestaron objeciones para encuadrarse en una de las dos opciones cristalizadas por usos y costumbres: femenino y masculino. Recordó, no obstante, que los dos artículos centrales de la ley 26.743, el primero y segundo, no establecen un criterio binario. Por eso, siguió, al reconocer el derecho de que los documentos de identidad reflejen la autopercepción de género sin establecer prescripciones, habilitan implícitamente el pedido de que no figure ninguna.

Lamm admitió que en Mendoza no fue fácil ir a fondo a partir del pedido concreto: “Con ese dictamen empezó todo un proceso dentro del Código Civil, con cuestionamientos, reuniones y charlas, hasta que llega hasta el gobernador (Alfredo Cornejo, radical en Cambiemos), quien toma la decisión”. Otro caso está en espera en la provincia y todo indica que tendrá la misma resolución.

Precedente y Santa Fe en espera con su trayectoria

Lamm fue invitada a exponer en el Consejo Federal de Registros Civiles que se realizó en la ciudad santacruceña de El Calafate.

“Sé que hay más personas que se identifican como no binarias. No a todas las personas les interesa que el DNI explicite esas cosas. Tuvimos una conversación muy productiva con los directores de Registros. Lo tomaron muy bien. Entienden que el marco legal lo habilita. Nuestra ley de identidad de género dice que tu identidad es cómo vos te sentís, independientemente de la biología. ¿Para qué se sigue consignando un sexo en el DNI? Es una incoherencia legal. A la ley  no le interesa la biología. No es reflejo de la identidad”, insistió Lamm

Lo que tiene de diferente también este caso es que es una persona endosex, no intersex. Muchos de los antecedentes en el derecho comparados eran de personas intersex confundiendo biología con identidad. No es este el caso”, aclaró la funcionaria mendocina.

Paulón señaló que hay un movimiento creciente de colectivos de la diversidad en reclamos similares. Estimó que, cuando se formalice alguno de los pedidos de las personas con las que la subsecretaría que dirige ya tomó contacto, Santa Fe le dará un curso favorable. Desde que se sancionó la ley de identidad, suman más de 900 los trámites de cambio de nombre y género en la provincia. Lo que sigue es subir el nuevo escalón en el reconocimiento de derechos que inauguró Mendoza.

Problema con la edad

Lo que todos los involucrados coinciden en describir como un tema a resolver es el de la jubilación. Los regímenes previsionales sí son binarios. Al margen de las intenciones del gobierno nacional por elevar la edad de retiro laboral tanto de hombres como mujeres, lo que se mantiene es la diferencia para acceder al derecho de la jubilación. El género no explicitado en los documentos obligará a una interpretación normativa.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios