Ciudad, Edición Impresa

Imposible

Piden sacar los colectivos de calle Catamarca

Desde Mitre a Alvear conviven la bicisenda, el estacionamiento medido y seis líneas de ómnibus.


Nueve líneas de sendas peatonales, el equivalente aproximado a 12 pasos, es el ancho de calle Catamarca. En ese espacio conviven, simultáneamente, desde Mitre hasta Alvear, la bicisenda, el estacionamiento medido y la circulación de seis líneas del transporte urbano de pasajeros. Toda una complicación para el tránsito vehicular y peatonal. Vecinos y comerciantes de la zona manifestaron sus quejas frente a la caótica situación que vienen padeciendo hace meses y, en algunos casos, sostuvieron que la circulación dificulta la concreción de sus labores diarias. Al respecto, el concejal Carlos Cardozo presentó un pedido al Ejecutivo para estudiar la posibilidad de reordenar el tránsito y, en ese sentido, propuso modificar el recorrido de las líneas transporte urbano durante el horario comprendido entre las 7 y las 19. La medida deberá será evaluada por el Ente de Movilidad y la comisión de Servicios Públicos del Concejo Municipal.

“No tengo un colectivo que me deje directo en el trabajo, antes hacía el tramo restante en taxi y ahora lo hago caminando porque es imposible circular por acá”, explicó Gonzalo, un empleado de un restaurante ubicado en la esquina de Catamarca e Italia, quien sostuvo que el principal problema son los autos estacionados en doble fila y la incorporación de la bicisenda, sobre todo en horas del mediodía y por la tarde, a la salida del colegio.

“Hubo un notable cambio desde que pusieron la bicisenda, que debería estar en calles puntuales y no en Catamarca, que es muy angosta. Antes solías usar esta calle para salir a Fisherton, ahora ya no, tenés que buscar cuál está menos congestionada”, agregó el empleado.

Además de la bicisenda con separación física que se extiende desde Mitre a Alvear, por la arteria transitan seis líneas del transporte urbano de pasajeros: 103, 106, 112, 136, 137 y 35/9. Esta situación dificulta la fluidez del tránsito y se traduce en la complejidad que ciertos comerciantes de la cuadra experimentan para ejercer su labor diaria.

En ese sentido, Pablo, a cargo de un supermercado ubicado en Catamarca entre Dorrego e Italia, manifestó su disconformidad frente al gran flujo de vehículos porque complica la descarga de mercadería. “Tenemos que hacerlo a la noche con el riesgo de seguridad que eso implica”, expresó.

En tanto, una de las mozas de un bar ubicado en Catamarca y Dorrego reforzó el panorama y aseguró que muchas veces se les dificulta llevar los pedidos debido a incesante tráfico, sobre todo al mediodía y por la tarde. Cabe aclarar que esa esquina en particular no cuenta con semáforo, por lo que cruzar la calle requiere de cierta prudencia y paciencia.

Al Concejo

Los reclamos de los vecinos tuvieron eco en el Concejo y así fue que el edil del PRO Carlos Cardozo presentó un pedido ante el Ejecutivo para analizar el reordenamiento del tránsito y que el Ente de la Movilidad evalúe la posibilidad de modificar el recorrido de las líneas transporte, entre las 7 y las 19.

“Se nos acercaron vecinos de la zona y, también a través de las redes sociales, notábamos que había descontento en la forma en que se terminó resolviendo el tema de las bicisendas. Estamos a favor de la movilidad sustentable, del transporte en bicicleta y de la separación física entre bicisendas y calzadas; no podemos quitar el estacionamiento medido porque tenemos que cuidar a los comerciantes, entonces la única solución posible es modificar las líneas del transporte urbano para que la bicisenda siga existiendo y los comerciantes continúen trabajando”, señaló Cardozo, en diálogo con El Ciudadano.

La propuesta del edil del PRO sugiere que las seis líneas que habitualmente transitan por Catamarca lo hagan por las paralelas Urquiza o Jujuy, entre las 7 y las 19, considerado como el horario más complejo para el tránsito.

Similar situación se evidencia en las calles Alem y Salta, donde coexisten los tres mencionados aspectos, pero la diferencia, según indicó Cardozo es que “se trata de calles más anchas, aunque también recibimos quejas”.

Por lo pronto, la propuesta será analizada por la comisión de Servicios Públicos en vistas de dar una solución al problema.

Trabajadores, en bici

El concejal Carlos Comi, de ARI-Coalición Cívica, presentó un proyecto para que el Ejecutivo “incentive” a los trabajadores municipales “a concurrir a sus lugares de trabajo en bicicleta”. En ese sentido, la iniciativa del edil encomienda “desarrollar un modelo de beneficios para los usuarios de este sistema de transporte”. La propuesta fue girada desde la comisión de Ecolgía a Presupuesto.

Comentarios