Región

Conflicto laboral en refinería

Piden que el gobierno nacional intervenga en crisis de Oil

El intendente Leonardo Raimundo le entregó este viernes una nota a Marcos Peña en la que solicita la actuación de la Casa Rosada para que se preserven las fuentes de trabajo en riesgo y se garanticen condiciones ambientales para la población de San Lorenzo


En Oil Combustibles ya no queda más producto refinado para abastecer a la red de estaciones de servicio, lo que torna cada vez más dramática a la situación que viven los 450 trabajadores de la histórica refinería de San Lorenzo. Al mismo tiempo, durante un acto en la localidad de Timbúes, el intendente sanlorencino Leonardo Raimundo le entregó este viernes al Jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, una nota en la que solicita la intervención del gobierno nacional para que se preserven las fuentes de trabajo en riesgo por la crisis de la empresa.

Por otra parte, Raimundo le manifestó al funcionario nacional su preocupación por el peligro ambiental que revestiría la paralización total de la planta de Oil Refinería, sin la aplicación del correspondiente protocolo de neutralización.

“La refinería necesita mantener ciertos parámetros de seguridad y ambientales, respetando un protocolo de funcionamiento. Hay bombas impulsoras que se encienden diariamente para evitar la contaminación de napas y del propio río Paraná. Si los tanques y cañerías quedasen vacíos, pondrían en riesgo a la población”, alertó Héctor Brizuela, secretario de asuntos legales del Sindicato Unido Petroleros e Hidrocarburíferos (Supeh) de San Lorenzo.

Raimundo se había reunido el jueves con gerentes de seguridad de la refinería, quienes remarcaron la necesidad de que se mantengan las tareas de mantenimiento aun en caso de detenimiento de la planta. “Aquí no se ha parado una panadería, sino una destilería y hay una situación grave que debe ser atendida. Hasta ahora no hemos recibido ninguna comunicación de un organismo superior que nos garantice la seguridad de los vecinos de San Lorenzo. O continúa funcionando o debe haber un plan para su neutralización”, manifestó el intendente local, para luego enviar notificaciones al juez que entiende en el concurso preventivo de la empresa Javier Cosentino, y a los ministerios de Energía y Medio Ambiente de la provincia y de la Nación.

El martes, trabajadores y familiares marcharon por las calles de San Lorenzo, reclamando por la continuidad de las fuentes laborales. Sin embargo, no se produjeron indicios alentadores con el correr de los días. Más bien, la situación de Oil Combustibles, refinería que permanece parada por falta de fondos para adquirir crudo, parece agravarse cada vez más.

Y ya sin combustible refinado en la planta, una distribuidora mayorista de hidrocarburos comenzó a hacerse cargo del abastecimiento de las 250 estaciones de servicio con que Oil Combustibles posee en la Argentina. Por fuera del concurso preventivo que atiende el juez Cosentino, la firma Victorio Podestá avizoró una oportunidad en el mercado petrolero y empezó a proveer combustible de la compañía Shell a las estaciones que llevan la firma de refinería sanlorencina.

Curiosamente, la distribuidora Victorio Podestá no había recibido la autorización judicial por parte del juez Cosentino para oficiar de nexo entre la petrolera rusa Lukoil -en carácter de posible compradora- para abastecer combustible refinado a la propia Oil.

“Si no hay una decisión política de mantener la refinería en marcha, no habrá salida”, aseveró Brizuela. Mientras tanto, los trabajadores volvieron a visibilizar el conflicto. Esta vez sobre la Ruta 10, en donde aparecen largas filas de camiones con tanques cisterna que se ven imposibilitados de cargar combustible refinado de Oil Combustibles.

Si te gustó esta nota, compartila