Ciudad

Justicia

Piden profundizar responsabilidades en la explosión de Apolo

La querella, en base a una decisión judicial, reclamó la imputativa de la EPE, la fábrica de calderas y el Laboratorio Apolo.


La querella que representa a la familia del principal damnificado en la explosión de un caldera en el laboratorio Apolo, en junio de 2016, pidió a la fiscalía la profundización de la investigación y la citación a imputativa a todos los que tuvieron responsabilidad en el control y mantenimiento de la caldera. Hasta el momento solo está imputado el jefe de mantenimiento del lugar pero la querella, en base a la resolución del juez Héctor Núñez Cartelle que puntualizó sobre la existencia de otros posibles actores en la cadena de control que no están siendo investigados, solicitó imputativa para la Empresa Provincial de la Energía, la firma que fabricó la caldera y del laboratorio Apolo.

La explosión de la caldera del labotarorio Apolo, enclavado en Alem al 2900, la madrugada del 27 de junio de 2016 dejó parte de la estructura del lugar devastada y produjo heridas de distinta consideración a 6 personas y la destrucción de una casa vecina. Casi dos años después el fiscal Walter Jurado imputó al jefe de mantenimiento del laboratorio que a su vez estaba habilitado como foguista. La audiencia tuvo lugar en marzo de este año y el juez Héctor Núñez Cartelle decidió estudiar el caso antes de aceptar la imputación de Jorge G. por el delito de estrago culposo agravado y lesiones graves.

Si bien terminó admitiendo la acusación le llamó la atención al fiscal para que avance en la investigación sobre la cadena de responsabilidades en cuanto al control del funcionamiento de la caldera. El abogado querellante Ignacio Carbone recogió el guante y éste lunes presentó un escrito pidiendo a la fiscalía que avance en este sentido.

Explica que el juez le pidió al fiscal evaluar el rol de los eventuales responsables penales de los entes de control estatal y de todos aquellos que tenían a su cargo el control del funcionamiento de la caldera. El juez subrayó que en caso de haber existido los controles requeridos –seguimiento, inspección, respeto a los standares técnicos de control sobre la caldera y su correcto funcionamiento– el siniestro se hubiera evitado, explica la presentación.

El querellante afirmó que además de la evaluación del juez existen en el legajo fiscal elementos objetivos que dan cuenta de la responsabilidad de agentes estatales y no estatales, ya sea por acción u omisión.

En base a ello y teniendo en cuenta la normativa que regula el caso solicitó se cite a imputativa a la Empresa Provincial de la Energía o a quien corresponda el control estatal de la caldera. A la firma TANZI, a cargo de la fabricación de calderas y a todos aquellos que tuvieron el deber de control e inspección sobre la caldera. No dejó de lado a los responsables del Laboratorio Apolo ante su evidente responsabilidad frente al accidente.

Si te gustó esta nota, compartila