Edición Impresa, Policiales

Juicio oral y público

Piden perpetua por un doble crimen

Comenzó juicio contra el sospechoso de matar a una madre y a su hija.


Un joven acusado de matar a una mujer de 27 años y a su hija de 4 durante el robo a una vivienda de zona oeste en 2013 comenzó a ser juzgado ayer en los tribunales provinciales. En la primera jornada del juicio, la Fiscalía y la querella pidieron prisión perpetua, en tanto la defensa del muchacho, de 23 años, dijo que era inocente y que fue señalado por vecinos por ser el “raterito” del barrio. Mientras transcurría el juicio, un hombre que pintó con aerosol “Justicia por Laura y Mía” en la puerta del Tribunal fue detenido y alojado en la seccional 2ª. Se trata del padre de un adolescente de 16 años que murió tras ser atropellado por un policía cuando iba a la escuela.

El doble crimen ocurrió la mañana del domingo 20 de enero de 2013 en un vivienda de barrio La Lagunita, donde vivía Laura López, de 27 años, junto a sus dos hijos pequeños: Mía, de 4, y Román, de 7. Mientras la mujer se duchaba para salir rumbo al trabajo y esperaba la llegada de la niñera, un ladrón ingresó a su casa y la golpeó hasta matarla con una maza. Su hija también falleció de golpes en la cabeza, mientras que el nene, quien hoy tiene 11 años y representa la querella, sobrevivió tras desvanecerse debajo de una cama. Ese mismo día, fue detenido Jonatan Ezequiel O., un vecino del barrio con problemas de adicción quien se convirtió en el principal sospechoso del doble crimen. El segundo sospechoso fue juzgado en el marco de un juicio abreviado y firmó una condena a diez años por encubrimiento. Durante la audiencia de ayer, se escuchó el testimonio de la niñera, que fue la primera en llegar a la sórdida escena. Según su relato, golpeó varias veces la puerta y no fue atendida, momentos en los que observó a Jonatan escapar por los techos. También declaró ayer otro vecino, que vivía enfrente de la casa de Laura, y dijo haber escuchado a la niñera decir que vio a un joven huir.

Comentarios