Política

Lesa humanidad

Piden perpetua para ex interventores de la cárcel de Coronda

El pedido de la condena se basa en los tormentos de los que son acusados como responsables del penal.


La parte querellante del juicio oral que se tramita en el Tribunal Oral Federal (TOF) de Santa Fe contra dos ex comandantes de Gendarmería Nacional por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura, cuando eran interventores de la cárcel de Coronda, solicitó este jueves una pena de prisión perpetua durante el alegato que inauguró la parte final del debate.

Los abogados Guillermo Munné y Lucila Puyol, en representación de la querella de la Asociación Civil El Periscopio, solicitaron la pena de prisión perpetua para los acusados Adolfo Kushidonchi y Juan Ángel Domínguez, quienes dirigieron el penal, que en los 70 estuvo bajo el mando de Gendarmería y por el que pasaron alrededor de mil presos políticos.

Kushidonchi, quien escuchó el alegato mediante una videoconferencia desde su domicilio en la localidad bonaerense de Moreno, está acusado por el homicidio de Raúl Manuel San Martín, muerto en abril de 1979 como consecuencia de las torturas que recibió, y 39 casos de tormentos agravados por ser ejercidos contra perseguidos políticos.

En tanto, el comandante retirado Juan Ángel Domínguez, quien siguió la audiencia desde la Cámara Federal de Salta, está siendo juzgado por el homicidio de Luis Alberto Hormaeche, fallecido tras sesiones de tortura el 19 de diciembre de 1977, y 39 casos de tormentos agravados por ser víctimas perseguidos políticos.

El alegato de los querellantes fue extenso, dado que realizó un recorrido histórico del plan de represión de la dictadura y sus implicancias para los presos políticos que pasaron por Coronda, las torturas a las que fueron sometidos y el trato degradante que debieron soportar.

El pedido de una condena de prisión perpetua se basa en los tormentos de los que son acusados como responsables del penal, pero sobre todo por la muerte de Hormaeche y San Martín.

En la causa quedó expuesto que la cárcel de Coronda fue un lugar de confinamiento de presos políticos desde 1974, que en 1975 creció en número y que, a partir del golpe cívico militar de 1976, se dio “una llegada masiva de perseguidos políticos y que se agravaron las condiciones degradantes de detención”.

En el expediente figura que Domínguez fue director en carácter de interventor de ese penal del 8 de febrero de 1977 al 27 de marzo del mismo año, y del 18 de noviembre de 1977 al 1 de febrero de 1978.

En el segundo de esos períodos fue asesinado el militante Hormaeche, quien terminó muriendo en el hospital Piloto (hoy José María Cullen).

En tanto, Kushidonchi, alias “El japonés”, dirigió la cárcel corondina entre el 10 de noviembre de 1976 y el 13 de febrero de 1977, y por un período de varios meses desde el 1 de febrero de 1978, lapso en el que murió asesinado Raúl San martín (el 8 de abril de 1979, cuando era atendido en la sala policial del hospital Piloto).

En esta causa también figuraba otro ex comandante de Gendarmería, Octavio Zirone, pero murió en Buenos Aires a mediados de 2014.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.