Ciudad

Menos ruido, más luces

Piden no tirar petardos para no alterar a chicos y chicas con autismo

Una agrupación de padres de chicos y chicas con Trastorno del Espectro Autista, comúnmente conocido como autismo lanzaron una campaña para concientizar sobre los daños que produce la pirotecnia durante las fiestas


Una agrupación de padres de chicos y chicas con Trastorno del Espectro Autista, comúnmente conocido como autismo lanzaron una campaña para concientizar sobre los daños que produce la pirotecnia durante las fiestas. Este año la iniciativa se llamó “Más luces, menos ruido”. “La hacemos hace cinco años. Las personas con autismo la pasan mal. Tienen afectada la parte sensorial y auditiva. No tienen filtros. Hay que ponerse en el lugar del otro. Lo sienten como un bombardeo”, dijo Sol Mateo, integrante de Padres TGD Rosario, una de las organizadoras de la campaña, a El Ciudadano.

La campaña tiene tres objetivos. El primero, concientizar e informar sobre los trastornos del espectro autista. El segundo, el empoderamiento familiar y ciudadano. El tercero, cambiar las políticas públicas.

Mateo recordó que el uso de pirotecnia está prohibido en Rosario y hace daño a las personas con autismo, parálisis cerebral, ancianos, bebés y otros síndromes. Siempre según explicó, entre 10 y 30 decibeles el nivel de sonido se considera equivalente a una conversación baja. De 30 a 50 es una conversación normal. Los 65 decibeles son el nivel máximo de la tolerancia acústica establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS). De 75 a 100 producen sensaciones molestas y nerviosismo. De 100 a 120 se corre el riesgo de sufrir sordera. Algunos elementos de pirotecnia pueden llegar a emitir unos 130 decibeles mientras que el nivel máximo que el oído humano puede soportar es de 140.

Matero contó que uno de los objetivos de la campaña es que se use la pirotecnia lumínica (como los globos y las estrellitas) y que la sonora no supere los 84 decibeles. Todo para todos se pueda disfrutar de las fiestas de fin de año.

“Es difícil. En particular, para quienes tienen problemas de comunicación. Entran en crisis y pueden autolesionarse e incluso terminan internados. Muchas familias la pasan muy mal. No pueden comer en un patio. Hay familias que la pasan adentro de un baño para que no llegue con tanta intensidad los estruendos”, advirtió la integrante de Padres TGD Rosario.

“Tratamos de llegar a la gente. La sociedad tiene que entender que lo para lo que algunos es divertido a otros les hace muy mal. Tiene que sea una época de celebración y no de sufrimiento”, concluyó Mateo.

 

 

Quieren fiestas callejeras en paz y ciudad sin pirotecnia ni alcohol al volante

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios