Edición Impresa, Mundo

Piden más castigo en Libia

Francia y Gran Bretaña quieren una Otán más agresiva para evitar que Gaddafi siga recuperando terreno.

Gran Bretaña y Francia exhortaron ayer a sus socios de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otán) a intensificar sus esfuerzos militares en Libia, un llamamiento que topó en seguida con las reservas de Madrid a autorizar a sus aviones a bombardear blancos gaddafistas y con la “perplejidad” de Roma.

“Debemos mantener e intensificar nuestros esfuerzos en el seno de la Otán” para frenar a las tropas del líder libio Muamar Gaddafi, instó en Luxemburgo el jefe de la diplomacia británica, William Hague, destacando que su país decidió aportar aviones adicionales y alentando al resto de países a “hacer lo mismo”.

También su par francés, Alain Juppé, llamó a una mayor movilización de los socios de la Alianza, estimando que no se está cumpliendo “suficientemente” el cometido de proteger a la población civil libia definido por la ONU.

“La Otán quiso asumir la dirección militar de las operaciones y lo hemos aceptado. Hoy tiene que cumplir su papel, o sea evitar que Gaddafi vuelva a utilizar armamento pesado para bombardear a la población”, afirmó Juppé.

París y Londres asumen el grueso de los bombardeos contra los objetivos gaddafistas que suponen una amenaza para los civiles, mientras que otros aliados que participan en la intervención, como España e Italia, se limitan a acciones no ofensivas, en especial, el control de la zona de exclusión aérea. El llamamiento franco-británico fue recibido con reservas por Madrid. “No nos parece necesario reforzar el papel de España porque la acción de la Otán se está desarrollando bien”, afirmó el secretario de Estado para Asuntos Europeos, Diego López Garrido. “La Otán ha hecho un buen trabajo” y la implementación de la zona de exclusión aérea, destinada a impedir volar a la aviación de Gaddafi, es un éxito”, defendió el funcionario.

Por su parte, el jefe de la diplomacia italiana, Franco Frattini, expresó su “perplejidad” ante la posición de Francia y Gran Bretaña, recordando que su país ya “puso varios medios a disposición” de la Alianza en Libia.

Fuentes diplomáticas italianas precisaron empero que Roma “no se opone a priori a participar en los bombardeos”, pero que la decisión está pendiente de un debate en el Parlamento.

Comentarios