Región

Ruido en Granadero Baigorria

Piden explicaciones sobre licitación de servicio náutico y “explotación” en la Isla de Los Mástiles

Intersectorial de colectivos ciudadanos pidió revertir un llamado para concesionar durante 30 años actividades que, señalan, pondrán en riesgo la preservación de un área protegida y van en contra de normas provinciales y una ordenanza municipal. Una historia complicada y antecedentes de temer


Isla de los Mástiles. Es la ubicada aguas arriba del puente Rosario-Victoria, singular por la historia que le puso el nombre pero, además, porque es una de las pocas en la región que está bajo jurisdicción de la provincia de Santa Fe. La Casa Gris la calificó como área protegida, aunque igual los incendios del año pasado la arrasaron en parte, y la cedió en comodato a los municipios que están frente a ella: Granadero Baigorria y Capitán Bermúdez. Fue con el expreso mandato de proteger esos territorios insulares de cualquier actividad que ponga en riesgo su ecosistema frágil de humedal. ¿Eso se cumple? Ocho organizaciones ciudadanas lo ponen en duda, y exigieron dar marcha atrás con una licitación lanzada por el gobierno baigorrense que, sospechan, choca con los preceptos conservacionistas: una concesión de uso y explotación de la zona de islas bajo jurisdicción municipal transitoria y un servicio de transporte náutico por nada menos que los próximos 30 años.

El comodato firmado en 1997 por la provincia y los municipios establece que esos territorios sólo se podrán destinar a uso exclusivo de aprovechamiento comunitario y de expansión forestal, no pudiendo afectarlos a otro fin. Además, la provincia puede reclamar su restitución en cualquier momento, por lo que suena contradictorio un llamado a licitación a tres décadas vista.

La Multisectorial Humedales, Ambientalistas de Baigorria, El Paraná no se toca, Taller Ecologista, Baigorria Verde y Plurales son, entre más, los colectivos ciudadanos que encendieron el alerta por la licitación. Ya reclamaron, el lunes, el texto de la convocatoria para la concesión, pero hasta este sábado sin respuesta.

01.10.2021 – Nota de Prensa – Llamado a Licitación Para Explotación de Isla by Claudio de Moya on Scribd


A falta de esa letra chica, nada se puede asegurar, pero las sospechas rondan hacia una licitación con ganador cantado y consecuencias no deseadas. Hace un tiempo, se armó un embarcadero en la bajada pública Formosa. La misma que, poco después, en diciembre de 2020, fue noticia por el asesinato a balazos de Facundo Contreras, de 25 años. De allí, se supone, partiría el servicio náutico que se menciona en el Llamado a Licitación N°1/2021.

Los firmantes de la petición señalan que ya opera en el lugar un sistema de traslado en lancha hacia, preferentemente, el parador Puerto Pirata, instalado en la Isla de los Mástiles. Esa explotación comercial, donde se realizan reuniones con música, fue clausurada preventivamente en febrero último por incumplimiento de normas sanitarias, luego de que circularan en las redes sociales fotos y videos que exponían la violación de los protocolos para contener la pandemia.

 

Irregularidades que se perpetúan

El pedido de precisiones sobre la licitación sucede a las denuncias de la Intersectorial Isla de los Mástiles, en mayo pasado, respecto a la presunta venta de terrenos fiscales por internet en esa isla rodeada por el canal principal del Paraná (al oeste) y el llamado Paso Destilería (hacia el este). Esos avisos publicitarios referían al sector bajo comodato de Capitán Bermúdez, al norte del espacio insular. El alerta de entonces incluyó la constatación de actividad ganadera en el puesto localizado en el sector cedido a Capitán Bermúdez, sobre el frente costero y en las coordenadas 32°49’2.77″S y 60°41’17.63″O, y en otro bajo comodato de Granadero Baigorria sobre el Paso Destilería en las coordenadas 32°50’49.21″S y 60°39’40.75″O.

Pero también entonces se puso sobre el tapete la construcción, siempre en suelo fiscal, de una lujosa cabaña cerca de Puerto Pirata. Está hace dos años, y va en contra de las normativas provinciales y de la ordenanza 5621/2020 de Granadero Baigorria, que le da a esa geografía el estatus de “protegida”, de uso exclusivo comunitario y para preservación de ambiente, flora y fauna. El presunto responsable de esa intrusión privada, se sospecha, es quien explota el servicio de traslado náutico en la bajada Formosa.

La bajada en cuestión, en el barrio Santa Rita, fue objeto de varios anuncios de obras tras las manifestaciones de vecinos por el crimen de Contreras. Se publicitó una urbanización para uso público con una inversión de 20 millones de pesos y aportes de la Nación. La incógnita es por qué, si el Municipio baigorrense esgrimió que será un espacio comunitario, se llama a licitación para instalar allí un servicio de transporte náutico que, por lo demás, ya funciona. ¿Por qué no se habilita a todos el embarcadero, con la debida reglamentación de uso, en lugar de concesionarlo a un solo empresario?, se preguntan los firmantes del comunicado.

El ruido no termina allí. La palabra “explotación” en la Isla de los Mástiles también genera suspicacias. Sobre todo, con el antecedente de las quemas del año pasado, que continúan este 2021 en un escenario preocupante de bajante extrema del Paraná. También, con las voces alzadas –incluso oficiales– sobre la necesidad de preservar el humedal de prácticas que atentan contra el ecosistema. Allí, realizan estudios sobre el impacto del fuego los investigadores de la Plataforma Ambiental de la Universidad Nacional de Rosario, un trabajo que pretende generar insumos para políticas públicas sobre uso del suelo y ordenamiento territorial sustentables.

La Isla de los Mástiles, recuerda la Intersectorial, formará parte del programa Regenera Santa Fe, de acuerdo a los adelantos de la ministra de Ambiente y Cambio Climático de Santa Fe, Erika Gonnet, oriunda de Granadero Baigorria. Es una iniciativa que apunta a una estrategia de ampliación e incorporación de áreas naturales protegidas para su protección y conservación. “Encontramos que el llamado a licitación, que pretende «explotar» la zona de islas, tampoco es acorde al programa impulsado por la provincia”, resaltan los colectivos ambientales en su comunicado.

Las organizaciones recordaron el ámbito de diálogo y trabajo generado para elaborar un ordenamiento territorial con participación ciudadana en las islas santafesinas del que participan los municipios que tienen en comodato compartido la Isla de los Mástiles y el gobierno provincial. En ese marco, destacan, hubo reuniones con autoridades de Baigorria, en particular con el secretario de Control y Gestión, Luciano Maglia. Sin embargo, señalan que ese contacto prometedor se cortó en junio último. Con el Municipio de Bermúdez, aclaran en cambio, nunca existió.

 

Una isla con historia de naufragio

En efecto, la Isla de los Mástiles, si bien reconoce como antecedente la llamada Isla del Mudo –en realidad un conjunto de tres islotes con una superficie conjunta de 25 hectáreas del que se tiene referencia desde 1888–, admite su formación actual, más asentada, como consecuencia de un siniestro vial ocurrido el 8 de octubre de 1943.

En esa fecha, la barcaza “Plaza Libertad”, que llevaba una tonelada y media de trigo a granel, bultos y bolsas hacia el puerto de Buenos Aires, encalló en el banco de arena a la altura del kilómetro 437, cerca del entonces Puerto de Borghi, hoy Fray Luis Beltrán.

El buque petrolero “Presidente Figueroa Alcorta”, el mayor mercante hasta ese momento que YPF había comprado en 1937, embistió a la chata varada cuando navegaba aguas abajo y vacío. Le provocó un “tajo” que la dejó fuera de navegación. El carguero siguió, la tripulación de la barcaza fue trasladada a Rosario, pero la embarcación quedó ahí promoviendo la acumulación de sedimentos. El arraigo de vegetación posterior hizo lo suyo, y se formó la isla que hoy está bajo entredicho por sus usos y probables abusos.

La Isla de los Mástiles es de Santa Fe porque el canal de navegación natural del Paraná, el límite interprovincial, era el que hoy se conoce como Paso Destilería, que la rodea al este. Con la construcción de la conexión vial a Victoria, se dragó el brazo al oeste de la isla, y por allí pasan ahora los buques en atención a consideraciones logísticas. Pero la jurisdicción de la isla no cambió.

 

Comentarios

10