Coronavirus, El Hincha

Básquet puertas adentro

Pidal: “La situación de Ecuador está muy complicada porque la exigencia superó al sistema de salud”

El entrenador rosarino relató cómo se vive el duro curso de la pandemia en las ciudades más importantes de Ecuador y contó que su padre será repatriado desde México a Argentina en las próximas horas


Las noticias que llegan desde Ecuador preocupan, con muchos argentinos desesperados por regresar al país, un panorama desolador globalizado por las cruentas imágenes que se comparten en redes sociales y una situación que parece ser de las más duras de la parte latina del continente.

Tras su trabajo en México en la temporada de la Liga Profesional y su posterior visita a Rosario para visitar familiares y amigos, Juan José Pidal volvió a Ecuador, donde está radicado junto a su esposa e hijo. Desde allí relató cómo viven el curso de la pandemia que tiene encerrado al mundo.

“Nosotros estamos en Quito, y dentro de lo difícil que es la situación, podemos decir que no está tan dura como en Guayaquil. Aquí hay cerca de 400 casos, mientras que en Guayaquil hay más de tres mil casos y muchas de las muertes de todo el país. No todo lo que se muestra es cierto y quizás está un poco exagerado por cómo se reitera permanentemente en redes sociales, pero es verdad que la situación es muy complicada porque los centros de salud no están preparados, ante esta exigencia queda superado totalmente”, relata el entrenador de Leñadores de México, que en Ecuador fue exitoso en Mavort, UTE e Iccan Macas.

“Los chicos no van a terminar las clases en las escuelas, ya avisaron que va a ser tdo online y las actividades se redujeron de manera drástica”, agrega Pepe, quien repasa de qué forma se puede acceder a salir a la calle para comprar sólo lo indispensable: “Se puede salir desde las 5 de la madrugada hasta a las 14 para hacer compras de alimentos, pero el auto lo podés usar una vez por semana. Yo fui a comprar hoy y ahora sé que voy a estar más o menos 20 días sin salir. Por suerte estamos en una casa que está dentro de una propiedad que tiene terreno y no nos sentimos tan encerrados”.

“Aquí se les dio una ayuda a aquellos que no tienen trabajo o no pueden trabajar. Fue de 60 dólares, pero está claro que a la gente no le alcanza”, cuenta el entrenador, quien tiene prevista una serie de charlas vía Zoom y Facebook con la agencia que lo representa, One World, y con la que también están recaudando fondos para colaborar con gente cercana al grupo que no la está pasando bien.

Pero además de la preocupación por su familia más cercana, Juan José se mantiene al habla de manera permanente con su padre Juan Carlos, quien también es entrenador de básquet y en la jornada de este miércoles podía al fin retornar al país desde México. “Estuvo dando unas clínicas en México y como se fueron cancelando vuelo tras vuelo no tuvo forma de regresar a Argentina. Desde hace semanas vive en la casa de unos amigos en una localidad que está a dos horas de Ciudad de México”, explica sobre su padre, quien parece haber encontrado el esperado camino a casa: “Lo llamaron de Cancillería y este miércoles sale un vuelo comunitario a Buenos Aires que luego retornará a México con los varados en Argentina. Una especie de intercambio autorizado. Una vez que llegue a Buenos Aires, los trasladarán a Rosario y ya está todo armado para que se quede aislado en la casa solo”.

A la espera también de las novedades sobre la Liga de México de este año y sin poder trabajar en el armado del equipo, el rosarino sabe que lo importante pasa por otro lado. “Se cambian todo los planes, se hace difícil planificar algo y lo único que podemos hacer es pensar cómo se jugará el torneo, pero está claro que este momento se trata de cuidarnos, esperar y desear que todo se solucione”, cerró Pidal.

Comentarios