Policiales

Testigos sindican a empresario

Pesadilla en gimnasio céntrico: “Ahora voy a buscar el arma y te cago a tiros”

En el gimnasio New Life, de 3 de Febrero al 1300, apareció un hombre ajeno a la clientela que, luego de discutir con el dueño, volvió armado y provocó pánico entre los presentes. “Parecía que iba a ocurrir una de esas masacres en escuelas de Estados Unidos. Por suerte no tiró”, dijo testigo


Hora pico. New Life recibió una violenta visita.

“Parecía que iba a ocurrir una de esas masacres como en las escuelas de Estados Unidos. Por suerte no tiró”. La frase pertenece a una persona que fue testigo de la irrupción de un hombre armado en un gimnasio de calle 3 de Febrero al 1300 en el atardecer de este jueves. Luego de amenazar verbalmente y con una baldosa al dueño del local, el violento visitante volvió a entrar, a los gritos y desencajado, con una pistola calibre 11.25 y el cargador en la otra mano, frente a la desesperación de decenas de clientes. Fueron segundos de mucha tensión en los que parte de las clientes que se ejercitaban se arrojó al suelo hasta que el irascible sujeto se retiró en una camioneta 4×4 BMW color gris.

La secuencia ocurrió este jueves alrededor de las 19.30. Según contó un testigo a El Ciudadano, era la hora pico del entrenamiento y en el local New Life, de 3 de Febrero 1340, se ejercitaban unas 70 personas. En ese momento, un hombre de unos 40 años de contextura musculosa y que no pertenecía a la clientela entró y en el fondo del local charló unas palabras con una clienta. El intercambio no llamó la atención, dijo el testigo. Luego el visitante comenzó a filmar los aparatos de ejercitación, por lo que el dueño del gimnasio le preguntó si era socio –a lo que respondió que no– y le pidió que dejara de filmar. Ante la negativa, el dueño lo invitó a retirarse.

El extraño estalló de furia. “¿A mí me vas a prohibir filmar? La concha de tu madre. Te metiste con el diablo”, se escuchó y entre insultos salió del local, buscó una baldosa y amagó con partírsela en la cabeza al dueño que –coinciden los presentes– prefirió no reaccionar ante las amenazas. “Ahora voy a buscar el arma y te cago a tiros”, dijo y, para la desesperación de la clientela, minutos después volvió al local con una pistola en la mano –que un cliente describió como calibre 11.25– y un cargador lleno de proyectiles. “¡Tiene un arma!”, gritó alguien, y gran parte de los presentes se tiró al suelo, mientras que otros captaron las imágenes con sus celulares.

Fueron segundos en los que el visitante introdujo y sacó el cargador de la pistola en varias ocasiones y apuntó buscando al dueño del local, que había puesto en resguardo su vida escondiéndose en el baño. Acto seguido, el hombre armado encaró hacia una 4×4 marca BMW color gris y fugó. “Un loco total”, describió a este diario un deportista que vivió la escena. Para agregar: “No se puede entender que un tipo en sus cabales haga esto”.

Con el número de patente de la camioneta y filmaciones, desde el gimnasio New Life hicieron una denuncia en la comisaría 2ª, cuyas actuaciones instruye la Fiscalía de Flagrancia. Esa unidad ordenó medidas para corroborar el dato de una posible identidad aportada “y si la persona que tiene ese vehículo a su nombre es la persona que ingresó al gimnasio”, dijo una fuente judicial.

Extraoficialmente se supo saber que el sospechoso es un hombre identificado como Maximiliano B., dueño de un importante bazar céntrico y cuñado de una mediática vedette. Y que en las últimas horas cerró su cuenta de Instagram.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios