Economía, Política

No hay pago sin factura

Perotti y su ministro de Economía detallaron sobre el pago de la deuda tomada en la gestión anterior

Se trata de una cancelación por 125 millones de dólares en concepto de capital y casi 9 millones de dólares en concepto de intereses. Ambos sostuvieron que la demora en la aprobación del presupuesto dificultó las posibilidades de la provincia a la hora de afrontar el compromiso


El gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, junto al ministro de Economía, Walter Agosto, brindaron este lunes detalles de los pagos que debe afrontar la provincia por un préstamo de U$S 500 millones, tomado durante la gestión de Miguel Lifschitz y que implicaron un primer desembolso de U$S 125 millones este año.

En primer lugar, Perotti expresó que desde el gobierno provincial asumieron “el compromiso de la continuidad jurídica que tiene el Estado en su responsabilidad”, pero a su vez, agregó: “En lugar de tener que hacer ese pago de 125 millones de dólares nos hubiese gustado hacer obras nuevas por ese monto. Lo que estamos haciendo es pagar obras que en algunos casos se inauguraron y en algunos casos se empezaron, hoy comienza el pago de la gran parte de las obras realizadas en el período anterior”.

Asimismo, el gobernador aprovechó para hacer referencia a las consecuencias de no haber tenido el presupuesto 2022 con anterioridad, ya que el texto contemplaba la autorización de endeudamiento para comprar dólares y hacer los pagos, pero la prórroga en el tratamiento imposibilitó que se haga con anterioridad.

“No llegamos a tomar ese préstamo, y vamos a tener que salir a tomar estos préstamos ahora, donde la tasa pasó a ser positiva y más alta”, sostuvo Perotti y agregó: “Si hubiésemos tenido Presupuesto en tiempo y forma, buena parte de ese financiamiento hubiese estado tomado a las tasas de diciembre, enero o febrero, pero vamos a tener que tomar esto con las tasas de abril en adelante”.

Asimismo, intentó llevar tranquilidad a los santafesinos y explicó: “Hemos puesto el mayor esfuerzo para poder cumplir las obligaciones de la provincia, no caer en default, no poner en riesgo su estándar de calificación como provincia para acceder a nuevos financiamientos. Lo tratamos de hacer ordenando las cuentas primero, tratando de no detener el ritmo de actividades aún en pandemia, y con un ambicioso programa de obras públicas que estamos desplegando en todo el territorio provincial”.

Por último, anticipó que en los próximos días anunciarán nuevas licitaciones de obras públicas para el 2022.

El detalle

A su turno, el ministro de Economía provincial, Walter Agosto, detalló que la semana pasada se hizo efectivo el pago de 125 millones de dólares en concepto de capital y 8.750.000 dólares en concepto de intereses, que corresponden al primer servicio de deuda del bono denominado SF 23, que equivale al 50% del capital de dicho bono.

“Afrontar el pago de este vencimiento significó un esfuerzo de magnitud para el gobierno de la provincia, en un contexto fuertemente condicionado por la escasez de dólares”, añadió el ministro.

Luego, Agosto ejemplificó la magnitud del desembolso detallando que “en cuatro años la provincia pasó de abonar 2.300 millones de pesos por sus servicios de deuda en dólares, a 23 mil millones de pesos que tiene que afrontar este año, que representan cerca del 3% del gasto público de la provincia”.

Durante su exposición recordó que “en el proyecto de Presupuesto que el Ejecutivo remitió a la Legislatura el 30 de diciembre del año pasado estaba previsto un financiamiento del orden de 17.000 millones de pesos que tenía como objetivo principal a esta amortización de deuda e intereses. “No obstante, el Presupuesto finalmente tuvo aprobación el 17 de marzo, o sea, unos días antes de que este vencimiento operara, por ende, resultaba materialmente imposible que la provincia haya tomado ese financiamiento”, explicó.

Además, el ministro señaló que para no entrar en default, el gobierno de la provincia concretó el pago con parte de su ahorro fiscal, que no tenía como fin afrontar el pago de esta deuda.

El funcionario adelantó que “a partir de la semana próxima la provincia va a procurar hacer efectivas esas autorizaciones de endeudamiento que están previstas en el Presupuesto para recomponer la liquidez y para no subestimar o utilizar recursos que están previstos en el Presupuesto que ahora sí tiene la provincia”.

Del mismo modo, recordó que el bono fue emitido a un plazo de seis años, con una taza de interés de 7% anual en dólares, mientras que el préstamo que el gobierno de la provincia suscribió con la Corporación Andina de Fomento, para el programa de Conectividad de 100 millones de dólares, tiene una taza de interés del 2% anual y un plazo de amortización de 15 años con cinco años de gracia.

Por último, Agosto remarcó: “Al tomar financiamiento en dólares hay que buscar que no altere la capacidad de pago de una provincia, que está evaluada no por el nivel de endeudamiento que pueda tener, sino por los pagos que tiene que ir haciendo luego y ahí lo que entra, además del problema de la devaluación, porque uno toma dólares y genera pesos, está el problema de la tasa de interés”.

Comentarios