Política

Acto de fin de año

Perotti se apoya en sus intendentes y muestra poderío territorial

El gobernador encabezó un acto político en Sauce Viejo convocado por intendentes y presidentes comunales del PJ. Remarcó las acciones en materia de salud y economía: “Podemos cuidarnos y podemos producir”. También se refirió al escándalo del MPA y lo vinculó a “la lucha contra las mafias”.


El gobernador Omar Perotti encabezó este martes un acto político en la localidad de Sauce Viejo convocado por intendentes y presidentes comunales del PJ. La excusa formal fue realizar un “repaso” de su primer año de gestión, pero en los hechos funcionó como un fuerte aval de parte de los mandatarios locales al gobernador, luego de la tormenta política motivada por la investigación sobre juego ilegal que terminó por dividir al bloque de senadores oficialistas.

En su discurso, Perotti hizo hincapié en las acciones llevadas adelante en materia de salud y economía: “Podemos cuidarnos y podemos producir”, señaló en relación al nivel de actividad productiva registrado aún en el peor momento de la pandemia del coronavirus. No hubo alusiones directas al caso Traferri, pero sí un mensaje elíptico en el cual vinculó el escándalo del MPA –con dos fiscales destituidos y procesados– a lo que el propio gobernador definió como “lucha contra las mafias”.

El acto, celebrado en el camping de ATSA en Sauce Viejo, sirvió para que el gobierno exhiba apoyo territorial. Un grupo de intendentes y presidentes comunales viajaron hacia la localidad del departamento La Capital, otros participaron a través de videoconferencia.

También estuvieron algunos ministros del gabinete provincial: Marcelo Sain (Seguridad) Rubén Michlig (Gestión Pública), Silvina Frana (Infraestructura), Danilo Capitani (Desarrollo Social), Jorge Llonch (Cultura), Roberto Sukerman (Trabajo) y Daniel Costamagna (Producción). Y se sumaron además tres de los seis senadores provinciales alineados con la Casa Gris: Alcides Calvo, Marcelo Lewandowski y Ricardo Kaufmann.

Las ausencias más notorias fueron la de la vicegobernadora Alejandra Rodenas, que estaba en el Senado de la Nación en el marco del debate del aborto y la del jefe del bloque de diputados provinciales del PJ Leandro Busatto. Previsiblemente, tampoco estuvieron –ni mandaron adhesiones– los senadores provinciales alineados con el salorencino Armando Traferri.

El acto comenzó con la proyección de un video en el cual se resumieron las principales medidas tomadas por la provincia en el marco de la pandemia y luego se emitieron los saludos que enviaron dirigentes que no pudieron participar en forma presencial: Andrés Golosetti (intendente de Casilda), Luis Castellano (Rafaela), Marcos Castelló (senador del departamento La Capital) y el senador nacional Roberto Mirabella, quien por esas horas estaba participando en el Congreso del debate por el aborto legal.

Mirabella fue el primero en aludir al conflicto institucional que sacude al MPA y al Senado provincial: “Hay muchos que quieren frenar los cambios, pero nosotros estamos convencidos de que tenemos que poner de pie a Santa Fe”. Una alusión que alcanza tanto al senador Armando Traferri como a la oposición provincial.

Tras los saludos, con un fondo de pantallas en las cuales se podía leer el slogan “Santa Fe de pie”, hubo cuatro oradores que precedieron el discurso del gobernador: Carlos de Grandis (intendente de Puerto General San Martín), Marcela del Puerto (presidenta comunal de General Gelly), Alejandro Ruggeri (presidente comunal de Bigand) y Enrique Vallejos (intendente de Reconquista).

 

El año de la pandemia

El gobernador Perotti tuvo a su cargo el cierre del acto. En primer lugar se dirigió a los mandatarios locales y agradeció “la tarea de cada uno de ustedes que este año ha salvado vidas”; ese reconocimiento lo hizo extensivo a los intendentes y presientes comunales de todos los partidos políticos.

Perotti dedicó la primera parte de su discurso a repasar las acciones contra el coronavirus y definió la etapa actual como “la batalla final”. Al respecto, mencionó con orgullo las gestiones que realizó el gobierno nacional para controlar la pandemia: “Apareció la vacuna y empezamos a vacunar en Santa Fe y en todas las provincias al mismo tiempo”.

Luego se refirió al apoyo recibido desde todos los territorios de la provincia: “El peronismo tiene deseos de estar unido y tenemos que mostrarle a la sociedad que estamos trabajado de esta manera. El trabajo de cercanía con la gente es muy positivo para la política”.

“Arrancamos muy mal –continuó el gobernador–. Cuando empezó la pandemia teníamos un tercio de la cantidad de cama de terapia intensiva de las que tenía la provincia de Córdoba. Las medidas de restricción nos permitieron hacer crecer el sistema salud y aumentar en casi un 130% la cantidad de respiradores. Eso nos permitió llegar mejor preparados a momentos muy duros, con el 95 o 96% de las camas ocupadas, por eso es enormemente valorable la prevención y el cuidado en cada uno de los pueblos”.

 

Trabajo y producción

La segunda parte del discurso de Perotti estuvo dedicada a la economía: “Llegamos a fin de año con un nivel de actividad muy importante, la industria está trabajando en un 65% del nivel pre-pandemia y en Santa Fe no se dejó de trabajar”. En ese punto, aludió tanto a los rubros esenciales como a los no esenciales y remarcó los protocolos que puso en marcha la provincia para sostener el nivel de actividad.

“Santa Fe se ha convertido en el centro de atracción de las inversiones, con acompañamiento del Estado para cada uno que quiere invertir y producir. El mismo esfuerzo que pusimos en los protocolos sanitarios lo pusimos para recuperar la actividad productiva en la provincia”, añadió Perotti.

Luego, remarcó el crecimiento de la obra pública en la segunda mitad del año y se refirió en forma crítica a la herencia recibida del gobierno anterior. “Arrancamos con una deuda de 6000 millones de pesos que hubo que pagar. Y hoy tenemos desplegadas obras públicas en todo el territorio. Hemos demostrado que podemos cuidarnos y que podemos producir”.

 

Contra las mafias

En el tramo final de su discurso, el mandatario santafesino reiteró que el conflicto institucional que atraviesa a la Justicia y al Senado no obedece a una interna partidaria; por el contrario, lo vinculó con las materias pendientes de las gestiones del Frente Progresista, sobre todo en materia de seguridad pública.

“La provincia de Santa Fe tiene que reflexionar sobre qué ha pasado, desde cuándo están pasando estos hechos de violencia, de inseguridad, de corrupción, por qué la dirigencia se alejó tanto de la gente, por qué dejamos que esto suceda. Es más fácil buscar el origen en la interna del peronismo en vez de buscar qué pasó en los gobiernos anteriores”, cuestionó el mandatario.

“No hay seguridad posible sino enfrentamos al crimen organizado, a las mafias y al narcotráfico. Y lo tenemos que hacer juntos. Esta es una pelea entre la decencia y la corrupción, no una interna partidaria. La gente no quiere ni impunidad ni privilegios. Podemos gobernar de cara a la gente y esto es lo q molesta, por eso quieren frenar el avance del gobierno”, concluyó Perotti en referencia a la oposición pero también a los senadores de su propio partido alineados con Traferri.

Comentarios