Ciudad

Caso Matías Messi

Peritajes en lancha refuerzan teoría de accidente

Continúa la investigación que lo tiene imputado por portación de arma de guerra. Cotejo balístico determinó que el arma no habría sido usada en hechos ilícitos. La sangre hallada en la embarcación coincide con el material genético del hermano del 10 de la Selección argentina


El 1º de diciembre de 2017 un pescador encontró a Matías Messi en una lancha que flotaba en el medio del río Paraná cerca de Fighiera, a 35 kilómetros de Rosario. La lancha, que no poseía registro, estaba llena de sangre y los policías encontraron una pistola calibre .380. El accidente despertó las sospechas de los investigadores y Messi fue internado por las heridas e imputado por portación de arma. Ahora la Fiscalía Regional indicó que, tras un examen de ADN, se determinó que las muestras de sangre coinciden con el perfil genético de Matías Messi, lo que abona la teoría de un accidente con la embarcación, y que el arma, cuyo origen sigue siendo un misterio, “no habría sido utilizada en un hecho delictivo previo”, según peritajes.

“El examen de perfil genético dio como resultado que la totalidad de las muestras de sangre recolectadas en los 39 sectores, en los que se dividió la embarcación para la toma de rastros, coinciden con el perfil genético de Matias Messi. El examen incluyó rastros recabados en elementos personales, de la lancha y del arma hallada” señaló el área de prensa de Fiscalía. El estudio se realizó a pedido de los fiscales Matías Ocaríz y Lucas Altare en la Unidad Genética Forense del Instituto Médico Legal de Rosario, agregó.

Voceros judiciales expresaron que los peritajes arrojaron que la sangre hallada en la lancha coincide con las lesiones en a mandíbula y paladar que sufrió Messi, lo que refuerzan la teoría del accidente. Sobre la mecánica del siniestro, señala Fiscalía, los peritajes concluyeron que “pudo tener origen en una disminución abrupta de la velocidad producida por golpe o roce con algún elemento contundente. Se relevaron cámaras de seguridad de zona de Pueblo Esther, Fighiera y de club de Pescadores, en donde siempre de lo observó a Matías Messi sin compañía de otra persona. Se tomaron 41 testimonios que coinciden con datos aportados en la declaración de Messi”, consignaron.

Tenencia de arma de guerra

Matías Messi, de 35 años, fue imputado el 3 de diciembre, dos días después del siniestro, por portación de arma de guerra. Fue en una audiencia en el sanatorio donde estaba internado; le dictaron prisión preventiva que, tras el alta, cumplió en su casa. La investigación continúa. Mientras, la Fiscalía informó que las balas secuestradas del fierro calibre .380, que estaba apto para disparar, fueron envíadas al Saib (Sistema integrado de identificación balística) para un cotejo con la base de datos. Este peritaje dio resultado negativo: el arma hallada no habría sido utilizada en un hecho delictivo previo, señaló Fiscalía. A su vez, el dermotest (un examen para buscar rastros de pólvora) dio negativo.

La información concluye que los investigadores esperan resultados de un examen toxicológico realizado al hermano díscolo del 10 de la selección argentina, que ya en 2008 había protagonizado un incidente con la Policía.

Si te gustó esta nota, compartila