Región

País descarrilado

Pérez: hay demoras y piden por los talleres ferroviarios

Ex trabajadores dicen que está “todo listo” para la reapertura de las instalaciones de Rioro. Además advierten que el histórico predio –la planta se comenzó a construir en 1921– está en la mira de intereses inmobiliarios


Ex trabajadores dicen que está “todo listo” para la reapertura de las instalaciones de Rioro. Foto Juan José García

Los talleres ferroviarios Rioro, emblema de la ciudad de Pérez, permanecen cerrados desde mediados de 2017. Unos 75 trabajadores continúan con la lucha para reabrir ese espacio. “Estamos pidiendo que se ejecute la ley que ya está aprobada. Y tenemos todo para que esto se abra”, presionaron dos de los ex trabajadores de la planta, Fabián Laffont y Diego Bordón.

El año pasado el Congreso provincial aprobó la ley de expropiación del predio que está a unos 20 kilómetros de Rosario, y se anunció el interés de un grupo inversor chino, la empresa RCCR, en la reapertura de las instalaciones. Pero el proceso se demora: “Tuvimos la reunión con Alicia Ciciliani (ministra de Producción de la provincia). Dijo que se iba a poner a trabajar. Le llevamos un proyecto de una de las empresas inversoras”, contaron los ex trabajadores.

El predio está ubicado sobre la ruta 33. Allí, cerca del club de golf Mitre, se alzan los históricos talleres que se comenzaron a construir en 1912, para reparar vagones y locomotoras del Ferrocarril Central Argentino.

Los enormes puentes grúa pueden elevar vagones y locomotoras, algo que pocas instalaciones en el país tienen la capacidad de hacer. La maquinaria se había vuelto a poner en funcionamiento a toda máquina a mediados de 2014, con encargos de reparación integral de 10 vagones portacontenedores y 28 vagones de carga cubiertos para el Belgrano Cargas. Por entonces la recuperación se extendió también a los talleres de María Juana y a Laguna Paiva, que con la estatización del ramal de carga y la recuperación de servicios de pasajeros se aseguraba su mejor panorama desde los cierres de ramales en la década del 90.

Pero en 2016 la apertura de importaciones llegó con trenes chinos con el servicio de mantenimiento incluido. Los 71 empleados –menos de la mitad de lo que habían formado la cooperativa para que la planta siguiera en pie tras la devastación de los 90– trabajaron un año más en la reparación de vagones de la línea San Martín y de los subtes de la ciudad de Buenos Aires. Para contrarrestar la baja, empezaron a reparar y fabricar boyas de señalización de la Hidrovía. Pero el gobierno de Cambiemos no había renovado el contrato para la razón natural de los talleres, que es el mantenimiento y reparación de formaciones ferroviarias.

“El reclamo nuestro es que la provincia se ponga al frente para poder abrir los talleres y las fuentes de trabajo que tanta falta nos hacen en la provincia. Tenemos todo. Tenemos la mano de obra calificada, tenemos los talleres”, rogó Laffont.

Y sumó el apoyo del concejal Federico Jolly: “Cuando empezamos a pedir la defensa de los talleres ferroviarios lo hacíamos no solamente por las fuentes de trabajo, sino porque estamos convencidos de que esto es parte de nuestra historia como perecinos. Pérez se fundó al lado del ferrocarril. Es parte de nuestra historia y fue lo que le dio empuje a nuestra ciudad”, sostuvo el edil.

Y advirtió que otro de los objetivos es defender la infraestructura existente de otras apetencias: “Los trabajadores nos han planteado que a estos talleres querían convertirlos en negocios inmobiliarios, no había voluntad de conservarlos. Por su lugar estratégico había muchísimos más negocios importantes que podían hacer. Todo lo que es inversión privada, a nosotros nos parece fantástico, pero no a cualquier precio. El tema de los talleres es innegociable”, concluyó el concejal.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios