Edición Impresa, Policiales

San Lorenzo

Perassi: ocho procesados

Se trata de un empresario, su esposa, una mujer acusada de practicarle un aborto a la víctima y cinco policías. De todos modos los defensores pueden apelar la resolución del juez.


El juez Juan José Tutau procesó ayer a ocho personas en el marco de la investigación del homicidio de Paula Perassi, cuyo cuerpo está siendo buscado en la localidad de Timbúes por el Equipo Argentino de Antropología Forense. El empresario Gabriel Strumia, su esposa y una mujer acusada de haberle practicado a Paula un aborto, además de cinco policías, son las personas que podrían ir a juicio, aunque aún restan las instancias de apelación.

Paula Perassi desapareció en septiembre el 2011. Tenía 36 años y estaba embarazada de su amante Gabriel Strumia. La investigación baraja la hipótesis de que Strumia, su esposa y la otra mujer detenidas en el marco de la pesquisa la sometieron forzosamente a un aborto en el que murió. Y, según esa línea, los acusados hicieron desaparecer el cuerpo y contaron con el encubrimiento de los policías.

El juez Tutau dictó el procesamiento del empresario, su mujer y la encargada de hacer el aborto por la probable comisión del delito de aborto sin consentimiento seguido de muerte de la mujer en calidad de autores.

A todos ellos les dictó también la prisión preventiva. También procesó a los cinco policías por encubrimiento, por favorecimiento personal, y por no haber individualizado al autor o al partícipe de un delito ya conocido, cuando estuviere obligado a promover la persecución penal de un delito de esa índole, agravado por la condición de funcionario público y omisión de los deberes de funcionario público, en concurso ideal, en calidad de coautores.

Además dictó la falta de mérito a cuatro de los policías acusados de sustracción y destrucción de objetos destinados a servir de prueba ante la autoridad competente, falsedad ideológica de instrumento público en concurso real y en calidad de coautores.

De acuerdo con constancias del expediente, Paula Perassi estaba casada, tenía dos hijos y mantenía una relación sentimental paralela con el empresario, también casado.

Siempre según los investigadores, Perassi había quedado embarazada presuntamente de él y, el día anterior a su desaparición, tenía planeado someterse a un aborto con un médico en la ciudad de Rosario, pero la intervención no se realizó porque la mujer padecía una afección ginecológica y podía sufrir severas hemorragias.

Los fiscales creen que el día en que desapareció, la mujer habría acudido a una cita con su amante y luego fue privada de la libertad y obligada a practicarse un aborto, en el que murió, motivo por el cual su cuerpo fue ocultado en algún lugar de San Lorenzo o sus alrededores.

A poco de la desaparición, el empresario sindicado como su amante y un empleado suyo fueron detenidos y luego quedaron procesados en la causa, aunque en abril de 2013 obtuvieron la falta de mérito y quedaron en libertad.

No obstante, el 20 de abril último, ante un nuevo pedido de los fiscales Román Moscetta y Donato Trotta, el juez Tutau ordenó los ocho arrestos, aunque rechazó el del empleado del empresario.

Los cinco policías involucrados en el caso son dos jefes, y otros tres policías de la Unidad Regional XVII de San Lorenzo, quienes fueron procesados por encubrimiento y por desviar desde un principio la investigación.

En tanto, el Equipo Argentino de Antropología Forense busca el cuerpo de Perassi en una cava de Timbúes, al norte de San Lorenzo.

Comentarios