Ciudad, Espectáculos

Este viernes a las 20

Pedro Mairal presenta su última novela en Plataforma Lavardén

El escritor uruguayo llega a Rosario en el marco de la fiesta por los diez años del programa radial Más Tarde Que Nunca, de Radio Universidad.


El escritor uruguayo Pedro Mairal presentará este viernes 19 de agosto a las 20 su última novela, La Uruguaya, en Plataforma Lavardén. La llegada a la ciudad se da en el marco del 10 aniversario del programa radial Más Tarde Que Nunca, de FM Radio Universidad.

Según adelanta el autor a El Ciudadano, su última novela es una road movie escrita en primera persona en la que se cuenta el viaje relámpago de un escritor porteño casa y de clase media al otro lado del Río de la Plata, para cambiar dólares. De paso, se reencuentra con una mujer de su pasado.

“Me interesaba mostrar la Uruguay idealizada del personaje que cruza a buscar dólares y va con la guardia baja. Entra ingenuo sintiendo que todo es bueno. Es como estar en universo alternativo, donde las cosas son parecidas”, señaló.

Mairal es autor de la novela Una noche con Sabrina Love (1998), que fue llevada al cine por Alejandro Agresti; El año del desierto (2005); Salvatierra (2008), y El gran surubí (2013), novela en sonetos cuyo primer capítulo reeditó la Municipalidad de Rosario como parte de una antología de poetas actuales.

-¿Cuánto de la idealización de Uruguay como país más progresista, pueblo más alegre y corajudo, juega en la cabeza de los argentinos?

Mucho. Me interesaba mostrar la Uruguay idealizada del personaje que cruza a buscar dólares y va con la guardia baja. Entra ingenuo sintiendo que todo es bueno. Es como estar en universo alternativo, donde las cosas son parecidas.

-¿Cómo fue hablar de la paternidad no como realización sino como displacer o preocupación constante?

Lucas es padre. Se habla de lo maravilloso de la paternidad, y sin dudas lo es. Hay mucho narcisismo, verse a uno recreado y repetido. Hay algo en el animal humano que se siente muy complacido en la reproducción. Pero nadie habla de lo infernal que es. La idea de ser responsable de otra persona que no sabe valerse por sus propios medios  y el miedo que surge es un costado interesante. Suena hasta desagradecido. Se trata de un tipo frustrado que le echa la culpa al niño y al matrimonio de su propio fracaso como escritor. Cuando no logras bajar a la frecuencia de los hijos, considerás que te sacan tiempo.

-El viaje de Buenos Aires a Montevideo le sirve para enfrentar ideales y ponerse en crisis.

El viaje es transformador como espacio hacia el conocimiento personal. Lucas se topa mismo. Así como enfrenta la Montevideo ideal, con la Montevideo real, a y la uruguaya idealizada con la chica real.

-El libro está en formato de carta dirigida a la esposa. Al protagonista le sirve para volver a escribir, como le recomienda el ex profesor que visita. ¿Cómo construiste la primera persona?

Hay una primera persona confesional. Él está confesando a su mujer. Es autobiográfico y ficcional. Lo logré después de trabajar textos de no ficción como artículos y columnas periodísticas donde contaba cosas personales. O antes en el blog. Hay momentos de stand up, esos mini ensayos donde se bucea exagerando. Haber trabajado el blog y las crónicas me fogueó para ubicar un personaje en una ficción que parece muy verdadera. Hay algo catártico, igual que vemos en las redes sociales. Algo parecido a los stand up del comediante estadounidense Louie CK. Algo de enojo.

-Otros autores calificaron el libro como muy honesto. ¿Qué repercusiones tuviste?

Iba a tener fuerza en la medida que fuera honesto, hasta autodenigrante. Si no está escrito desde la vulnerabilidad es un libro insoportable. El tipo es un tarado que busca saltearse el cepo cambiario en un viaje y meterle los cuernos a la mujer. Esa honestidad es un poco el secreto de la empatía con el lector. Me sorprende que no sólo se identifiquen hombres de 40 años sino mujeres. Esa sensación de asfixia a la familia, que ya no es la tradicional, es sorprendente. Quería mostrar un cambio de paradigma familiar. Por eso, meto al personaje con un pie en cada mundo. Uno en el anterior, y otro en el nuevo paradigma de familias ensambladas, no tradicionales.

-Hay una confesión en el final. El escritor dice que si fuera bueno en su trabajo podría imaginar cómo fue ese día para cada uno de los personajes y saldría de la primera persona.

Es una especie de verdad. Él está muy caído. Por más que intentes conectar, y tengas la facilidad de comunicar, no dejas de sentirte solo y encerrado.

Comentarios