Espectáculos

Actualidad del cine

Paula de Luque: “Es urgente mirar hacia el lado del cine que está en una crisis”

La destacada realizadora, directora de Octubre TV, presenta durante este mes un foco con cuatro de sus películas en la plataforma Comunidad Cinéfila, con una charla junto a Julia Montesoro. Se podrán ver "El Vestido", "Juan y Eva", "Néstor Kirchner, la película" y "La forma de las horas"  


Paula de Luque presenta durante este mes un foco con cuatro de sus películas en la plataforma Comunidad Cinéfila, con una charla junto a Julia Montesoro y, reconocida por su rol activo e identificación política, pide que se preste atención al sector audiovisual, que representa en parte “un acervo cultural”.

“Es urgente mirar hacia el lado del cine que está en una crisis, de la que se puede salvar, pero en gravísimo estado. En principio, por cuatro años de vaciamiento cultural por una ideología de mercado, en la que sólo sirve lo que vende. Yo creo todo lo contrario y entiendo que este gobierno representa al rol de un Estado presente para equiparar esas desigualdades”, dijo De Luque en diálogo con la agencia de noticias Télam.

Comunidad Cinéfila es una plataforma que nació en plena pandemia, heredera del cineclub homónimo, y que mes a mes presenta focos del cine nacional que, en su catálogo, lo acompañan con una cuidada selección de películas dirigidas por mujeres y otras internacionales de Europa, Asía o América latina que, al mismo tiempo, no suelen llegar a los circuitos comerciales que recientemente volvieron al ruedo.

“Estoy muy agradecida de formar parte de una curación tan delicada, hecha con tanto amor por el cine”, dijo De Luque sobre la puesta online de sus elogiadas películas El Vestido, Juan y Eva, Néstor Kirchner, la película y La forma de las horas.

“Se trata de películas que representan cuatro momentos de mi carrera y están muy bien elegidas. Todas son películas sobre el amor, que es lo que a mí me interesa. El Vestido es sobre un amor que no fue, Juan y Eva (sobre la relación entre Juan Perón y Evita) es un amor eterno, La forma de las horas es la historia de un derrumbe amoroso, y en la de Néstor también está su relación con Cristina y la política, que es una de las formas contundentes del amor”, expresó la realizadora.

Para la cineasta, estas cuatro películas representan cuatro puntos de vista sobre el amor y también acerca de los vínculos, “que son los temas que me impulsan a seguir haciendo cine”, expresó. Y ahondó en lo que cree que pueden aportar a la actualidad del país y del cine estos films.

“Creo que lo importante es el cine, tanto mis películas como las de todos los que hacen cine. Las historias que se producen son las propias y en las que después se ven reflejadas las personas. Es donde se produce un lugar de identidad y donde uno se puede mirar. El cine tiene esa magia, y esa pregunta me trasciende. Mi cine aporta mi mirada, como también hay otras miradas. El conjunto de un cine nacional es muy importante porque es parte del acervo cultural”, analizó.

Al mismo tiempo, la cineasta habló acerca de cómo ve el estado actual del cine argentino y cómo cree que se puede salir de la crisis: “En la pregunta está parte de la respuesta. Estamos en una crisis muy grave, bisagra y urgente, porque el cine es entretenimiento pero básicamente es cultura. Es el reflejo de quiénes somos. Está muy bien hacer productos para las grandes plataformas, pero me parece que tendría que haber una cuota de pantalla y un impuesto que las plataformas tengan que pagar, para que ese dinero vuelva a la Argentina para producir contenidos propios, algo ya legislado en Francia. Si no, somos como una colonia. Está bien ser servicio barato de producción, pero eso no remplaza lo que es la cultura propia. Ahora que estamos atravesados por una pandemia, pongo como ejemplo: una cosa es producir la vacuna y la otra es estar a merced de un laboratorio que finalmente es una multinacional. Con el cine pasa lo mismo: o estamos a merced de las multinacionales que nos vienen a contar cómo somos, que tienen el corte final y tienen su relato, y que está buenísimo porque también son puestos de trabajo, pero el cine también es cultura, y eso no se puede comprar en ningún otro lado, es lo que uno fabrica, es soberanía audiovisual. No es mas importante una película que vende un montón den entradas, que una que no. El resguardo de la cultura aporta a la ciudadanía y ahí el Estado tiene que estar presente. Qué es más importante: ¿La saga de Harry Potter o un poema de Borges? Con ese criterio no existirían los grandes realizadores de cine en Argentina. Hoy la urgente es la pandemia, pero también hay que observar el rol de la cultura en momentos de encierro. El cine une y hay que mirar urgente hacia ese lado”.

En este tiempo de encierro, de idas y vueltas de las salas, la directora habló acerca del valor de la virtualidad para poder difundir sus películas. “Yo creo que nada es bueno o malo por si solo, sino cómo se usa. Y con todo lo que tiene que ver con lo virtual se puede usar para banalizar o fortalecer los lazos. Yo creo que se han fortalecido lazos a través de la cultura porque la tecnología lo permite,. Es algo que ha llegado para quedarse. Yo dirijo dos festivales internacionales y Octubre TV y el año pasado alojamos un montón de festivales gracias a que existe internet. Los alojamos y les dimos acceso de forma gratuita. Uno pierde la magia de ir al cine, pero también hay algo bueno de la virtualidad, como llegar a mas hogares y que la gente se pueda enterar. Pero no reemplaza al cine. Son modos que se van incorporando, el mundo cambia, pero no creo que el cine vaya a morir ni que se vaya a dejar de hacer cine”, finalizó.

 

Comentarios