El Hincha, fpt

¿Y el cupo?

Patriarcado a full: de los 33 puestos del Comité Ejecutivo a renovar en AFA, apenas figura una mujer

Se trata de Lucía Barbuto, presidenta de Banfield, y candidata a vocal suplente. Los cupos del Comité tienen que ser ocupados por presidentes o vicepresidentes de los clubes. Con excepción del Taladro, no hay mujeres ocupando esos puestos en el fútbol argentino


El próximo 19 de mayo se elegirán las nuevas autoridades que comandarán los destinos del fútbol argentino por los próximos cuatro años. La lista única, encabezada por el actual presidente de AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, y publicada en el Boletín Oficial el 4 de abril, presenta algunas modificaciones en cuanto a nombres propios y clubes representados, aunque algunas cosas no cambian: faltan mujeres. Son 33 los cargos a renovar, entre presidencia, vicepresidencias, vocales titulares y vocales suplentes. Sólo uno de esos lugares es ocupado por una mujer.

La lista de 10 vocales suplentes la encabeza Lucía Barbuto, presidenta de Banfield, siendo la única presidenta de un club de fútbol. Según un relevamiento de la Coordinadora de Fútbol Feminista, el promedio de representación femenina en las Comisiones Directivas es del 6,1 por ciento. Como consecuencia inmediata, en AFA el porcentaje no podría ser mayor, simplemente porque los cargos en el Comité Ejecutivo son ocupados por presidentes y vicepresidentes de los clubes. Y en esos cargos, en las instituciones deportivas, tampoco hay mujeres. Son justamente los puestos de mayor relevancia, o mejor dicho, de toma de decisiones. Cargos firmantes.

Esta regla, en la que las mujeres escasean en los puestos de poder, se cumple no sólo en el ámbito del fútbol. Pasa en otros deportes y también en las esferas políticas, en las empresas o en los sindicatos.

Lucía Barbuto se convirtió en presidenta de Banfield, también mediante lista única, en el 2018. Pero no fue la primera. En 1971, Natividad Gallego de Marcovecchio asumió la presidencia de Platense. Lo hizo un 7 de mayo, luego de que renunciaran el presidente y el vice del Calamar, ella, como vicepresidenta segunda, tomó el mando del club que por aquel entonces militaba en la Primera División.

Mujeres que hacen historia en los clubes de fútbol

En la búsqueda aparecen otros nombres: El 20 de diciembre de 1995, Edith Pecorelli ganó las elecciones en Temperley (gestionado por la Justicia por la quiebra desde 1991) por el 62 por ciento de los votos. Asumió el 7 de enero de 1996 y cumplió su mandato de dos años. En 2003, Gladys Ruifernández fue elegida presidenta de San Martín de Burzaco, cargo que mantuvo hasta 2008. En 2011, Valeria Cisneros, emprendedora de 34 años, asumió la presidencia de Central Ballester.

“No importa; esto de la mujer en la presidencia de un club de fútbol es como la minifalda. La cosa empieza de a poco, pero al final terminará en gran suceso. En Boca y River también ocurrirá lo mismo, y en buena hora”, decía Oscar Coco Rossi, entrenador del Calamar cuando Natividad tomó las riendas del club, allá por el 71. No pasó ni en River ni en Boca. Incluso, en las últimas elecciones del Xeneize, hace apenas unos meses, entre los 90 nombres que se postulaban para integrar la nueva Comisión Directiva sólo aparecían cuatro mujeres. Ahora, la lista que finalmente ganó encabezada por Jorge Amor Ameal, cuenta con una sola mujer, justamente en el cargo de vocal suplente.

Ninguno de los clubes que figuran en los 33 cargos que se renovarán de la AFA cuentan con mujeres en presidencia o vicepresidencias. Con excepción de Banfield, claro. Las mujeres en los clubes ocupan cargos como Lucía Barbuto en AFA, vocales titulares o suplentes. Por poner algunos ejemplos: en Vélez la comisión directiva cuenta con una mujer vocal titular y tres suplentes. Gimnasia, con dos mujeres como vocales suplentes. San Lorenzo en las últimas elecciones aplicó el cupo femenino en sus listas y actualmente cuenta con tres vocales titulares. En River hay una mujer como vocal suplente en la comisión directiva.

Racing es uno de los pocos que cuenta, por ejemplo, con una mujer en el cargo de secretaria: Bárbara Blanco, hija del presidente de la Academia. Incluso en los últimos días su padre la postuló como su posible sucesora cuando vuelvan a realizarse las elecciones en el club de Avellaneda.

¿Y en Rosario?

Si el Covid-19 lo permite, en diciembre de este año se deberán votar las nuevas autoridades de Newell’s. Por el momento, y por la pandemia, está todo en suspenso. Según el Estatuto, la Asamblea General para llamar a la Junta Electoral tenía como fecha el próximo 19 de mayo, pero no se va a llevar a cabo por dos razones: primero y ante todo no pueden realizarse eventos que impliquen aglomeraciones de gente; y por otro lado la Inspección General de Personas Jurídicas, para convocar a asamblea, está cerrada. Después de que esa Junta Electoral se defina, será el momento de presentar listas y juntar los avales. Es decir, por el momento no se conocen listas, candidatos, y por ende qué rol ocuparán las mujeres en las próximas elecciones.

En la actual Comisión Directiva que tiene como presidente a Eduardo Domínguez, figuraban dos mujeres como vocales suplentes, sin embargo hace un largo tiempo renunciaron a sus respectivos cargos.

En Central hay dos mujeres como vocales titulares, y actualmente las dos están en función dentro de la Comisión Directiva y como responsables de otras áreas. Carla Facchiano es la encargada de fútbol femenino y Geraldine Platero de la Secretaría de Género. El club de Arroyito podría haberse convertido en pionero. ¿Por qué? El cargo de vicepresidente tercero está vacante tras la renuncia de Martín Lucero en febrero de 2019. Y si bien, por estatuto, no existe la obligatoriedad de ocupar dicho puesto, hubiera sido sin lugar a dudas revolucionario que alguna de las vocales suplentes pueda cubrirlo.

Comentarios