Mundo Cooperativo, Suplementos

ESPACIOS DE PRODUCCIÓN COOPERATIVA

Pasos imprescindibles para recuperar un medio y continuar un sueño

El diario “El Correo de Firmat” cumplió 105 años y hace 2 que funciona gestionado por sus trabajadores. Tras negociaciones con la patronal y ante un cierre inminente, nació la idea de conformar una cooperativa y asumir la conducción del medio. Hoy la solidaridad y el compromiso son una labor diaria


El 11 de octubre de este año, el medio gráfico firmatense El Correo de Firmat cumplió 105 años de vida. Dos años atrás estuvo a punto de cerrar pero, para evitar su desaparición, los trabajadores de prensa se organizaron y conformaron una cooperativa de trabajo. El domingo 11 de octubre de 1914 se publicó la primera edición de El Correo de Firmat. Por entonces, el pueblo de Firmat tenía 26 años de vida y un puñado de sueños acunados por hombres y mujeres que lentamente se iban asentando en este rincón de la “pampa gringa” para trabajar, formar familia y desarrollarse. El periódico fue fundado por Fernando y Enrique Toscano. Poco tiempo después se sumó a ellos un amigo de ambos, Juan Alfredo López Jacob. Los tres eran nativos de Pergamino y militantes del partido socialista. Más allá de esta manifiesta pertenencia, el medio nunca funcionó como un órgano partidario.

Formar una cooperativa

Las primeras ediciones se identificaron bajo el lema “Independencia y Cultura absoluta”. En la década del veinte y en los años cincuenta, cuestiones económicas y políticas interrumpieron la salida de El Correo… durante algún tiempo. Sin embargo, siempre logró continuar. En 2014, El Correo de Firmat celebró sus cien años de vida. En ese marco, se renovó la web (creada diez años antes) y varias páginas del semanario comenzaron a salir en color. Dos años más tarde, empezaron a surgir dificultades económicas en la empresa, que se agudizaron a inicios de 2017. Por entonces, la dueña de la empresa planteó la posibilidad de bajar las persianas y cerrar definitivamente las puertas del decano de la prensa del sur profundo de Santa Fe. En este contexto, algunos trabajadores decidieron retirarse y otros empezaron a estudiar qué hacer. Fue así que nació la idea de conformar una cooperativa, evitar el cierre y asumir la conducción del medio.

La mística de un medio

Luego de momentos de tensión y negociación, donde se logró sostener el diálogo, el 29 de junio de 2017, seis trabajadores de prensa de distintos rubros empezaron a ejercer un nuevo modo de trabajo, una nueva manera de vida. Ese día, los trabajadores se pusieron al frente de El Correo de Firmat. Meses más tarde, nació formalmente la Cooperativa de Trabajo El Correo de Firmat Limitada. Desde aquel día, los aciertos y los errores, los logros y los asuntos pendientes, los proyectos y los desafíos, comenzaron a depender de todo el grupo. La responsabilidad comenzó a ser compartida. Solidaridad, democracia, compromiso, dejaron de ser meras palabras y comenzaron a ser un desafío cotidiano, una labor diaria. Inmersos en un país con grandes dificultades y en una ciudad con problemas laborales crecientes, la cooperativa inició la ardua tarea de defender su trabajo, de dignificarlo, de construir un nosotros, de ser un equipo, de recuperar la mística del medio que vio crecer a Firmat y la región, de seguir siendo el medio de comunicación que relata el presente y escribe la historia de las miles de personas que habitan en el sur santafesino. En este camino de empresa recuperada y cooperativa, El Correo… hizo vínculos esenciales con medios cooperativos de la provincia y el país, se sumó a la Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la República Argentina (Fadiccra) y a la red de Medios Recuperados de Argentina. No fue fácil. No es fácil. Sin embargo, la confianza de los lectores, instituciones, profesionales, pymes, actores del Estado y el compañerismo de hombres y mujeres, hizo que el equipo de El Correo…, que trasciende en cantidad a los miembros de la cooperativa, sostenga diariamente con orgullo la decisión de recuperar el medio y ser una cooperativa y de ejercer democráticamente su conducción.

Integración

Desde su conformación, la cooperativa estrechó vínculos con otras instituciones como la comisión de asociados del Banco Credicoop de Firmat, con quienes anualmente realiza una cena cooperativa solidaria a beneficio de vecinales, centros de jubilados, clubes y otros espacios de esas características. También se lleva adelante la elección del alumno solidario, alcanzando a los egresados del nivel secundario. En materia educativa, la Cooperativa El Correo construyó una línea histórica gráfica de la ciudad, que fue entregada sin cargo a todos los alumnos de las escuelas primarias de Firmat. Sumado a esto, se creó el suplemento educativo Caleidoscopio, se promovieron las visitas educativas a la redacción y se comenzó a recibir pasantes de escuelas secundarias para trabajar en proyectos articulados entre cooperativa y escuela.

*Redacción: El Correo de Firmat

Comentarios