Policiales

Femicidio en Villa Minetti

Pasará 16 años en prisión por matar a golpes a su prima

Era la pareja de la prima de la víctima y en noviembre de 2015 la interceptó cuando la adolescente de 17 años caminaba a su casa y le rompió el cráneo a golpes, a parecer a martillazos. El acusado tiró el cuerpo en un camino rural y trató de inculpar al novio. Está detenido desde diciembre de 2015


Un muchacho de 28 años firmó un acuerdo abreviado a 16 años de prisión como autor del crimen de una adolescente de 17 años ocurrido en 2015, en la comuna de Villa Minetti, en el departamento santafesino de 9 de Julio. Juan Carlos Sabán era el primo político de la víctima. La noche de su asesinato, Sabán se acercó a la chica cuando caminaba a su casa, le rompió el cráneo con un elemento de bordes romos –que bien pudo haber sido un martillo–, la cargó en su camioneta y tiró su cuerpo en un camino rural.

A Daiana la hallaron seis días más tarde. Por más de una semana, el sentenciado mandó mensajes de textos con pistas para que hallaran los restos Daiana y dirigió la pesquisa hacia el novio de la muchacha. También participó tanto de la búsqueda como de los pedidos de justicia. La fiscal de Tostado, Sonia Bustos, no dejó ningún indicio sin investigar y descubrió el plan del homicida: detuvo Sabán a principios de diciembre de 2015. En marzo pasado se hizo el pedido de elevación a juicio oral para el acusado, donde Bustos solicitó 20 años de prisión y este sábado el magistrado Alejandro Mognaschi aceptó el acuerdo abreviado que lo condena por homicidio simple, sin que aparezca el agravante de la figura de femicidio.

El caso

Daiana Rocío Altamiranda tenía 17 años cuando la vieron por última vez el domingo 15 de noviembre de 2015. Caminaba por las calles de Villa Minetti, en el norte provincial. Daiana y su familia era oriunda de la localidad santiagueña de General Taboada, ubicada a 90 kilómetros de Villa Minetti, donde se había mudado en el último tiempo. El lunes siguiente a su desaparición, un tío se presentó a primera hora en la comisaría de la comuna para solicitar que la buscaran.

Los habitantes de Villa Minetti y el personal policial junto con los bomberos realizaron una búsqueda incansable de la adolescente, con rastrillajes en poblaciones vecinas y en los campos. El gobierno provincial también puso a disposición dos helicópteros, perros de rastreo, efectivos de Los Pumas y personal especializado.

Pasaron seis días y apareció una pista que le llegó a una periodista de una radio de Tostado, la cual orientó a los investigadores hasta el lugar donde estaban los restos de la joven. Era un mensaje de texto que también deslizaba la identidad del autor del crimen de Daiana: su novio.

Fue así que el 21 de noviembre, los equipos de búsqueda se presentaron el paraje Isleta del Monte, a casi 6 kilómetros al noroeste de Villa Minetti, y hallaron el cuerpo de la adolescente.

El caso quedó a cargo de la fiscal Sonia Bustos, quien ordenó el arresto del novio y pidió una orden de allanamiento para la vivienda del joven de 18 años.

Los indicios contra el novio eran varios: la noche en que Daiana desapareció habían quedado en encontrarse en una plaza y el lugar donde hallaron el cuerpo queda frente al campo donde trabajaba el joven como peón de campo. A esto se sumaron algunos rumores sobre una discusión previa protagonizada por Daiana y su novio.

El informe sobre el resultado de la autopsia del médico forense de la ciudad de Rafaela, Rodolfo Arancibia, arrojó que la muerte de la joven se produjo ese mismo domingo o en las primeras horas del lunes de manera violenta con fractura de cráneo. Los pesquisas también descubrieron que el crimen se había cometido en otro lugar y que el cuerpo había sido trasladado hasta esa zona.

El primo político

En los tres días siguientes al hallazgo del cuerpo, la fiscal rastreó las cámaras de seguridad de donde había sido vista por última vez Daiana y también se interesó por la identidad de quien había enviado los mensajes de texto con las pistas. De esas medidas descubrieron que el esposo de la prima de Daiana estaba implicado.

Era Juan Carlos Sabán, entonces de 26 años. Tras nueve días preso, el joven de 18 años fue liberado y la fiscal ordenó la detención de Sabán luego de que en un allanamiento en la casa del muchacho, ubicada en la localidad santiagueña de General Taboada, hallaran su camioneta Ford EcoSport con la sangre lavada que pertenecía a la adolescente. Los vecinos y familiares estaban conmocionados ya que Sabán había sido un activo colaborador en las búsquedas y también el primero en manifestarse en las marchas para pedir justicia.

Las pruebas

“El proceso de trabajo en estos dos años fue arduo, pero finalmente pudimos lograr pruebas irrefutables de la autoría delictiva de Sabán”, expresó la fiscal Bustos luego del juicio abreviado que fue homologado este sábado y enumeró que a través de las cámaras descubrieron que, ese domingo, Daiana fue interceptada pasadas las 21 cuando caminaba en dirección a su casa por Sabán, quien conducía la EcoSport.

Bustos agregó que “el condenado le dio muerte a la víctima al aplicarle un golpe en la región temporoparietal y base derecha del cráneo con un objeto o instrumento de bordes predominantemente romos, provocándole múltiples fracturas de huesos del cráneo, hemorragia intercraneal y un posterior shock hipovolémico agudo”.

Luego de cometer el delito, Sabán llevó el cuerpo de su prima política a una zona rural que conocía porque realizaba trabajos de fumigación. “Una vez que peritamos el vehículo, no solamente encontramos sangre de la víctima, sino también pupas de insectos como los que se habían hallado en el cuerpo de la víctima”, agregó Bustos.

Los pesquisas remarcaron que desde un primer momento Sabán tuvo intenciones de dirigir la investigación contra el novio de Daiana ya que sabía que el chico trabajaba en el campo que está frente a donde hallaron el cuerpo, como también fue quien deslizó la autoría del novio en el mensaje de texto que le mandó a la periodista de Tostado.

El acuerdo, sin la figura de femicidio

A finales de marzo pasado se llevó a cabo la audiencia previa al juicio oral. En esta instancia, la fiscal pidió la conformación de un tribunal para juzgar a Sabán y solicitó la pena a 20 años de prisión.

Cinco meses más tarde, el magistrado Alejandro Mognaschi aceptó el acuerdo de juicio abreviado que se realizó entre la Fiscalía de Tostado y la defensa de Sabán, que lo sentenció a 16 años de prisión como autor de homicidio simple, sin que aparezca la figura del agravante de femicidio, a pesar de que la relación de parentesco de la que pudo haberse aprovechado el homicida. Aunque en las conclusiones de la fiscal que reprodujeron voceros judiciales justamente destaque esto último: “A raíz de la relación de parentesco entre el condenado y la víctima, este caso afecta a toda una familia. Por esta razón, llegamos a una condena de 16 años que consideramos que es justa –se trata de un delito que prevé penas de entre 8 y 25 años de prisión– a través de un procedimiento en el que se abreviaron los procedimientos y en el que ambas partes dieron su consentimiento”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios