Ciudad, Edición Impresa

Bajo techo

“Para ustedes es la tranquilidad de que se terminó la espera”

El gobernador Miguel Lifschitz entregó ayer 138 viviendas de los planes de la Zona Cero y el Parque Habitacional Ibarlucea.


“Entregar viviendas es un orgullo para este gobierno y para ustedes es la tranquilidad de que se terminó la espera”, celebró el gobernador Miguel Lifschitz al encabezar, ayer, el acto de entrega de 138 viviendas ubicadas en la Zona Cero y el Parque Habitacional Ibarlucea. En cuanto al primero, se trata de una de las últimas adjudicaciones del mayor proyecto con fondos provinciales de las últimas décadas, con casi un millar y medio de viviendas. Los destinatarios de parte de las flamantes construcciones fueron trabajadores de la industria del calzado: se cumplió así con la compensación por la donación de un predio del Sindicato del Calzado de Rosario que se rubricó en 2007. El convenio, firmado hace casi una década, cedió a la provincia el predio que se destinó a la relocalización de quienes estaban asentados en Fuerte Apache, en la zona sur, y a cambio la Dirección Provincial del Vivienda y Urbanismo se comprometió a edificar 250 viviendas para los trabajadores del sector que se comenzaron a entregar ayer. Y también entre los beneficiarios estuvieron agentes de la Policía provincial, afiliados a la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) y familias relocalizadas desde otros sectores de la ciudad por el Servicio Público de la Vivienda y el Hábitat de la Municipalidad.

Los 138 nuevos propietarios y sus familias se dieron cita en el Parque Habitacional Ibarlucea. “Hoy llegan a vivir aquí trabajadores públicos, agentes de la Policía, que con estas viviendas seguramente mejorarán su calidad de vida y les dará tranquilidad para encarar con mayor compromiso su tarea cotidiana”, los saludó Lifschitz.

“Está bueno el barrio, son lindas las casas y es importante tener el lote propio, las cloacas, el agua potable y todos los servicios básicos que se necesitan para vivir dignamente. Pero este barrio tiene todo para la urbanización; está prevista la escuela, el centro de salud, una urbanización pensada integralmente”, enfatizó el gobernador.

Del total de viviendas entregadas ayer, 114 están emplazadas en el Parque Habitacional Ibarlucea: 91 fueron destinadas a familias de miembros de fuerzas de seguridad, que se suman a otras 32 que se entregaron la semana pasada, también a policías pero en el loteo Avellaneda Oeste. Las 23 restantes fueron asignadas a familias relocalizadas desde distintos puntos de la ciudad.

Las 24 unidades restantes están ubicadas en el Polígono VII de la Zona Cero y están destinadas a familias de trabajadores de la industria del calzado, del gremio Uticra y también, a través de otro convenio, a trabajadores de la Uocra.

Las viviendas entregadas se edificaron con mecanismo de construcción tradicional. Todas tienen dos dormitorios, cocina, baño, lavadero exterior, estar-comedor y espacio modular para una futura ampliación. Cada unidad tiene una superficie de 67 metros cuadrados y se emplaza en un terreno de 350 metros cuadrados.

Las viviendas forman parte de dos proyectos. Además del proyecto original de Zona Cero, el Programa Habitacional Rosario Norte, que está prácticamente concluido con 1.443 viviendas, dentro de la zona avanza el Parque Habitacional Ibarlucea: se planificaron 1.033 lotes de entre 200 y 350 metros cuadrados. En ellos se construyeron las flamantes viviendas, aunque la gran mayoría se asignó en el marco del programa Mi Tierra, Mi Casa.

Para ello, el gobierno provincial dotó al predio de agua potable, electricidad, alumbrado público, desagües pluviales por zanjeo y desagües cloacales por sistema autónomo –pozo ciego colectivo– estabilizado de calles, pavimento provisorio de troncales para que circule el transporte, veredas, arbolado y espacios verdes.

Comentarios