Política

Amigos y parientes

Para Lifschitz, lo de sacar familiares “suena a marketing”

El gobernador calificó como "poco creíble" el anuncio realizado este lunes por el presidente Mauricio Macri tras el escándalo con el ministro Jorge Triaca. Aprovechó para responder a las críticas que enseguida, y a tono con la medida, volcó el PRO local sobre el socialismo


La tardía prohibición de colocar a familiares de ministros en otros cargos públicos que anunció el presidente Mauricio Macri tras el escándalo con el titular de la cartera de Trabajo, Jorge Triaca, es “poco creíble” y suena a “marketing”. Eso es lo que opinó el gobernador Miguel Lifschitz este martes, al cabo de una recorrida por la nueva cárcel de mujeres de Rosario, en 27 de Febrero al 7800.

El mandatario santafesino no esquivó la relación con la provincia, aunque aludió a los otros poderes del Estado local. Reconoció que las designaciones de parientes no son exclusivas de la órbita nacional, “sucede incluso en la administración pública santafesina”, concedió para abrir enseguida el abanico: “No sólo en el Ejecutivo”. Así, invitó públicamente al Legislativo y al Judicial a monitorear sus plantas de personal.

“Suena poco creíble o muy a marketing en este momento este planteo tan sorpresivo”, descargó Lifschitz sobre la decisión presidencial que estará más clara este miércoles, cuando se publique la letra chica en el Boletín Oficial. El socialista explicó su escepticismo: “Sobre todo porque viene después de que el propio presidente ha ratificado al ministro Triaca. Parece contradictoria una cosa con la otra”.

El gobernador, de paso, reaccionó así a una embestida del PRO santafesino tras el mediático anuncio nacional que había cursado el diputado provincial Federico Angelini, quien acusó al socialismo de haber hecho del Estado local “un lugar donde meter gente, gente, gente”.

Desinflar lo inflado

Macri salió este lunes a tomar nota del escándalo Triaca, por el que luego del entredicho con su empleada saltaron a la luz las designaciones hechas en el sindicato intervenido por su cartera, Somu, y los parientes que tiene repartidos en la administración pública. Sin embargo, el presidente ratificó al ministro en el cargo. A la decisión de retirar los familiares de los puestos –nada se sabe si será una despedida de la función pública o un enroque con ámbitos públicos de otras administraciones que comanda Cambiemos, como la porteñaa y la bonaerense–, el presidente sumó la orden de reducir en un 25% los cargos políticos nacionales. Esto último fue puesto en contexto por varias organizaciones civiles, al señalar que ése es el porcentaje en que aumentó el plantel el actual gobierno nacional, con lo cual la reducción se transforma en un juego de suma cero.

Si te gustó esta nota, compartila