Edición Impresa, Política

Pelea de bolsillo

Para la CGT “no está cerrada la negociación” con el gobierno

El sindicalista Plaini dijo que todavía “no está descartado el paro” ya que piden un bono de fin de año de 2 mil pesos.


Pese a que el presidente Mauricio Macri desde Roma resaltó “los avances” en el vínculo entre el gobierno y la CGT, el secretario administrativo de la central obrera, Omar Plaini, aseguró ayer que “no está cerrada la negociación” con el Ejecutivo “ni está descartado totalmente el paro”.

Plaini se refirió a la convocatoria al “diálogo para la producción y el trabajo” que realizó el gobierno para el miércoles próximo y señaló que allí la CGT quiere “terminar de definir cuestiones que quedaron pendientes con respecto a la compensación para los sectores privado y público”.

“Estamos pidiendo un bono que parta de los dos mil pesos para sectores privado y público. No está cerrada la negociación ni está descartado totalmente el paro”, aseguró el sindicalista en declaraciones radiales.

En este sentido, calificó como un “avance” la oferta del gobierno de entregar un bono de mil pesos para los grupos familiares que perciban la asignación universal por hijo y para los jubilados que cobran el haber mínimo, así como la exclusión del pago del impuesto a las Ganancias para los aguinaldos de hasta 15 mil pesos, pero aclaró que “falta avanzar más”.

Al ser consultado sobre la reticencia de las empresas privadas a pagar un bono de fin de año similar al que planteó el gobierno, Plaini cuestionó principalmente a Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat Chrysler Automóviles Argentina.

“Si uno lo escucha a Ratazzi tenemos que salir a darle un préstamo, yo le tengo que regalar los diarios, porque está pobre este hombre”, ironizó el líder del sindicato de canillitas.

En el mismo tono, el sindicalista aludió a la cumbre empresarial de Idea y reclamó a los empresarios que “dejen de andar haciendo farandulismo, bailando por ahí, y que atiendan a sus trabajadores que los han hecho millonarios a muchos de ellos”.

“Son millonarios, tiene sus veleros acá nomás, en Punta del Este, se compran corbatas que valen miles de pesos y no le pueden dar un bono al trabajador. Sinceramente a veces no los entiendo, a veces siento que nos toman el pelo”, disparó Plaini.

“Cultura del encuentro”

“Acerca de los avances con la central obrera, eso es parte de esta cultura del encuentro. Por suerte estamos logrando dialogar, entendernos, compartir el diagnóstico: Todos queremos cuidar los empleos que tenemos, generar nuevos empleos, que mejore el salario”, sostuvo por su lado el presidente Macri.

En conferencia de prensa en la Embajada argentina ante la Santa Sede, Macri aclaró que la relación entre el gobierno y la CGT, así como la posibilidad de un paro por parte de la central obrera, “no estuvo en la agenda con el Papa” durante la audiencia privada que mantuvieron en el Vaticano.

“Entendemos que el punto de partida que hemos recibido el 10 de diciembre ha sido complejo, difícil, y sola y exclusivamente por la capacidad de entendimiento y adaptación de los argentinos es que estamos saliendo adelante”, resaltó el líder del PRO.

Y agregó: “Lo que sueño es poder ayudar a que los argentinos usemos todas esas capacidades para crecer y no siempre para superar una nueva crisis que nosotros mismos nos generamos. Este es el camino que estoy proponiendo: reglas claras, previsibilidad, transparencia, la verdad, el trabajo en común, ser parte de la agenda global. Lo único que nos cabe es mejorar. El punto de partida fue muy difícil y quiero agradecerle a los argentinos la capacidad de entender y acompañar”

Asimismo, el jefe de la Casa Rosada insistió en que la Argentina está “entrando en una etapa mejor, pero todavía está lejos de a donde tiene que llegar”.

La ayuda de fin de año debiera ser “para los que menos tienen”

Un informe de la Fundación Mediterránea destacó que la ayuda de fin de año debiera focalizarse en sectores con mayores dificultades. Para los economistas Marcelo Capello, Gerardo García Oro y Vanessa Toselli los segmentos sociales de la población debieran ser considerados al momento de instrumentar acciones reparadoras de las dificultades que dichas medidas pudieran haber provocado.

Los especialistas se preguntaron si resulta conveniente aliviar adicionalmente la carga de los trabajadores que pagan impuesto a las Ganancias en 2016. “O bien, si la política pública debería apuntar a mejorar la situación de los trabajadores formales de menores ingresos, que no han sido beneficiados por los cambios en las Ganancias, al igual que jubilados que perciben la mínima y otros sectores de nulos o bajos ingresos”, expresaron en el informe.

“Si ahora se agrega la eximición del medio aguinaldo, la brecha entre trabajadores de ingresos altos y bajos se seguirá ampliando”, advirtieron los economistas.

Comentarios