El Hincha

La palabra de Di María

“Para hacer un gran Mundial hay que ganarlo”

Al igual que muchos de su misma generación, Di María sabe que Rusia puede ser la última chance de conseguir la Copa del Mundo y no se esconde y afirma que no ganar el título sería un “fracaso”.


Ángel Di María atraviesa otra gran temporada. A pesar de que Paris Saint Germain se llenó de estrellas y parecía perder su lugar, el rosarino tuvo paciencia y elevó su nivel para ser una de las figuras del equipo que, si bien sigue de duelo por la eliminación en la Champions, aspira a conseguir los tres títulos en Francia donde sólo le queda alzarse con la Copa.

Pero la cabeza de Fideo está enfocada en otro objetivo: el Mundial. Al igual que muchos de su misma generación, Di María sabe que Rusia puede ser la última chance de conseguir la Copa del Mundo y no se esconde y afirma que no ganar el título sería un “fracaso”.

El crack del PSG no es una figurita fácil para la prensa, pero se soltó en una extensa charla con el programa Última Jugada, que conduce Nicolás Filomeno y se emite por AM 680 cada noche, y confirmó que no seguirá en París tras la finalización de su contrato en junio de 2019, y aseguró que aspira a jugar en otro club importante de Europa, aunque también confió que la llegada del Kily González a Central es un paso importante para pensar en su vuelta a Central en el futuro.

—¿Cómo analizás tu temporada?

—A principio de año se me hizo difícil por la llegada de grandes jugadores. Sabía que iba a pasar eso, lo planteé al club para que se vean alternativas para salir porque habían llegado jugadores caros que obligatoriamente iban a tener que jugar. Hubo opciones, pero el club no aceptó y me quedé. Se me hizo difícil los primeros dos meses porque jugué muy poco, pero recuperé la chance y no la desaproveché. Y desde enero soy el jugador que más goles hizo y dio más asistencias. Estoy pasando un gran momento y me pone muy feliz.

—Ganaron todo en Francia, pero no pudieron con la Champions, ¿sienten que fracasaron?

—Se invirtió mucha plata por lograr el objetivo principal que es la Champions. Obviamente los otros objetivos son importantes como el campeonato. Porque hay equipos con más títulos en Francia, pero el PSG está obligado a partir de los refuerzos que trae cada año. La Champions no es fácil. No alcanza con tener los mejores, hay que tener un poco de suerte también, se vio en el partido de Bayern con el Real del martes. El Bayern pudo ganar, pero en un torneo tan duro, si fallás, el otro te convierte y quedás afuera. No hay margen de error y a nosotros nos costó.

—¿Dónde te sentís más cómodo jugando en este momento de tu carrera?

—Me siento muy cómodo en las dos posiciones por afuera. En la selección me gusta más jugar por izquierda porque Leo va por la banda derecha para el medio y lo importante es sacarle gente y no complicarlo con jugadores encima. Y además tiene para darme el pase como opción.

—¿Cómo estás de cara al Mundial?

—Me siento muy bien, es un buen momento personal. Todos a esta altura entrenan para el Mundial. Me queda la final de la Copa que es el 8 y después ya no jugamos nada importante. Con Jorge (Sampaoli) hablamos sobre lo que sucede en los partidos. Son charlas con videos positivas que nos ayudan a ganar ese tiempo que no tenemos de entrenamiento.

—¿Te ves en la lista?

—Uno se ve en el Mundial. Estuve durante todo el proceso, hablo con el DT y los ayudantes, me escriben tras los partidos de la Liga, la realidad es que uno siente que estará en la lista. Pero hay que estar preparado para las dos cosas. Hasta que no me vea en la lista, no voy a pensar que estoy.

—¿Creés que se te critica demasiado en Argentina?

—Cada uno puede opinar y decir lo que quiera. Yo escucho sobre mí más críticas que halagos, pero trato de no pensar tanto en eso. Doy lo mejor cada vez que juego en la selección, el que quiere criticar que lo haga.

—Empezaste a trabajar con un psicólogo, ¿te ayudó?

—No tengo problemas en decirlo: me ayudó mucho. Uno sufre por todo esto, necesitaba sacarme un poco las presiones de la cabeza y arranqué justo antes del partido con Ecuador, donde clasificamos al Mundial. Sentí el cambio, me ayudó mucho, me di cuenta de situaciones que no era como yo pensaba, tenía que darme cuenta de lo que logré, del porqué estaba ahí y ahora sólo pienso en ser feliz en la selección.

—¿Te preparás distinto pensando que puede ser tu último Mundial?

—Lo voy a jugar como todos los mundiales. Tratar de hacer lo mejor, darlo todo y soñar con el objetivo de levantar la Copa. Es mi sueño, el de mi familia, el de mi abuela que me va a estar mirando desde el cielo. A mí los hinchas de la selección que me recuerden como quieran. Yo llegué a tres finales, obvio que las perdí, pero les devolvimos la alegría a muchos argentinos, volvimos a poner a la selección donde debía estar. No pudimos lograr el título y eso te hace pensar que no es para vos, pero hicimos que la gente vuelva a estar orgullosa de los colores y eso queda en el recuerdo.

—¿Cuál es el objetivo en Rusia?

—Dejamos la vara muy alta con las tres finales. Y para hacer un gran Mundial lo único que sirve es ganarlo. Sino va a ser un fracaso.

—¿Vas a seguir en PSG?

—No sé lo que puede pasar. Me queda un año y no creo que renueve acá, no porque el club no quiera, pero es algo que no tengo en mente. No sé qué voy a hacer. Sólo me enfoco en el Mundial, como me pasó en 2014. Salen muchas cosas, los clubes saben que estoy en un buen momento y ofertas aparecen, uno quiere seguir compitiendo en un club grande de Europa y pelear por cosas importantes, pero hoy pienso en el día a día.

—¿Extrañás Rosario, el barrio, los amigos?

—Se extraña Rosario. Mucho más cuando hablás por teléfono o te mandan fotos, de las reuniones, de los asados…Es difícil estar lejos. Lo único que tengo en mi cabeza es que en algún momento llegue el final de mi carrera en Europa y volver para compartir con mis amigos todo lo que perdí en estos diez años.

—¿Y Central?

—Central es distinto, es de otro mundo. No tiene comparación con nada. Ni los hinchas ni el club pueden comparar con los otros que jugué. Cuando vuelva lo van a saber todos.

—¿Te imaginás un Clásico con leo Messi enfrente?

—La vida da muchas vueltas, nunca se sabe, no estaría mal. Aunque si yo estoy en ese momento en Central, sería mejor que Leo no esté en Newell’s.

—¿Hablás con el Kily?

—Con el Kily hablo siempre. Desde que me fui de Rosario siempre me mantuve en contacto. Es mi ídolo, la persona que me ayudó cuando debuté, el que me puteaba para que corra, es alguien al que no puedo dejar de agradecerle.

—¿Ayuda a pensar en tu regreso tenerlo en el club?

—Que el Kily esté en el club es algo que ayuda a mi vuelta en algún momento. Era algo que hablaba con él antes de que se sume a Central. Empezar a armar algo importante y tener gente seria como el Kily, que no necesita plata, que no va a poner jugadores por la plata que le den… gente que pueda a empezar a armar algo lindo.

—¿Se puede pensar en tu regreso después de junio de 2019 o es pronto?

—No lo sé. Mi cabeza sólo apunta al Mundial. Me queda un año más acá, no puedo pensar mucho más adelante. Decir algo ahora sería irresponsable de mi parte.

—Se dice que Pocho Lavezzi le está haciendo la cabeza a Mascherano para venir pronto, ¿será así?

—Se habla más de lo que se puede dar. Masche se fue recién ahora a China y firmó por dos años y Pocho renovó ahora. Todo puede pasar, y el trabajo fino de Pocho también. Pero en la prensa se habla demasiado sin saber.

—Por ahí podés coincidir con el Pocho…

—(Se ríe) Si aguanta un poco, quién te dice. Las canas nos están saliendo a todos. Pero por ahora no es algo que vea que pueda pasar pronto.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios