País, Policiales

Consejo de Seguridad Interior

Para expertos en narcocriminalidad, las bandas funcionan con “una lógica empresarial”

Las máximas autoridades que investigan el accionar de las bandas narcocriminales en el país instaron a la Justicia a no conformase con la detención "del último eslabón de la cadena del narcotráfico" y buscar a los cabecillas de estas organizaciones que funcionan con "una lógica empresarial"


Por Ian Werbin / Télam

Las máximas autoridades que investigan el accionar de las bandas narcocriminales en el país instaron a la Justicia a no conformase con la detención “del último eslabón de la cadena del narcotráfico” y buscar a los cabecillas de estas organizaciones que funcionan con “una lógica empresarial”, debido a que persiguen un beneficio económico y mantienen una estructura minuciosamente delimitada”.

“Las organizaciones criminales están divididas exactamente como las empresas. Persiguen un beneficio económico y para eso tienen una lógica igual a las empresas: tienen un CEO, tienen un operador de logística, tienen jefes de seguridad”, remarcó el titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), Diego Iglesias, quien puso como ejemplo a la organización narco de Marco Estrada González, actualmente detenido, que opera desde hace 20 años en el barrio 1-11-14 del Bajo Flores porteño.

El explicación de Iglesias contó con la aprobación del director ejecutivo del Centro de Análisis Comando y Control (CEAC) de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), Maximiliano Lencina, y de José María Valdez, director de la Dirección Antidrogas de Gendarmería Nacional (GNA).

Los tres participaron de un panel del Primer Consejo de Seguridad Interior, en el que Iglesias explicó con detalles el funcionamiento de las bandas narcos que investiga en todo el país.

“Cuando uno va a la 1-11-14, se encuentra con una organización estable, con jefes, segundas líneas, soldaditos, marcadores. En todo este tiempo, nunca cambió la forma de comercializar la droga: siguen utilizando los mismos envoltorios. Prefieren correr el riesgo de que sus colaboradores caigan antes que modificar sus paquetes. Es como que le pidamos a Coca-Cola que cambie su envase”, describió.

Ante esta situación, Iglesias hizo énfasis en la importancia de que “no quedarse con el último eslabón de la cadena del narcotráfico” y perseguir a “los jefes de las bandas narco”, y recordó la detención en 2015 del presidente de la Asociación de Transportistas de Bolivia, José Luis Sejas Rosales, luego de una investigación que contó con la cooperación internacional de distintas agencias de seguridad.

“Teníamos 12 camioneros condenados en Orán, Salta. Cada uno con 100 kilos de cocaína. Raspamos un poquitito, unificamos las causas y llegamos a un conglomerado de 5 empresas de transporte con un solo jefe que estaba en Bolivia, que era el presidente de la Asociación de Transportista del país”, rememoró el fiscal.

Y añadió: “Si nosotros nos quedamos con el camionero, es el último eslabón de la cadena. Los verdaderos jefes están muy detrás de todo eso. Si nosotros queremos hacerle algún daño a la organización criminal tenemos que ir por los eslabones superiores, que son los que toman las decisiones y se produce el mayor beneficio económico”.

Al respecto, el director de la Dirección Antidrogas de la GNA, José María Valdez, sugirió que las investigaciones narcocriminales se realicen “de forma integral”, haciendo énfasis en los movimientos económicos de las bandas vinculadas a la venta de estupefacientes.

“Uno de los grandes logros que obtuvimos junto con la PSA fue pegarles a las estructuras criminales sin un gramo de droga. Todo a partir del beneficio económico que perciben”, aseguró Valdez.

Sobre este aspecto, el titular de la Procunar precisó: “Si tenemos suficiente sospecha de que es ese beneficio económico proviene de una actividad vinculada al tráfico de drogas, también podemos ir por la figura del lavado de activos. Venimos de condenar a los Loza solamente mediante esa figura penal.”

En diciembre del año pasado, el Tribunal Oral en lo Penal Económico (TOPE) 3 condenó a diez personas por los delitos atribuidos al “Clan Loza”, los cuales abarcaron desde la figura de asociación ilícita hasta lavado de activos y contrabando de divisas.

Entre ellos fue condenado a 10 años de prisión Erwin Raúl Loza, a quien el TOPE 3 lo consideró “jefe” de una “asociación ilícita” dedicada al lavado de activos con ganancias provenientes de la comercialización y el contrabando de drogas desde Argentina hacia España entre 2008 y 2018.

“Desde la Gendarmería, investigamos al ‘Clan Loza’ durante 3 años, donde observamos a una estructura criminal que vivía en nuestro país, pero que no realizaba la actividad delictiva propiamente catalogada como delito. Eso hoy lo estamos observando en muchas organizaciones criminales”, redondeó Valdez.

En una investigación de similares características, desde la PSA lograron desbaratar una parte del clan narco “Los Funes” en la ciudad de Rosario, luego de identificar un camión sospechoso de estar vinculado al transporte de drogas, pero que transportaba cigarrillos.

“Toda la organización tenía antecedentes por narcotráfico, pero con relación al narcotráfico nunca pudimos avanzar. Pero se inició una investigación patrimonial y a partir de eso pudimos generar 41 allanamientos y en uno de esos domicilios encontramos 2 millones y medio de dólares y más de 25 autos de alta gama”, detalló Maximiliano Lencina, de la PSA.

Finalmente, Iglesias recalcó la importancia de investigar los bienes asociados al narcotráfico.

“Tenemos que ir por los bienes. El producido de los bienes tienen que tener un destino social. Ya sea a través de las fuerzas de seguridad o distintos organismos del Estado”, concluyó el fiscal.

Comentarios