Ciudad, Edición Impresa

Para evitar el golpe de calor

Los funcionarios del área de Salud a nivel provincial y local, Cappiello y Mangiaterra, difundieron una serie de recomendaciones para alertar a la población sobre los problemas ante las altas temperaturas.

El ministro de Salud de la provincia, Miguel Ángel Cappiello, y el secretario de Salud de Rosario, Lelio Mangiaterra, ofrecieron ayer una conferencia de prensa para difundir recomendaciones para evitar los denominados “golpes de calor” –debido al fenómeno climático con altas temperaturas que se está viviendo en gran parte del país–, entre otros tipos de problemas que puedan afectar la salud de la población.

Durante el encuentro con la prensa, que se desarrolló en el salón Blanco de la sede de Gobierno, en Santa Fe al 1900, las autoridades pidieron a la población extremar las medidas de prevención manteniéndose hidratados y evitando exposiciones prolongadas al sol.

En la oportunidad, el ministro señaló: “Es nuestra responsabilidad como autoridades sanitarias de la provincia y de la ciudad de Rosario hacer las recomendaciones pertinentes a la población ante estas altas temperaturas. Necesitamos que la población sepa cómo cuidarse, cómo prevenirse y evitar los problemas que pueda ocasionar este clima”.

“Necesitamos que se difundan estas recomendaciones para que la gente las conozca y sepa cómo actuar”, dijo Cappiello, y en este sentido describió que los principales síntomas a los que “la gente tiene que estar atenta es la cefalea, la falta de transpiración, el dolor muscular y el agotamiento”.

  El titular de la cartera de Salud aconsejó “tomar mucho líquido, un líquido que está al alcance de todos como es el agua, porque hay quienes toman alcohol, el cual no hidrata, sino que aumenta la diuresis, que es contraproducente ante estas altas temperaturas”.

Cappiello dijo que “afortunadamente no se han registrado muchos casos en la provincia, sólo algunas consultas, de las cuales ninguna requirió internación”, y explicó que los sectores más vulnerables son “los menores de un año, los mayores de 65 y las personas con enfermedades crónicas que están medicadas: diabéticos, hipertensos, cardíacos, entre otros; esta gente en particular no debe estar mucho tiempo al sol y debe tomar agua permanentemente, y ante cualquier manifestación tiene que hidratarse y consultar al médico”.

Por su parte, Mangiaterra indicó que la Municipalidad de Rosario “desde hace varios días está haciendo recomendaciones” a la población. “Hasta ahora hemos tenido muy pocos episodios vinculados a las altas temperaturas. Por suerte los ciudadanos han escuchado las recomendaciones y se están cuidando”, señaló.

El secretario de Salud insistió en que en ningún hospital municipal ni provincial se registraron situaciones graves, aunque aclaró que siguen “manteniendo en alerta” tanto a la gente como al personal sanitario.

Para intensificar la campaña, el Ministerio de Salud distribuye folletería en la que destaca las medidas para evitar los golpes de calor. Allí se recomienda tomar abundante líquido (agua o jugos naturales) aunque no se tenga sed; a los lactantes, darles el pecho más veces en el día; bañarse y mojarte con frecuencia; evitar juegos y actividades físicas intensas; no es aconsejable consumir bebidas alcohólicas; elegir lugares frescos para descansar; usar ropa amplia, liviana y de color claro; sentarse o recostarse en casos de mareos.

Los grupos de riesgo son “aquellas personas propensas a sufrir golpes de calor: ancianos, niños y quienes trabajan o hacen ejercicios en ambientes calurosos”, indicaron desde la cartera sanitaria.

Las señales que dan cuenta de un golpe de calor varían y pueden incluir temperatura corporal extremadamente elevada (superior a 39 grados); piel enrojecida, caliente y seca; pulso rápido y fuerte; dolor de cabeza palpitante; mareo, náuseas, confusión y pérdida del conocimiento. “Si se observa alguno de estos síntomas puede que se trate de una emergencia, por lo que debe pedirse a alguien que solicite ayuda y  asista a la víctima tratando de enfriarla”, aconsejaron.

En caso de que aparezcan estos síntomas, “se debe llevar a la víctima a un área sombreada y enfriarla rápidamente utilizando cualquier método disponible, como sumergir a la persona en agua fría, rociarla con agua fría con una manguera de jardín o aplicarle compresas de agua fría. También se puede envolver a la víctima en una sábana mojada y abanicarla vigorosamente; no ofrecerle de beber si está inconsciente y conseguir asistencia médica lo antes posible”, indicaron.

 Alerta naranja

 En la conferencia de Cappiello y Mangiaterra se abordaron aspectos relacionados con la declaración, por parte del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), del “alerta naranja” por la ola de calor que afecta a gran parte del país e implica graves riesgos para la salud.

Tanto el SMN como la cartera sanitaria nacional indicaron que el “alerta naranja” se emite cuando las temperaturas mínimas no descienden de los 24 grados y las máximas alcanzan los 35 grados durante un lapso de siete días. Se pronosticó que esos elevados registros se mantendrán, al menos, hasta mañana.

Desde el viernes 22 rige el alerta amarillo, que al pasar a naranja implica un aumento del riesgo de mortalidad diaria de entre un 30 y un 60 por ciento (el alerta amarillo va del 10 por ciento al 30 por ciento, según los expertos).

Comentarios