Política

Elecciones 2019

Pañuelo verde en la mesa de Granata: “No fue una provocación”

La auxiliar de mesa que se volvió viral por tener puesto el símbolo del aborto legal cuando votó la mediática antiderechos habló con "El Ciudadano": “Fue una coincidencia, yo llevo el pañuelo verde a todos lados. Ella tenía el celeste y para mí no es algo malo sino en lo que cree"


La foto se viralizó en minutos. En el centro y un poco a la derecha de la imagen, Amalia Granata esperaba primera en la cola para votar en la mesa 4266 de la Facultad de Ciencias Médicas de Rosario. A la izquierda, la auxiliar de mesa María Pía Kohlbrenner la esperaba con la lista de electores en la mano. Tenía el pañuelo verde en el cuello y una sonrisa en la cara. Granata la miraba con un gesto incómodo que rozaba la desaprobación. La mediática que se volvió una abanderada de los autodenominados provida no iba sólo a votar: buscaba un lugar en la Legislatura santafesina como precandidata a diputada por el Frente Unite, que intenta canalizar al sector identificado con los pañuelos celestes.

La imagen recorrió las redes sociales de todo el país durante la tarde del domingo de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (Paso) de Santa Fe, el primer escalón de cara a las generales de junio. “Fue una provocación”, salió a decir enseguida el líder de Unite y pastor evangélico Walter Ghione.

Horas más tarde y apenas terminó el escrutinio de su mesa, Kohlbrenner contestó: “Llevo el pañuelo a todos lados y voto en la misma mesa que Granata. Fue una coincidencia. Ella tenía en la cartera el pañuelo celeste y eso para mí es su forma de pensar, no una provocación”.

María Pía Kohlbrenner no esperaba la repercusión mediática que tuvo la foto. Tampoco esperaba la foto. El domingo por la mañana fue a la Facultad de Ciencias Médicas después de recibir el llamado para ser auxiliar de mesa. Unos días antes charlaba con su hijo de 20 años sobre la situación política y tomó la decisión de que quería participar de las elecciones ayudando en el escrutinio. Se anotó y le dijeron que había muchos anotados, pero finalmente la llamaron. “Yo no milito en ningún partido. Tengo ideas políticas claras, y decidí ir porque me parece importante participar”, contó en diálogo con El Ciudadano.

Según contó, Granata llegó por la mañana, alrededor de las 10. Las dos votaban en la misma mesa, que incluía a los apellidos con las letras G y K. Apenas la precandidata la vio con el pañuelo le cambió la cara. “No me hizo ningún comentario. Me llamó la atención porque la gente que va a votar es muy amable. Yo no tenía experiencia, era la primera vez en una mesa, pero sé que cuando van los candidatos saludan, se sacan fotos y agradecen a la gente que hace esa tarea al menos de compromiso. Ella se puso muy nerviosa. No nos saludó y se fue rapidísimo. Se olvidó el documento y el comprobante de voto y tuvimos que decirle. Para nosotros fue gracioso, nada más”, dijo.

Horas después una foto que habían sacado los asesores de Granata empezó a viralizarse en las redes. Kohlbrenner estaba sorprendida por la repercusión. “Nosotros no sacamos la foto. Los candidatos van con fotógrafos”, aclaró y agregó: “Para mí es importante decir que no fue una provocación. Uso el pañuelo porque es en lo que creo como un montón de mujeres que lo usan. También llevo a todos lados el pañuelo naranja. Ella tenía un pañuelo celeste en la cartera y para mí no fue una provocación porque es en lo que cree”.

Kohlbrenner tiene 49 años. En la mesa 4266 era la mayor. Trabaja en un negocio de ropa que ella misma diseña y es profesora de yoga. Tiene dos hijos, una adolescente de 14 años y un varón 20. Para ella la jornada del domingo fue de alegría. Su sonrisa en la foto es un reflejo. “Estaba contenta porque era la primera vez que estaba en una mesa y me gustó mucho ayudar en las elecciones”, explica.

Mientras pasaban las horas, a Kohlbrenner empezaron a llegarle mensajes de todos lados. “Seguramente lo viralizaron para decir que era una provocación. Yo no quiero ser funcional a las ideas Granata ni de su partido sobre el aborto porque pienso distinto. Pero también recibí mensajes de un montón de gente que no conozco felicitándome. Un gesto muy simple como llevar el pañuelo generó una repercusión increíble y habla de que este tema no se cerró el año pasado”.

Cuestión de empatía

El pañuelo verde de Kohlbrenner no fue el único en las Paso en Santa Fe. Durante la votación miles de mujeres de distintas edades llegaron a las escuelas con el símbolo de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito atado en la mochila o la cartera. Kohlbrenner vio a muchas en su mesa.

Para ella llevar el pañuelo verde es una cuestión de empatía. Cuando ve a otra mujer que lo tiene atado en la muñeca o en el cuello siente que están sintonizadas pensando en sus pares que necesitan una ley para no morir. “Hay una conexión con la otra que está pensando lo mismo por el bien de alguien que no conocemos, alguien que está en una posición de desventaja, de dolor y de todo lo que pasa una mujer que tiene que abortar en condiciones inseguras. No hay provocación. No es una grieta. No pienso desde ese lugar”.

Abanderada de los celestes

En las Paso santafesinas Amalia Granata busca por segunda vez busca un lugar en la Cámara de Diputados provincial. Este año lo hace a través del frente Unite que se convirtió el partido que representa a los autodenominados provida, con el pastor evangélico Walter Ghione a la cabeza. Ya en la madrugada de este lunes, los números mostraban que la mediática había hecho una muy buena elección, con el 9,5 por ciento de los votos. “Demostramos que los provida estamos y que seguimos en carrera”, dijo el domingo por la noche.

Ghione fue uno de los encargados de viralizar la foto con el mensaje de que era una provocación de Kohlbrenner. El pastor viene impulsando en la provincia y el país el armado de los pañuelos celestes. También fue asociado con la campaña “Con mis hijos no te metas”, que busca dar marcha atrás con la ley de Educación Sexual Integral (ESI) sancionada en 2006. La corriente nació en Perú y llegó a la Argentina el año pasado, después del rechazo en el Senado del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). No es la única ley a la que se oponen. También van en contra de la identidad de género, el matrimonio igualitario, la ley de protección integral de niñas, niños y adolescentes e incluso el divorcio.

Candidatura en veremos

Más allá del buen resultado electoral, el futuro de la candidatura de Granata es incierto. Cuatro días antes de las Paso el titular de su partido, José Bonacci, decidió retirar las listas a las categorías provinciales. La posibilidad de que la mediática pueda competir a título personal deberá ser resuelta por la Secretaría Electoral. Según trascendió, Bonacci decidió retirar las listas de Diputados, Senadores y Gobernador porque Granata lo había denunciado penalmente por intentar introducir sin su consentimiento a su esposa en la lista. El frente Unite ha sido usado como sello de figuras sin estructura partidaria. En las legislativas del 2017 fue aprovechado por Jorge Boasso, a quien habían dejado afuera de Cambiemos.

Comentarios

10