Coronavirus, Política

Restringen movilidad

Pandemia: el área metropolitana de Buenos Aires, la mayor preocupación ante el pico de contagios

La Capital Federal y el conurbano, en alerta por el aumento de casos, el crecimiento del número de pasajeros en trenes, subtes y micros, y del hecho que ya está ocupado el 60% de las camas en los hospitales bonaerenses. Limitan el transporte, desde este viernes, sólo para trabajadores esenciales


El Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba) encendió alertas en las últimas horas en el gobierno, a partir del aumento de casos de coronavirus, del crecimiento del número de pasajeros en trenes, subtes y colectivos y del hecho que ya está ocupado el 60% de las camas de los hospitales bonaerenses, en una instancia cercana a lo que se presume como el pico de la pandemia.

Por eso, la nueva restricción a la circulación en el transporte público -adelantada este miércoles por el presidente Alberto Fernández-, que entrará en vigencia este viernes, busca poner freno a la movilidad de las personas y, por ende, contener una mayor dispersión del virus.

La vicegobernadora de la provincia de Buenos Aires, Verónica Magario, consideró este jueves que la medida es “fundamenta para parar la circulación” de personas en el AMBA, pidió a la población ser “solidaria” y entender que se está atravesando “el momento más crítico” y advirtió que en el conurbano “el 60% de las camas de hospitales están ocupadas” y en el total de la provincia, el “50%”.

El gobierno nacional dispuso que, desde la 0 hora de este vieernes, sólo los trabajadores de las 24 actividades declaradas esenciales en el marco de la pandemia podrán viajar en el transporte público en la zona del AMBA, mientras que el resto -considerado exceptuado- puede seguir circulando e ir a trabajar, pero no podrán hacerlo por esa modalidad.

El presidente Alberto Fernández había adelantado la medida este miércoles, en una entrevista que concedió a Telefé, y este jueves el ministro de Transporte, Mario Meoni, aclaró que los trabajadores de servicios esenciales “no deben renovar el permiso de circulación”, pero sí el resto, es decir los que están encuadrados como “trabajadores no esenciales”, a través de la aplicación Cuidar.

El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, admitió este jueves que se prendió “un alerta” por el aumento del número de usuarios de transporte público, pero aseguró que “la ciudad está estabilizada en un rango alto” de contagios por día, que oscilan los 500 y 550 casos nuevos diarios.

“La evolución de contagios es sólo uno de los datos que tenemos en cuenta” a la hora de endurecer o flexibilizar las medidas, explicó Larreta y consideró como un “motivo de preocupación” el crecimiento de la movilidad de las personas en el AMBA.

Según estadísticas de la ciudad de Buenos Aires, hubo un 6% más de viajes en trenes (165.000 viajes) y subtes (63 mil personas por día) y un 4% en colectivos (casi 2,5 millones de pasajeros), en pocos días y en comparación con la semana pasada.

La ministra de gobierno bonaerense, Teresa García, evaluó este jueves que “en los últimos 20 días el tráfico se desmadró” y alertó con que “cada vez se reduce más el tiempo de multiplicación de casos”, algo que “se ve en el número de infectados y muertos”.

En declaraciones a radio FM La Patriada, García evaluó “correcta” la decisión de que sólo los trabajadores esenciales utilicen el transporte público porque, dijo, “en los últimos 20 días el tráfico se había desmadrado”.

“Entiendo la angustia y el cansancio, todos tiene ganas de salir a hacer alguna actividad, pero estamos en el pico de crecimiento del virus. Cada vez se reduce más el tiempo de multiplicación de los casos y ello se ve en los números de infectados y muertos”, enfatizó.

Con la misma percepción, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, entendió que se está “entrando en la etapa más difícil” de la pandemia y pronosticó: “Lo que no hagamos bien hoy, lo vamos a sufrir en los próximos 15 o 20 días”, dijo en una entrevista con Futurock.

La provincia de Buenos Aires ya superó los 15.300 casos de Covid-19, con algo más de 400 muertes desde marzo pasado.

Este jueves se endurecieron los operativos de control en el transporte público y en los accesos a la ciudad de Buenos Aires. La mayoría se centró en Lomas de Zamora, La Matanza, Avellaneda, Esteban Echeverría, Vicente López, San Miguel, San Martín, José C. Paz y Florencio Varela.

También hubo vigilancia al tránsito en la autopista Panamericana, en los ramales Pilar y Campana, y en el ingreso desde el sur, en el Puente de la Noria, y en la autopista Riccheri.

Las estaciones cabeceras de los trenes metropolitanos, como Constitución, Once, Retiro y Chacarita, fueron otros de los puntos controlados.

El secretario General de Unión Ferroviaria, Sergio Sasia, pidió este jueves “mayor presencia de la fuerza pública” en las estaciones de trenes para “reforzar los controles de pasajeros” y así contender el avance del coronavirus, algo que -dijo- es conversado hace tiempo en reuniones mantenidas con Transporte.

Comentarios