Edición Impresa, Política, Últimas

Palanca para la inversión

El Estado, con el respaldo de la banca pública y privada, promueve créditos dirigidos a pymes de la agroindustria. Fisfe firmó convenio con el Banco de Santa Fe y quiere oportunidades de financiación.

La demanda no se detiene, los niveles de consumo siguen en alza y los sectores industriales de la provincia piensan en proyectos de inversión para mejorar su oferta. El 2010, poscrisis internacional, fue un año de carreteo para pequeñas y medianas empresas locales, y este año quieren levantar vuelo. Los recientes anuncios de líneas de créditos blandos que promueve el Estado con el respaldo de algunos bancos pretenden hacer crecer las alas de la cadena de valor mediante el financiamiento de inversiones, y así generar fuentes de empleo que retroalimenten el dinamismo económico.

La Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe) y el Nuevo Banco de Santa Fe firmaron esta semana un acuerdo de colaboración con el interés de “fortalecer relaciones institucionales recíprocas y brindar mayores servicios de oportunidades de financiamiento para todas las industrias asociadas a la entidad fabril”.

“El propósito es facilitarle al empresario pyme o grande el acceso al crédito a través de este banco que tiene sucursales en toda la provincia, para poder mejorar la oferta, ganar terreno en el mercado interno pero también conquistar mercados externos”, indicó el presidente de Fisfe, Carlos Garrera, a El Ciudadano. “La idea es que el empresario pueda completar la papelería que pide el banco, que lo tenga en carpeta, y que el banco conozca al empresario, al cliente”, agregó.

Según el titular de Fisfe, “la demanda sigue creciendo y muchos empresarios trabajan al límite de la capacidad instalada, entonces es necesario un proceso de inversión para seguir avanzando y tecnificarse, y ya no alcanza con el capital propio y por eso se busca el crédito”.

Garrera destacó las líneas especiales de financiación, a una tasa subsidiada entre el 8 y el 9 por ciento, que promueve el Estado nacional para los sectores productivos. “Es una buena medida para el desarrollo del sector primario. Es compatible con un país que crece”, sostuvo.

Por otro lado, el Fondo del Bicentenario que desde el año pasado distribuye el gobierno nacional –en Santa Fe ya se repartieron 357 millones de pesos– inyecta divisas en pymes, sobre todo ligadas al sector de la agroindustria. A fines de marzo la Secretaría Pyme de la Nación desembarcó en Las Parejas para presentar líneas de financiamiento destinadas a industrias del centro y sur de las provincias de Santa Fe y Córdoba, polo de la maquinaria agrícola.

Esta región conforma un cluster que incluye en su nodo central a Las Parejas, Armstrong, Las Rosas y Marcos Juárez, pero se extiende hacia Venado Tuerto, Firmat, Rosario, Bell Ville y Monte Maíz. El sector genera 60 mil puestos de trabajo –directos e indirectos– y produce el 60 por ciento de la maquinaria agrícola del país.

“Santa Fe produce el 50 por ciento de la maquinaria agrícola y concentra el 60 por ciento de las exportaciones”, destacó el ministro de la Producción provincial, Juan José Bertero. El sector industrial de Las Parejas, localidad con 14 mil habitantes, cuenta con casi 200 pymes que generan 2.304 empleos metalúrgicos en un parque industrial de 150 hectáreas, según el Ministerio de Industria nacional.

“El sector de la maquinaria agrícola está en plena expansión. Es importante disponer de líneas de créditos a mediano y largo plazo. Pero la dificultad no es tanto el crédito, que hay buenas líneas del Bicentenario, sino acceder al crédito. Hay muchas empresas que todavía están golpeadas por la crisis financiera, y eso hace que no dispongan de los requisitos que pide el banco o que no sean una cartera elegible”, dijo Bertero a este diario.

“Cuando hablamos de maquinaria agrícola todos pensamos en el núcleo de Las Parejas, Armstrong, Las Rosas o  Marcos Juárez”, planteó el ministro de la Producción, y siguió: “Pero en Reconquista, Avellaneda o en Sunchales hay producción de maquinaria agrícola, sector que genera muchísimos empleos indirectos”. Un acuerdo entre el Ministerio de la Producción de la provincia y el Inta permitió otorgar esta semana una línea de créditos para pequeños y medianos productores y emprendimientos familiares de producción agroindustrial de los departamentos 9 de Julio, Vera, General Obligado, Garay, San Javier, San Justo y Centro-norte de San Cristóbal. Los créditos funcionarán bajo el esquema de fondo rotatorio. Según informó el gobierno, esta línea de créditos favorecerá a productores primarios y elaboradores (los que producen y agregan valor); elaboradores (que agregan valor a materias primas de terceros); y cooperativas de trabajo. El destino de los fondos será para inversión en bienes de capital (utilizados para producir otros bienes) y capital de trabajo.

Comentarios