Espectáculos

Regresa "Bang Bang...! y somos historia"

Pablo Razuk: “Nos reímos del deseo se ser exitosos a toda costa”

El actor, director y docente habla de la nueva versión de la comedia de los 90 que se suma este viernes al exitoso ciclo municipal "Un verano fresquito" y que protagonizan Federico Giusti, Mariano Rey, Ariel Fumis, Fernando Soto y Juanchi Vidoletti


Después de un exitoso enero con dos montajes que viernes y sábados llenaron cada función en el Teatro Municipal La Comedia, Bang Bang…! y somos historia, una exitosa propuesta surgida originalmente a finales de los años 90, que mezclaba en dosis acertadas los entretelones de un policial de impronta criolla con una comedia bizarra regresa este viernes en una versión aggiornada para inaugurar el segundo mes del ciclo municipal Un verano fresquito 2019.

La obra se revela como una mezcla disparatada de las comedias nacionales e internacionales de detectives donde todo lo que pueda salir mal, saldrá mal. “Son caricaturas reconocibles de detectives y hampones del cine de todos los tiempos en el contexto de una comedia de acción que apuesta a la risa como gran objetivo”, adelantan desde el equipo artístico.

“Esta reposición viene del año pasado y la idea era poder llegar al ciclo municipal porque es una gran vidriera y además ha quedado la sala muy caliente a partir del éxito de las obras que se presentaron en enero”, adelantó el actor, director y docente rosarino radicado en Buenos Aires, Pablo Razuk acerca del regreso de Bang Bang…! y somos historia, premio ACE 1998 al mejor espectáculo de humor en su versión original que lo contó como actor, a partir de un texto que lleva la firma de Wilfredo Van Broock y Martín Gervasoni.

Con las actuaciones de Federico Giusti, Mariano Rey, Ariel Fumis, Fernando Soto y Juanchi Vidoletti y la asistencia de dirección de Julieta Pretelli, la propuesta, “busca romper con los parámetros de una comedia habitual”, dijo Razuk. Y agregó: “Este es el espectáculo de humor que nos gustaría ver desde la platea, con situaciones disparatadas de esos personajes algo grotescos que son típicos de la televisión argentina de otro tiempo y también de cierto cine clásico de humor, pero también hay en estos personajes algo de Tarantino; en esos personajes prevalece la alquimia de juntar un poco de acción, porque hay tiros, con muchas entradas y salidas y mucha adrenalina. El espectáculo es una gran parodia en la que, en el fondo, estamos hablando de la necesidad de trascender que tenemos todos los seres humanos, de «ser historia», como alude el título, aunque en este caso lo contamos desde el humor. Hay también en esos personajes algo que los acerca al teatro, a entrar allí y encontrarse con una sala llena de espectadores que finalmente son los testigos de lo que pasa”.

Una comedia de acá

Arraigada en el imaginario colectivo, la posibilidad de una salvación mágica que llega de un día para otro es una constante del pensamiento criollo, y muchas veces los protagonistas de esas historias cotidianas, como los personajes de Bang Bang…! y somos historia están teñidos de ese deseo como también lo está el capitalismo. “Sucede que el capitalismo insiste con esta fantasía que establece que la gente se tiene que salvar sí o sí, es casi una obligación; no sólo en la Argentina sino en todo el mundo tenemos miles de ejemplos de cosas disparatadas que ha hecho la gente frente a ese afán de salvarse. Creo que la televisión es un manifiesto de eso, porque la pantalla chica está llena de gente que tiene como una única intención tratar de salvarse. Sin entrar en el terreno más antropológico, la obra, en relación con ese deseo de salvarse, tiene algo que es bastante común; en ese punto, los espectadores se ven muy reflejados y en un clima casi familiar: nos reímos del deseo se ser exitosos a toda costa en medio de una comedia de acción que es un género que casi no existe como tal”.

Con buena estrella

“Esta es una comedia sobre unos muchachos que insisten con ser lo que no son, porque por más que uno sea exitoso, ser lo que no sos ya es una derrota. Y es un formato que ha trascendido y se ha mantenido vigente en todos estos años”, sostuvo Razuk acerca del disparate que implica la propuesta que se estrenó en España, Venezuela, Costa Rica, México, Colombia, Cuba y Uruguay, entre otros destinos, y fue aplaudida por miles de espectadores en la Argentina.
“Entiendo que eso pasa porque hay algo que tiene que ver con el registro de humor que propone, que llega al público de una manera directa”, completó el director.

Un premio, un camino

“De la primera etapa de la obra, recuerdo muy bien aquél premio de la Asociación de Cronistas del Espectáculo (ACE) –continuó Razuk–, porque hicimos mucha fuerza, trabajamos muchísimo como siempre lo hacemos los que venimos del teatro independiente para lograrlo; llegamos en un momento a tener la sala siempre llena y un día aparecimos nominados al ACE con Los Macocos y Les Luthier y al otro día lo habíamos ganado. Y ahora, en este tiempo, en el rol de recuperar la obra como director he tenido la suerte y el ojo de armar un equipo maravilloso, porque además se vuelve muy difícil dirigir una obra cuando aún tenés muy fresco y encarnado el hecho de haberla actuado”.

“Una de las cosas que decía Juan Carlos Gené es que el 80 por ciento de una obra de teatro es el casting, que no es otra cosa que esa capacidad de elegir al actor que podrá representar lo que vos querés contar”, dijo finalmente Razuk, actor de vasto recorrido, a punto de viajar nuevamente a España con sus imperdibles unipersonales Severino (la otra historia), sobre la vida del anarquista Severino Di Giovanni, y Padre Carlos, el rey pescador, sobre el cura Carlos Mugica, con los que, según adelantó, en marzo estará de regreso en Rosario.

Para agendar

Bang Bang…! y somos historia se presentará este viernes, a partir de las 21.30 (y los viernes 8, 15 y 22), en La Comedia, de Mitre y Ricardone, con entradas populares que se pueden adquirir en la boletería de la sala o a través de 1000tickets.com.ar

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios