Edición Impresa, Política

Otro día D en Paraná Metal

La autopartista continuará en manos privadas, pero los sueldos los pagará el Estado. Sigue el corte en la autopista aunque levantaron bloqueos en caminos alternativos. Hoy a las 15 se firmaría el acuerdo.

La autopartista Paraná Metal seguirá en manos del empresario Cristóbal López y reabrirá sus puertas para volver a producir, aunque el Estado nacional se hará cargo del 95 por ciento de los salarios. El gobierno propuso abonar 1.900 de cada 2.000 pesos que cobren los operarios durante un año, lo cual conformó a la compañía y a los trabajadores, por lo que hoy a la tarde se sellaría un acuerdo definitivo entre las partes.

El acuerdo que el ministro de Trabajo Carlos Tomada tiene entre manos contempla que el Estado nacional también se haga cargo del cien por ciento de las indemnizaciones de quienes decidan retirarse de la autopartista emplazada en Villa Constitución.

Una vez que se abran las puertas de la fábrica, ingresarían a trabajar en pleno 300 operarios, de la plantilla de 900, y otros 78 contratistas que prestarán servicios tercerizados. El resto, unos 600 trabajadores, permanecerá bajo un régimen de suspensiones rotativas por seis meses y otros seis meses fijos, cobrando 2.000 pesos, con un plan de reinserción laboral progresivo.

En ese marco, los trabajadores de la autopartista decidieron ayer sostener el corte de tránsito en la autopista Rosario-Buenos Aires ante un inminente acuerdo con la firma MyS, aunque despejaron los caminos alternativos.

El fin al conflicto se viene postergando hace dos semanas dado que los operarios y los dueños de la autopartista villense no se ponen de acuerdo, principalmente en el plazo por el que tendrá vigencia el acuerdo. Hoy, desde las 15, se espera una definición cuando las partes vuelvan a encontrarse en el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Tras 32 días de cortes intermitentes en la autovía Rosario-Buenos Aires y zonas aledañas, los operarios decidieron ayer levantar la protesta de los caminos alternativos para no afectar a los automovilistas y transportistas. Por ello, quedó normalizado el tránsito en las intersecciones de las colectoras con la ruta provincial 21, pero los trabajadores aclararon que no dudarán en dar marcha atrás en su decisión en caso de que no haya acuerdo final.

Comentarios