Edición Impresa, Mundo

Otro ajuste en España para tranquilizar a los mercados

El presidente del gobierno anunció privatización de dos aeropuertos y otras medidas de liberalización.

El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció ayer la privatización de los dos grandes aeropuertos del país y otras medidas de liberalización, en el marco de un nuevo paquete de ajuste destinado a calmar las turbulencias financieras y aliviar la persistente presión sobre la deuda española. Además de las privatizaciones, el plan incluye la supresión de la ayuda de 426 euros a los desocupados de larga duración y una rebaja fiscal para las pequeñas y medianas empresas, así como actuaciones en materia de empleo, explicó en jefe del Ejecutivo en la habitual sesión de control al gobierno en el Congreso.

El paquete de ajuste, que debe ser aprobado mañana, tiene como objetivo calmar los mercados para evitar un contagio tras el rescate financiero de Irlanda, igual que ocurrió en mayo cuando se rescató a Grecia y el gobierno español aprobó el mayor recorte de ayudas sociales de la historia democrática.

“El gobierno va a adoptar mañana (por hoy) un paquete de medidas para beneficiar la inversión económica y el empleo que van a favorecer especialmente a las pymes”, pequeñas y medianas empresas muy afectadas por la crisis, anunció el primer mandatario.

En tanto, el subsidio mínimo por desempleo de 426 euros al mes para quienes agotaron la prestación por desempleo –que dura un máximo de dos años–, “dejará de estar en vigor”, indicó el dirigente socialista, cuando el desempleo en España ronda el 20 por ciento de la población activa debido a la crisis.

Esta ayuda, aprobada durante la crisis debido al fuerte aumento del desempleo, entró en vigor en agosto del año 2009 y lo estará hasta febrero de 2011.

El paquete también incluye la privatización parcial de la gestión aeroportuaria y de la agencia estatal de lotería.

“Vamos a privatizar el 30 por ciento de la sociedad estatal de Loterías y Apuestas del Estado que se va a crear” y “vamos a dar entrada en la gestión de los aeropuertos y en la prestación de los servicios aeroportuarios al 49 por ciento de capital privado”, agregó Zapatero.

En este marco “la gestión del aeropuerto de Madrid y Barcelona será privada a través de un régimen concesional”, precisó el mandatario socialista.

También anunció varias medidas de ayuda a las pequeñas y medianas empresas como rebajas fiscales, la ampliación del concepto de pequeña empresa, lo que “va a beneficiar a 40.000 pymes”, y la “reducción de plazos, costes y obstáculos para crear una empresa”.

El sábado último, Zapatero se dijo dispuesto a “acelerar las reformas” económicas, para tranquilizar a los mercados. Pero el lunes la Comisión Europea dijo prever que la economía española sólo crecerá 0,7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2011, casi la mitad de lo que prevé el gobierno (1,3 por ciento), por lo que no podrá cumplir su objetivo de reducir el déficit hasta 6 por ciento, sino sólo hasta 6,4 por ciento.

El objetivo final es que dos años después el déficit no supere el 3 por ciento del PIB fijado por la Eurozona.

Culpan a la Merkel

Por otra parte, según la prensa española, la ministra de Economía, Elena Salgado, acusó veladamente a la canciller alemana, Angela Merkel, de aumentar las turbulencias de los mercados, lo que encarece la deuda emitida por España.

Salgado aseguró también que estas medidas no alterarán los objetivos del gobierno de rebaja del déficit y que crearán empleo.

En los últimos meses las instituciones internacionales indicaron que las reformas hechas en España hasta ahora eran insuficientes y pedían más cambios.

Durante este año, el gobierno de Zapatero recortó los presupuestos, bajó los sueldos de los funcionarios, adoptó una reforma laboral, congeló las pensiones de jubilación, eliminó ayudas a las madres y a la compra de viviendas y quiere aumentar la edad de la jubilación a los 67 años.

Respuesta y críticas

Poco después del anuncio de Zapatero, la bolsa de Madrid se animó, tras las pérdidas de los últimos días, y la subida superaba el 4 por ciento.

Por su parte, el principal sindicato español, Comisiones Obreras, denunció que las medidas son “antisociales” y se han tomado “para contentar a los mercados financieros”.

Comentarios