Ciudad, Edición Impresa

Fuera de peligro

Otras dos nenas mordidas y son 20 chicos en 2 meses

Así lo reveló la directora del Vilela, que advirtió que la mayoría fueron víctimas de sus mascotas; una pequeña de 8 años de Rosario y otra de sólo 3, de Pérez, se reponen de heridas.


Dos nenas de tres y ocho años fueron internadas el fin de semana pasado en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela tras ser atacadas por perros en distintos episodios. Ambas, con diversas heridas, evolucionan clínicamente bien y se encuentran fuera de peligro, según confirmó la directora del hospital, Viviana Esquivel. La profesional reveló, al referirse a los nuevos casos, que en los últimos dos meses ingresaron al hospital 20 casos de pequeños mordidos por canes, y advirtió que “la mayoría” fueron atacados por sus propias mascotas.

Esquivel explicó que en el mismo día “ingresaron dos niñas con diferentes cuadros de gravedad y que en ambos casos se hicieron suturas, se les colocó la vacuna antirrábica y siguen un tratamiento con antibióticos”.

La directora del hospital se refirió a las dos pacientes que “ingresaron el domingo pasado por mordeduras” de perros. “La nena de 8 años es de Rosario, está clínicamente estable y en su tercer día de tratamiento con antiobióticos. Tiene lesiones en el muslo izquierdo, pierna derecha y zona interglútea. La otra niña, de 3 años, es oriunda de Pérez y tuvo heridas en el cuero cabelludo leves, y también está en su tercer día de antibióticos. Las dos con una buena evolución”, detalló Esquivel.

La madre de la nena de 3 años, Yolanda, contó que un ovejero alemán atacó a su hija mientras estaba dentro de un supermercado de Pérez. “Sentí un grito de mi hija más grande y de la más chiquita. La más grande lo sacó a patadas. Corrimos y la encontramos toda ensangrentada. Pregunté de quién era el perro y me dijo que era de la dueña del súper que lo tenía para seguridad”, contó. En tanto, Verónica es la mamá de la nena de 8 años –de zona noroeste– y explicó que semanas atrás había rescatado de la calle a un perro de raza bóxer y lo había llevado a su casa.

“La nena salió a sacudir un mantel al patio y el perro la atacó. Le salvó la vida mi otra hija de 14, el perro no la soltaba. La siguió hasta la cocina, ahí le agarró el pie a la de 14 y cuando logró soltarla le dijo a la hermana que corra. Pero estaba lastimada ya”, dijo.

Ambos perros, tanto el ovejero alemán como el bóxer, están vacunados, al cuidado de cada uno de sus propios dueños y bajo observación de un veterinario.

Con todo, la directora del Vilela llamó a los padres a “tomar concienciade la tenencia responsable” de mascotas. “Tienen que tener un lugar en la familia, que sociabilice con los chicos y compartir cotidianeidad familiar. También darle una buena alimentación, vacunarlos y prevenir enfermedades”, concluyó Esquivel.

Comentarios