El Hincha, Rugby

Cuatro Naciones

Otra vez, el rosarino Teo Castiglioni fue figura en Argentina XV en el Sudamericano en Uruguay

Como en el debut ante Chile, el polifuncional back formado en Gimnasia y Esgrima tuvo una destacada actuación, aportó 16 puntos (2 tries y 3 goles) para que el seleccionado argentino derrote con comodidad a Brasil por 40 a 15 en la segunda fecha del Cuatro Naciones que se disputa en Montevideo


El rosarino Teo Castiglioni, la gran figura del triunfo de Argentina XV sobre Brasil por 40 a 15. Crédito: Gentileza Prensa Sudamérica Rugby.

Otra vez, como ante Chile en el debut, el rosarino Teo Castiglioni fue la figura en el triunfo de Argentina XV. El back formado en Gimnasia y Esgrima aportó 16 puntos (dos tries y tres conversiones) para que el combinado albiceleste derrote a Brasil por 40 a 15, por la segunda fecha del Sudamericano Cuatro Naciones, que se disputa en Montevideo.

Si bien es cierto que el seleccionado que dirige Ignacio Fernández Lobbe mejoró notablemente respecto de la pobre actuación ante Chile en el debut, el rival de ayer es de menor jerarquía que los Cóndores. La diferencia en el marcador debería haber sido más abultada, así como también debió haber marcado más diferencias en el juego. El domingo se medirá ante Uruguay y cerrará su participación en el certamen que organiza Sudamérica Rugby.

El arranque no fue el mejor para Argentina XV, que tuvo un desatención en defensa y lo pagó con un try debajo de los palos. Pero llegó la respuesta criolla no se hizo esperar: Castiglioni marcó el primer try argentino luego de un movimiento continuado de los forwards, tras el cual el back rosarino apareció en apoyo y sólo lo detuvo el ingoal.

A partir de ese momento, el combinado argentino dominó las acciones, impuso condiciones y sometió desde el scrum a la verdeamarela. Y pese a cometer infracciones y errores no forzados, el triunfo albiceleste nunca corrió riesgo y terminó apoyando un total de seis tries (Ignacio Ruiz -2-, Castiglioni -2-, Matías Osadczuk y un try penal).

Argentina XV volvió a ganar, en esta oportunidad tuvo una mejor actuación colectiva, comparada con la realizada frente a Chile. Los siete meses de inactividad, sumado a la presión de ser candidatos generan presión en los jugadores argentinos, es un buen punto de partida para el futuro, aunque si este equipo quiere ser campeón del Cuatro Naciones, deberá mejorar, porque en el último encuentro se medirá con Uruguay, el rival de más complicado.

“Necesitábamos cambiar la imagen del otro día con Chile. Por momentos lo hicimos, pero nos falta un montón. Cometimos muchas indisciplinas. Hay que bajar la cantidad de penales y trabajaremos en eso para tener un partido de mejor calidad y más volumen de juego con Uruguay el domingo para jugar 80 minutos de buen rugby y no de a ratos. Había chicos muy jóvenes, había que economizar las energías y tuvieron la chance de expresarse en una cancha y de demostrar por qué están acá”, analizó Fernández Lobbe, head coach de Argentina XV.

Mientras que el experimentado Javier Ortega Desio expresó: “Estamos muy contentos como equipo. Si bien no tuvimos un buen primer partido, hoy planteamos lo que queríamos. Sabíamos nuestras fortalezas, las debilidades de Brasil, tratamos de someterlos por el pack de forwards y creo que dio resultado. El trabajo de los forwards fue fundamental, construyendo de a poco, tratando de tener nuestras pelotas de calidad y haciéndolas difíciles en las formaciones a Brasil. Va a ser difícil con Uruguay: ellos son muy pasionales como nosotros y siempre salen lindos partidos”.

Argentina XV formó con: Francisco Minervino, Ignacio Ruiz, Lucas Favre, Federico Gutiérrez, Franco Molina, Lautaro Bavaro, Santiago Ruiz, Javier Ortega Desio, Joaquín Pellandini, Santiago Mare, Matías Osadczuk, Teo Castiglioni, Tomás Cubilla (c), Leopoldo Herrera y Martín Cancelliere. En el complemento ingresaron: Martín Vaca, Javier Díaz, Estanislao Carullo, Rodrigo Martínez, Ramiro Tallone, Lautaro Bazán Vélez, Juan Pablo Castro, Facundo Ferrario, Mateo Carreras, Juan Cruz Pérez Rachel y Santiago Portillo.

Comentarios