Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Otra señal que alerta sobre el nivel de violencia familiar

Por Diego Montilla.- La Defensoría del Pueblo recibió en lo que va del año 186 denuncias por malos tratos en Rosario.

En lo que va del año el Centro de Asistencia ala Víctimay al Testigo del Delito, dependiente dela Defensoríadel Pueblo de la provincia de Santa Fe, ha recibido 186 denuncias por situaciones de violencia familiar, 9 por violación o abuso deshonesto, 63 por problemas familiares y 3 por maltrato conyugal en la ciudad. Si bien es difícil cuantificar la cantidad de casos totales –ya que muchos nunca llegan a ver la luz y se mantienen ocultos por varias razones, la principal por miedo– desde el área aseguran que se viene registrando año tras año “un crecimiento inexorable” de los mismos, tanto en el núcleo  del ámbito familiar como en las distintas instituciones del Estado. Además, como dato positivo señalaron que la gente se anima más a dar a conocer los casos, especialmente las mujeres, frente a la aparición de distintas campañas y de instituciones especializadas para tratar la problemática y  combatirla. Como contracara, lo que aparece es que los ancianos son uno de los sectores más perjudicados y los que más dificultades tienen para dar a conocer su infierno personal.

El director del centro, Guillermo Benetti, comentó a El Ciudadano que las situaciones de violencia que se registran se han ido incrementado en los últimos cinco años y más fuertemente aún en los dos últimos años. “En nuestra institución lo más frecuente son los casos de violencia contra la mujer, también tenemos muchas presentaciones de violencia contra los niños y un sector paradigmático que sufre todo esto es el de los ancianos. Estos últimos son uno de los sectores más perjudicados y los que más dificultades tienen para dar a conocer sus situaciones. Las personas mayores suelen sufrir generalmente agresiones por parte de sus propios familiares, tienen pocas chances de defenderse y también para movilizarse y denunciar lo que están padeciendo”, explicó.

Las distintas campañas, la presencia cada vez mayor de instituciones intermedias abocadas a la problemática hacen que cada vez más personas que se encuentran presa de situaciones violentas se animen a hacer pública su situación. “Esto es algo que viene pasando y tienen mucho que ver los resultados positivos que se están dando en el tratamiento de los hechos de violencia. Acá es importante aclarar que lo ideal es poder detectarlos a tiempo. La violencia va creciendo y si los casos son tomados en un comienzo son mucho más fáciles de resolver que si se los toma en un estado avanzado. Si bien los que suelen salir a la luz son los casos que ya han terminado, de lo que se trata es de conocer las situaciones de violencia cuando estas comienzan o cuando no están en un grado muy avanzado”, remarcó.

La violencia se ejerce –según contó Benetti– con mucha frecuencia en el ámbito familiar y también en las instituciones del Estado. “Acá hay que hablar tanto de malos tratos por parte dela Policíacomo en gran cantidad de reparticiones públicas. Por lo general somos generadores de violencia y esta no se presenta de una sola forma, hace su aparición con mil caras. La violencia que tiene más prensa es la física pero también ejercen violencia quienes conducen temerariamente un auto, el peatón que cruza a mitad de cuadra o el empleado de la oficina pública que trata mal a las personas que tienen que realizar un trámite y se lo rechaza de mala manera, entre muchos otros casos. Las condiciones para que estemos sumergidos en una sociedad violenta están y esto debe ser combatido”, continuó.

“¿Qué atención se le brinda a las personas que se acercan a denunciar?”, se le preguntó más adelante. “Nosotros somos un grupo interdisciplinario que le damos al conflicto un tratamiento integral. No somos investigadores de hechos ilícitos o de violencia, somos auxiliares de la persona para asesorarlo y que sepa cuáles son sus derechos. Lo que hacemos con la víctima es darle las herramientas para que pueda salir de esa situación, tanto con asistencia psicológica como social y jurídica. Para que se pueda resolver el conflicto lo primero que hay que hacer es salir de él siempre previendo las consecuencias que esta acción traerá aparejada”, destacó.

“Nosotros trabajamos de lunes a viernes de8 a18 en la sede dela Defensoría, en el pasaje Álvarez, en el subsuelo. Estamos con atención permanente para todos aquellos que quieran acercarse. Y si la persona tiene una situación que no puede esperar y no está dentro de ese horario o días debe realizar la denuncia en la fiscalía de turno en los Tribunales provinciales. Lo importante es que nadie que esté pasando por esto pierda un minuto más. El tiempo en estos casos es precioso y muchas veces vital”, concluyó.

Comentarios