Ciudad, Edición Impresa

Pulseada

Otra conciliación con Coto, que debe dar marcha atrás

El Ministerio de Trabajo mantendrá la medida por 15 días y la empresa retomará a los cesanteados.


Tras una audiencia celebrada en la mañana de ayer, el Ministerio de Trabajo provincial dictó una nueva conciliación obligatoria para la empresa Coto, que deberá reincorporar a los 22 trabajadores que no pudieron ingresar a sus puestos de trabajo el martes último. La conciliación prevé además que el gremio de Empleados de Comercio no realice ninguna medida de protesta durante los próximos 15 días hábiles, período en el que estará vigente la medida prevista por la cartera laboral.

Luego de que el pasado sábado venciera la conciliación obligatoria dictada en el marco de los despidos que Coto, Carrefour y Jumbo habían ejecutado previo a la puesta en vigencia de la ley del descanso dominical, la empresa de capitales nacionales redobló su apuesta e impidió este martes el ingreso de 21 empleados a las sucursales, los mismos que habían sido despedidos dos meses atrás.

También el martes, el gremio de Empleados de Comercio se movilizó hasta la puerta de la sucursal de Urquiza al 1600 como medida de protesta. En tanto, en la mañana de ayer se celebró una nueva audiencia en la cartera laboral local, donde se dictó una conciliación obligatoria por los próximos 15 días, por lo que los empleados cesanteados deben regresar a sus puestos de trabajo.

“Como sindicato, mantuvimos la posición de que estos trabajadores fueron despedidos arbitrariamente porque la conciliación culminó el viernes a las 24; ellos ingresaron a trabajar el sábado, trabajaron el lunes y ayer (por el martes) no los dejaron ingresar. Es otra situación de despidos donde, mientras las otras empresas que estaban en conflicto resolvieron el problema de sus empleados, Coto continúa empecinado en presionar a la Justicia y sigue manoseando a sus trabajadores con estos despidos arbitrarios”, señaló el delegado del gremio, Juan Gómez.

En la audiencia estuvieron presentes representantes del sindicato, trabajadores de Coto y dos abogados en representación de la firma que, según expresó Gómez, no tenían la nómina completa de los despidos. “Fue una pobre presentación de la empresa con respecto a lo que estaban argumentando. Refutamos que hubiera crisis sabiendo que el lunes inauguraron una nueva sucursal en Capital Federal y anunciaron 2 mil puestos de trabajo en cuatro nuevas sucursales en el gran Buenos Aires. Coto es una sola unidad económica, por lo tanto si hay crisis se traslada a todas las sucursales”, agregó Gómez.

En tanto, uno de los delegados de la empresa advirtió el malestar que están viviendo los trabajadores al ser la tercera vez en cinco meses que la cadena les envía un telegrama de despido. “Un 70 por ciento está en período de prueba. Habían entrado cinco días antes del primer despido en junio con la intención de usarlos políticamente y exponerlos creando falsas expectativas de estabilidad laboral”, indicó Alejandro Galeano, quien señaló que los empleados pertenecen a las cinco sucursales y sólo la minoría de los despedidos contaba con tres o cuatro años de antigüedad.

“Queremos que la empresa los deje de usar, hay mucha bronca porque acá hay familias que dependen de ellos y es la tercera vez que los despiden en el año”, concluyó el delegado.

Comentarios