Edición Impresa, Sociedad

Sociedad

Osteoporosis, la enfermedad silenciosa que ataca los huesos

Una de cada cuatro mujeres mayor de 50 años padece este mal y tendrá una fractura a lo largo de su vida.


En el marco del Día Mundial de la Osteoporosis, que se conmemoró ayer, asociaciones médicas recordaron que es una enfermedad del esqueleto, que se caracteriza por una disminución de la masa ósea, lo que genera una situación de fragilidad y un aumento del riesgo a sufrir fracturas. En general, afecta a mujeres posmenopáusicas y a adultos mayores de ambos sexos, por lo que se prevé un aumento de los casos según aumente la expectativa de vida de la población.

Catherine Crow, miembro del servicio de Reumatología del Hospital Alemán, explicó que “las fracturas relacionadas con la osteoporosis generalmente ocurren en la muñeca, en el hueso situado entre el hombro y el codo (hueso húmero), las costillas, las vertebrales y la fractura de cadera (hueso fémur)”.

Estadísticas

En la Argentina, la tasa anual de fractura de cadera para la mujer es de 298 por 100 mil habitantes y en el hombre de 118 por 100 mil habitantes. El 40 por ciento de los pacientes que se fracturan la cadera han tenido previamente otra fractura. “El estudio Latin American Vertebral Osteoporosis Study (Lavos) refleja que 16,2 por ciento de la población evaluada, mujeres mayores de 50 años, había sufrido un fractura vertebral”, indicó Crow.

La especialista afirmó que la osteoporosis es “una enfermedad silenciosa”, ya que “una de cada tres fracturas vertebrales no se presenta con dolor y no motiva una consulta médica”.

“Pueden pasar desapercibidas. Sin embargo, su detección es de suma importancia ya que la fractura vertebral previa aumenta la posibilidad de que la persona tenga otra fractura”, indicó la médica.

Crow afirmó que “la osteoporosis se puede presentar sin causa aparente, o también asociada a otras enfermedades, a la toma de medicamentos, o al consumo de tabaco y alcohol en exceso”.

¿Por qué ocurre?

La especialista comentó que “el esqueleto está en continuo cambio a lo largo de nuestras vidas, con formación de nuevo hueso y reabsorción del mismo”.

“La eliminación ósea ocurre en mayor o menor medida según nuestra edad, alimentación, estado hormonal, exposición a medicamentos y actividad física”, añadió.

La experta destacó luego que, en situaciones normales, “una persona adquiere masa ósea desde el nacimiento hasta alcanzar un nivel adecuado, o máximo, que se llama pico de masa ósea, alrededor de los 20 y los 25 años”.

“En edades medias de la vida en la mujer, alrededor de los 40 y 50 años, y 10 o 20 años más tarde en el hombre, comienza a perderse más hueso que el que se forma”, puntualizó.

La médica comentó que algunas personas “pueden presentar una mayor tendencia a padecer fracturas, por ejemplo, cuando algún familiar ha sufrido una fractura de cadera, sobre todo en la madre o la abuela; tener bajo peso, o un índice de masa corporal inferior a 20”.

Igualmente, dijo que “otro factor de riesgo es presentar menopausia temprana (dejar de menstruar antes de los 45 años), el antecedente personal de haber tenido una fractura y poseer una baja masa ósea”.

“En algunas mujeres, la pérdida de masa ósea es más rápida, acelerada y puede detectarse por análisis de sangre, siendo esta situación otro factor de riesgo para sufrir fracturas”, agregó.

Sobre las medidas de prevención, Crow manifestó que “en la juventud, es fundamental adquirir hueso en cantidad y calidad suficiente a través de una adecuada dieta rica en alimentos con calcio, vitamina D (exposición solar) y actividad física, evitando o corrigiendo de esta manera los factores de riesgo”.

“El diagnóstico de la osteoporosis se puede realizar mediante un examen médico denominado densitometría ósea (DXA), radiografías de columna dorsal y lumbar, análisis de sangre y orina, según el caso. El tratamiento debe ser individualizado y va dirigido a prevenir la ocurrencia de fracturas óseas”, aseguró.

En la actualidad existen guías médicas para la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la osteoporosis, de la Sociedad Argentina de Osteoporosis (SAO) y otras sociedades médicas como la Asociación Argentina de Osteoporosis y Metabolismo Mineral Óseo (AAOMM) y la Sociedad Argentina de Endocrinología. “Estas guías son de orientación general, siendo la opinión del médico de cabecera en cada caso individual la que debe ser tenida en consideración por el paciente”, concluyó.

Comentarios