Edición Impresa, Policiales

Golpe fatal

Oscura muerte en un comercio de barrio Bella Vista

Balean a dueño de una distribuidora y matan de un tiro a su hijo en pasaje Miranda al 3300. Investigan robo pero no descartan otro móvil.


Un trío armado irrumpió ayer pasado el mediodía en una distribuidora de pasaje Miranda al 3300, en barrio Bella Vista. Los desconocidos estuvieron unos minutos y luego ejecutaron de un disparo en la cabeza a un muchacho de 35 años y le dispararon en el abdomen a su padre, de 62, para retirarse en un Ford Focus, sin llevarse 55 mil pesos que había en la oficina. Los pesquisas secuestraron tres vainas servidas 9 milímetros y voceros judiciales indicaron que una hipótesis es el robo, pero aclararon que, por la singularidad del crimen, no descartan otros móviles. La Policía detuvo a un joven que ingresó pasadas las 14 de ayer al Heca con un tiro en una pierna.

De acuerdo con la investigación, ayer a las 12.45 la hija de Juan Carlos Mestre, de 62 años y dueño de la distribuidora de golosinas y snack POP entró al local de cortada Miranda 3368 (entre Iriondo y Crespo; La Paz a la misma altura ) y encontró a su padre y su hermano atados con precintos de pies y manos. Juan Carlos presentaba un disparo en el abdomen y Sebastián Mestre, de 35 años, yacía sin vida con un tiro en la cabeza.

Juan Carlos ingresó a las 13 a la guardia del Heca, donde le diagnosticaron traumatismo de cráneo grave producto de un culatazo, además del tiro en el estómago, describieron fuentes judiciales.  A la vez, la autopsia preliminar sobre Sebastián arrojó que presentaba un disparo en el cráneo del lado izquierdo y también constataron cortes en el pecho. Un pesquisa estimó que los delincuentes pudieron “verduguearlo” para que las víctimas dijeran alguna información, como el lugar donde escondían lo que buscaban.

“No se descarta ninguna hipótesis. La primera versión indica un asalto. Sin embargo, hay inconsistencias: las víctimas atendían a través de una reja y las encuentran maniatadas con precintos en la oficina, lo que indica que les abrieron. Al joven le disparan en la cabeza a modo de ejecución y los cortes en el pecho son extraños”, reflexionó un pesquisa. El gabinete de Criminalística incautó tres vainas servidas 9 milímetros y 55 mil pesos en efectivo que estaban en la oficina, que llamativamente los atacantes no se llevaron.

Los pesquisas entrevistaron a los vecinos de la cuadra, quienes contaron que sólo escucharon un disparo. Además, un peatón señaló que caminaba por el pasaje cuando vio a un hombre salir de la distribuidora y subirse a un Ford Focus.  En tanto, alrededor de las 14.30 un joven de entre 18 y 19 años ingresó al Heca con un disparo en una pierna. Voceros judiciales indicaron que el herido quedó sospechado de haber participado en el homicidio  y se lo someterá a medidas mañana en la Fiscalía. Según las fuentes, el sospechoso presentaba las mismas características que uno de los supuestos asaltantes de la distribuidora y aclararon que los pormenores de la investigación se mantienen en secreto para preservar la pesquisa.

El caso es investigado por el fiscal de Homicidios Dolosos Florentino Malaponte, con colaboración del personal de la PDI y de la comisaría 13ª.

Comentarios